SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Incluso después de abandonar a quien abusa de ella, la salud mental de mamá declina

Un estudio encuentra que los niveles de depresión y ansiedad siguen altos al menos dos años después de escapar de una relación abusiva

MIÉRCOLES, 1 de septiembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Incluso tras escapar de una relación violenta o controladora, la salud mental de una madre podría continuar declinando, encuentra un estudio reciente.

Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio analizaron datos de 2,400 mujeres que estaban casadas o vivían con el padre de su hijo al final del primer año de un periodo de tres años. Las mujeres fueron divididas en tres grupos, las que no experimentaban abuso, las que estaban en relaciones en que había violencia física, y las que estaban en relaciones de control en que sus parejas eran extremadamente críticas y ofensivas, e intentaban controlar las acciones de la mujer.

El estudio encontró que todas las mujeres, incluso aquellas que no estaban en relaciones abusivas, reportaban más depresión y ansiedad al final de los tres años, un hallazgo que los investigadores atribuyeron a la naturaleza de la muestra. Casi todas las mujeres que participaron eran madres primerizas minoritarias y de bajos ingresos, así que era probable que tuvieran un estrés considerable, anotaron.

Sin embargo, las mujeres que se quedaron o que abandonaron una relación física o emocionalmente abusiva mostraron niveles significativamente más elevados. El estudio encontró que las mujeres que abandonaron relaciones abusivas tras el primer año se deprimieron más, y seguían teniendo niveles altos de ansiedad en los dos años siguientes. En términos de la salud mental, a estas mujeres no les iba mejor que a aquellas que permanecieron en relaciones abusivas, según los investigadores.

Pero sí encontraron que a las madres abusadas que tenían más respaldo social les iba mejor tras el fin de su relación que a aquellas que tenían menos ayuda de familiares y amigos.

"Nuestros hallazgos realmente nos ayudan a comprender lo inestables que son esos primeros años para las madres que abandonan relaciones violentas o de control", apuntó en un comunicado de prensa de la OSU la autora principal Kate Adkins, que llevó a cabo el estudio como estudiante doctoral de la universidad.

"Aunque salir de una relación tal vez sea bueno a largo plazo, primero (las mujeres) tienen que lidiar con fuentes múltiples de estrés, que incluyen problemas financieros, ser madre soltera, y compartir la custodia con el abusador", añadió.

Los hallazgos, que aparecen en la edición en línea de la revista Social Science Research, no sugieren que las mujeres no deban abandonar a sus parejas abusivas.

"Lo que nuestros resultados significan es que esas mujeres siguen necesitando mucho respaldo y muchos servicios incluso tras dejar la relación. Los familiares y amigos podrían pensar que están bien porque han abandonado al abusador. Pero siguen necesitando mucho respaldo y servicios sociales", señaló en el comunicado de prensa la coautora del estudio Claire Kamp Dush, profesora asistente de desarrollo humano y ciencias familiares.

La investigación fue apoyada por una subvención del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano.

Más información

La American Academy of Family Physicians tiene más información sobre la violencia doméstica.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad