SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Hombres desempleados abordan las tareas del hogar

Por Maureen Salamon, Reportero de Healthday -
Hombres desempleados abordan las tareas del hogar

Un estudio halló que redefinen su masculinidad y respaldan desde casa a sus parejas que trabajan

MARTES, 23 de agosto (HealthDay News) -- Desde trabajadores de fábricas a banqueros, algunos hombres desempleados en lo que se ha llamado la "recesión masculina" están redefiniendo su masculinidad, haciendo más tareas en el hogar para respaldar a sus parejas que trabajan, sugiere un pequeño estudio.

Ilana Demantas, investigadora de la Universidad de Kansas, y colegas, llevaron a cabo entrevistas intensivas con 19 hombres recién desempleados. Demantas y su equipo encontraron que muchos habían redirigido su identidad como proveedor a tareas que aún les permitían pensar en positivo sobre sí mismos, por ejemplo abordar tareas domésticas como el cuidado de los niños y las tareas del hogar.

"Asumieron totalmente lo que consideraríamos como trabajo de las mujeres y lo convirtieron en trabajo de los hombres", aseguró la coautora del estudio Kristen Myers, profesora asociada de sociología de la Universidad del Norte de Illinois. Dado que sus parejas femeninas seguían con trabajo, los hombres "también se sentían muy agradecidos de tener a estas mujeres en sus vidas", añadió.

Por una variedad de motivos, que incluyen salarios más elevados en general, los trabajos de los hombres han sufrido de forma desproporcionada en la recesión que continúa. La disparidad era incluso mayor en noviembre de 2010 (el momento en que se llevó a cabo el estudio), apuntó Myers. En ese momento, la tasa de desempleo masculino era de 10.4 por ciento, frente a 8 por ciento para las mujeres.

El estudio será presentado el martes en la reunión anual de la Asociación Americana de Sociología (American Sociological Association), en Las Vegas. Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar como preliminares hasta que se publican en una revista revisada por colegas.

De los 19 hombres entrevistados, 68 por ciento eran estadounidenses blancos, mientras que 21 por ciento habían emigrado de otros países con la esperanza de mejorar sus posibilidades económicas. Las edades de los participantes iban de los 26 a los 60. Los trabajos que perdieron incluían empleos de oficina, empleos manuales y posiciones en el sector privado.

Sus salarios anuales iban desde 15,000 hasta 200,000 dólares, y la mayoría ganaban entre 40,000 y 50,000. Doce de los 19 tenían una pareja de sexo femenino con quien compartían una vivienda, y todos menos uno vivían en el área de Chicago.

Myers señaló que aunque los autores del estudio comprendían que su investigación no era representativa de EE. UU., fue interesante enterarse de que los hombres de su muestra no sentían rencor contra sus parejas que tenían trabajo, sino que expresaban su gratitud de que las mujeres tuvieran empleo y los mantuvieran.

Los comentarios de los participantes fueron muy variados. Uno dijo que "es una bendición que mi esposa trabaje y gane un buen sueldo. Si estuviera solo, tendría graves problemas". Otro expresó que "si estuviera realmente estresado y no estuviéramos ganando mucho dinero [con el salario de su esposa], la estuviera pasando muy mal".

Pero muchos hombres expresaron vergüenza por haber perdido sus empleos, y Myers dijo que está claro que perder el poder y sensación de valor propio que proviene del trabajo les causaba problemas. Sin embargo, en lugar de repudiar las tareas del hogar en respuesta a haber perdido el trabajo, algunos comenzaron a hacer más con la esperanza de que su contribución doméstica compensaría por el dinero que habían dejado de percibir y la mayor carga para sus parejas.

Myers dijo que sus colegas esperan eventualmente entrevistar a cientos de hombres bajo circunstancias similares, y quizás también a mujeres. Dijo que los resultados son "consoladores" en un periodo económico difícil.

"Fue una buena sorpresa", dijo. "Esta recesión está durando mucho más de lo que todos pensaban. Muchos de estos hombres encontrarán empleos, probablemente con menos dinero y autoridad. Veremos si sus mecanismos de afrontamiento cambian".

Nancy Naples, profesora de sociología y estudios de las mujeres de la Universidad de Connecticut, dijo que el estudio le recordó una investigación que realizó en los 80 durante una crisis granjera en Iowa, que exploraba cómo las dinámicas de género de los hombres cambiaban en respuesta al estatus laboral.

"Los hombres tenían que hacer muchas tareas [domésticas] y pensar sobre en qué forma comprendían su relación con el rol del proveedor cuando técnicamente no eran proveedores", apuntó Naples, quien también es directora del programa de estudios sobre las mujeres y ex presidenta de la sección sobre sexo y género de la Asociación Americana de Sociología (American Sociological Association). "Creo que estas dinámicas no son exclusivas de esta recesión masculina".

Más información

Para más información sobre cómo afrontar el desempleo, visite la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad