SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La atención coordinada a través de un 'hogar médico' es lo mejor para los niños con enfermedades crónicas, según un estudio

Por Dennis Thompson, Reportero de Healthday -
La atención coordinada a través de un 'hogar médico' es lo mejor para los niños con enfermedades crónicas, según un estudio

Era menos probable que los niños necesitaran hospitalización o atención de emergencia, informan unos investigadores

MIÉRCOLES, 24 de diciembre de 2014 (HealthDay News) -- Los niños muy enfermos con enfermedades crónicas complejas pueden recibir una atención efectiva y menos costosa de una clínica que funcione como un "hogar médico", con un acceso fácil a un equipo de profesionales dedicados de la atención de la salud, muestra un estudio reciente.

Los niños tenían menos probabilidades de enfermar de gravedad y necesitar una hospitalización o una visita a la sala de emergencias cuando recibían tratamiento en una clínica mejorada que era un hogar médico en la Universidad de Texas, en Houston, en comparación con la atención usual, según un informe que aparece en la edición del 24 al 31 de diciembre de la revista Journal of the American Medical Association.

"Se trata de niños muy complejos con un riesgo alto, y no esperamos hasta que de verdad enfermen para administrarles el tratamiento", planteó el autor del estudio, el Dr. Ricardo Mosquera, profesor asistente de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Texas. "Ahorramos dinero porque con frecuencia esos pacientes no están en el hospital", añadió.

El hogar médico centrado en el paciente es un concepto que se ha hecho más popular con la reforma de la atención sanitaria. En un hogar médico, cada persona tiene un médico de cabecera que supervisa su atención médica, coordinando con los especialistas y con cualquier otro trabajador sanitario que quizá se necesite para mantenerle sana.

Este nuevo estudio se enfocó en una versión mejorada del concepto de hogar médico, dijo Mosquera, en que los niños con enfermedades crónicas graves se inscribieron en una atención coordinada intensa a través de la Clínica de Niños en Alto Riesgo de la Universidad de Texas, en Houston.

Los investigadores creían que el mayor potencial de los hogares médicos podría estar en el tratamiento de los pacientes con enfermedades crónicas graves, dado que con frecuencia la atención que reciben es fragmentada y costosa, y tiene pocas probabilidades de prevenir la enfermedad en el futuro.

Mosquera y sus colaboradores asignaron al azar a 105 niños en alto riesgo con enfermedades crónicas a recibir una atención integral, que incluía el tratamiento de médicos de cabecera y especialistas en la misma clínica. Otros 96 niños en alto riesgo recibieron la atención regular de médicos o clínicas.

Se definió que los pacientes eran de alto riesgo con una enfermedad crónica si habían tenido tres o más visitas al departamento de emergencias, dos o más hospitalizaciones, o una o más admisiones a una unidad de cuidados intensivos pediátricos durante el año anterior, y un riesgo estimado de hospitalización superior al 50 por ciento, señalaron los investigadores.

Los niños con mayor frecuencia sufrieron de varias enfermedades, incluyendo trastornos respiratorios y neurológicos, dijo Mosquera.

El hogar médico mejorado incluía a Mosquera, quien fungía como director médico, y a dos enfermeros prácticos. Los tres compartían las responsabilidades de la atención primaria. Todos los padres tenían un número de teléfono celular que les permitía contactar con uno de los tres a cualquier hora del día.

El hogar médico también incluía a un nutricionista, un trabajador social y visitas regulares de especialistas como neurólogos, gastroenterólogos y expertos en enfermedades infecciosas.

Ese equipo "trabajó muy arduamente para ayudar a las familias a aprender unas mejores estrategias para gestionar las crisis agudas en lugar de acudir al departamento de emergencias", comentó el Dr. James Perrin, profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, y autor de un editorial que acompañó al estudio.

Durante el estudio de dos años, los niños que recibieron atención en el hogar médico enfermaron de gravedad con más o menos la mitad de frecuencia que los niños que recibieron la atención usual. Los niños del hogar médico también tenían la mitad de probabilidades de necesitar hospitalización o acudir a emergencias para recibir tratamiento, y dos tercios menos de probabilidades de ser admitidos a una unidad de cuidados intensivos, hallaron los investigadores.

La atención en el hogar médico también resultó menos cara, con un costo de unos 16,500 dólares por cada año de atención provista, frente a casi 27,000 dólares por la atención usual, reportaron los investigadores. En general, los pagos de Medicare se redujeron en poco más de 6,000 dólares por cada año de atención provista por el hogar médico mejorado.

Los resultados muestran que "proveer una atención integral de alta calidad para los problemas a los que se enfrentan estos niños ahorra dinero y, de forma más importante, hace que los niños estén más sanos y que los padres estén más satisfechos", aseguró Perrin.

Muchos hospitales con clínicas pediátricas de alto riesgo ya han comenzado a migrar hacia el tipo de modelo de hogar médico usado en este estudio, señaló.

Pero no está claro si esa atención mejorada resultaría útil con niños menos enfermos, añadió Perrin.

"Este enfoque tan intenso no es tan beneficioso ni es tan necesario para un niño que sufra de asma, obesidad o autismo", explicó. "Pero se pueden beneficiar del modelo estándar de hogar médico, con coordinadores de la atención que les ayuden a navegar unos sistemas complejos. Ahora la pregunta es cómo generalizar esto a niños menos enfermos", planteó Perrin.

Más información

Para más información sobre los hogares médicos, visite el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad