SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Identifican la relación entre un medicamento para el melanoma y otros cánceres de piel

Por Madonna Behen, Reportero de Healthday -
Identifican la relación entre un medicamento para el melanoma y otros cánceres de piel

Un estudio reciente sugiere formas para evitar el riesgo en los pacientes

MIÉRCOLES, 18 de enero (HealthDay News) -- Vemurafenib (Zelboraf), un medicamento recién aprobado, ha sido aplaudido como un gran avance en el tratamiento para el melanoma, la forma más letal del cáncer de piel. Pero alrededor de una cuarta parte de los pacientes que toman el fármaco desarrollan un efecto secundario preocupante: cánceres de piel secundarios llamados carcinomas de las células escamosas.

Ahora, un estudio de investigadores del Centro Oncológico Integral Jonsson de la Universidad de California, en Los Ángeles, y colegas identificaron el mecanismo genético específico que provoca el efecto secundario.

"Lo que hallamos es que el vemurafenib bloquea la mutación que provoca que el melanoma crezca, pero cuando los pacientes tienen células cutáneas con otra mutación que probablemente sea inducida por la exposición al sol, el fármaco tiene el efecto exactamente opuesto y provoca que crezcan esos cánceres de las células escamosas", señaló el Dr. Antoni Ribas, autor coprincipal del estudio y profesor asociado de hematología y oncología en la UCLA.

Además, los hallazgos sugieren que combinar vemurafenib, un inhibidor del BRAF, con un fármaco conocido como un inhibidor del MEK, que bloquea la otra mutación, podría no solo prevenir este efecto secundario, sino que también podría llevar a un tratamiento incluso más eficaz contra el melanoma, apuntó Ribas.

"Hay que demostrarlo en ensayos clínicos, pero la teoría es que si administramos ambos fármacos al mismo tiempo desde el principio, estaríamos atacando doblemente al melanoma donde es más vulnerable, y también previniendo el crecimiento de cánceres de piel secundarios", apuntó Ribas.

Para el estudio, que aparece en la edición del 19 de enero de la revista New England Journal of Medicine, Ribas y colegas analizaron células de lesiones de las células escamosas en pacientes tratados con vemurafenib para buscar mutaciones genéticas específicas.

En un conjunto de 21 muestras tumorales, los investigadores hallaron 13 que tenían lo que se conoce como una mutación RAS, que predispone a alguien a desarrollar cáncer de las células escamosas. En un conjunto distinto de 14 muestras, ocho tenían mutaciones RAS.

"Nuestros datos sugieren que alrededor del 60 por ciento de los pacientes que desarrollan cánceres cutáneos de las células escamosas mientras son tratados con un inhibidor del BRAF portan una mutación del RAS", apuntó Ribas.

En experimentos con ratones con la mutación RAS, los investigadores mostraron que una combinación de un inhibidor del BRAF y un inhibidor del MEK bloqueó con éxito el crecimiento de los cánceres de las células escamosas.

Pero este resultado debe ser replicado en humanos, ya que muchos hallazgos en animales no se traducen en tratamientos eficaces para las personas.

Ribas anotó que los hallazgos tienen implicaciones más allá del melanoma, dado que las mutaciones del RAS son comunes en los cánceres de pulmón, páncreas y colon. "Lo que estos datos también nos advierten es que tenemos que ser muy cuidadosos con el uso de inhibidores del BRAF en un ámbito en que no sabemos qué otras mutaciones podrían estar alimentando [al cáncer]", comentó.

En un editorial que acompaña al estudio, una investigadora del cáncer del Instituto Wistar en Filadelfia hizo un comentario similar. "Los pacientes que reciben inhibidores del BRAF deben hacerse pruebas para determinar su estatus de RAS, debido a que el potencial de desarrollo de un tumor secundario es preocupante", escribió Ashani Weeraratna, profesora asistente del Programa de Oncogénesis Molecular y Celular de Wistar.

En una entrevista, añadió que "aunque los carcinomas cutáneos de las células escamosas por lo general no son letales, una pequeña porción sí lo es. Además, los carcinomas de las células escamosas de otros tipos de células pueden ser muy agresivos. Comprender la forma de resolver este problema es esencial".

Otro experto en cáncer de piel dijo que aunque los hallazgos eran importantes y oportunos, se necesitan más estudios antes de hacer recomendaciones generales. "Los pacientes deben conocer el riesgo de desarrollo de carcinomas de las células escamosas, y se deben incluir exámenes dermatológicos como parte de la atención de estos pacientes", aseguró el Dr. Iman Osman, profesor asociado de dermatología y oncología del Centro Médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York.

"Creo que cualquier otra recomendación, como añadir un inhibidor del MEK desde el principio, o realizar biopsias de cualquier carcinoma de las células escamosas para buscar la mutación del RAS en el momento en que se inicia la inhibición del BRAF, requerirá más datos", apuntó Osman.

Investigadores del Instituto de Investigación sobre el Cáncer de Londres y de las compañías farmacéuticas Roche y Plexxikon también participaron en el estudio.

Más información

Para más información sobre el melanoma, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad