SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Hay una nueva prueba para el enfisema en el horizonte

Hay una nueva prueba para el enfisema en el horizonte

Expertos señalan que un análisis de sangre podría detectar esta afección antes de que aparezcan los síntomas

VIERNES, 11 de marzo (HealthDay News/HolaDoctor) -- Una investigación reciente señala que una simple y económica prueba sanguínea diseñada para detectar los primeros signos de enfisema podría algún día ocupar un lugar entre las pruebas estándares a las que se someten la mayoría de los estadounidenses en su examen físico anual.

Aunque este método de detección novedoso ha mostrado ser muy promisorio en investigaciones preliminares patrocinadas por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU., los investigadores advierten que se necesitan más estudios antes de que la prueba esté disponible.

Una prueba fácil de administrar que pueda detectar el enfisema incluso antes de que aparezcan los síntomas sería una gran bendición para la atención de los fumadores, que son los más vulnerables a tener esta enfermedad debilitadora y potencialmente mortal.

"Sabemos por otros estudios que los fumadores que se enteran a partir de pruebas objetivas de que su salud está en peligro son mucho más propensos a dejar de fumar", señaló en un comunicado de prensa el Dr. Ronald G. Crystal, director y profesor de medicina genética e interna del Colegio de Medicina Weill Cornell, y autor principal del estudio. "Es lo único que podrá ayudarlos a evitar este trastorno mortal".

"Necesitamos una prueba de sangre que se pueda administrar al 20 por ciento de los adultos estadounidenses que fuman así como a los que no fuman pero que están expuestos al humo de segunda mano, que quizá no tengan conciencia de su riesgo de desarrollar esta enfermedad pulmonar progresiva", agregó.

Crystal, que también es director de la división pulmonar y de medicina de cuidados críticos del Centro Médico Weill Cornell/New York-Presbyterian en la ciudad de Nueva York, informó sobre los hallazgos de su equipo en la edición en línea del 14 de marzo de la American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

El enfisema y la bronquitis crónica son dos de las afecciones principales de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). En Estados Unidos, la EPOC es la cuarta causa principal de muerte y se ha pronosticado que aumentará a medida que la población estadounidense envejece.

El nuevo mecanismo de detección del enfisema se diseñó para medir la presencia en el torrente sanguíneo de residuos capilares, conocidos como micropartículas endoteliales o MPE, que resultan del daño a los sacos de aire de los pulmones, llamados alvéolos. Los investigadores apuntaron que los sacos de aire son esenciales para la función respiratoria, y su deterioro a causa de la EPOC destruye en última instancia a los pulmones, lo que hace que tengan una apariencia de queso suizo, un indicador de la enfermedad.

Cuando se evaluó a no fumadores sanos, fumadores sanos y fumadores que tenían signos de enfermedad pulmonar, se encontró que la nueva prueba para PME era casi infalible en la detección de los primeros indicios de enfisema, en comparación con el método actual de detección del enfisema conocido como DLCO, o prueba de difusión pulmonar, que mide qué tan bien los pulmones intercambian oxígeno y dióxido de carbono.

La nueva prueba, según los investigadores, también es mejor que la prueba actual en la detección de los primeros signos de la enfermedad y se puede hacer sin la intervención de un neumólogo.

Además, apuntó, poder diagnosticar fácilmente el enfisema en una fase temprana podría ser el impulso que los profesionales de salud necesitan para que sus pacientes fumadores pongan fin a su adicción.

El Dr. Neil Schachter, profesor de medicina pulmonar del Centro Médico Mount Sinai en Nueva York, estuvo de acuerdo.

"Sólo alrededor del 15 por ciento de los fumadores desarrolla enfisema", apuntó. "Así que si es jugador y además fuma, algo que la mayoría hace en sentido general, quizá no sienta esa urgencia para dejar de fumar si piensa que tiene una mejor oportunidad de ganar el juego. Pero si usted sabe que está entre ese 15 por ciento, es un argumento verdaderamente poderoso que los médicos pueden usar para ayudar a convencer a la gente de que debe dejar de fumar".

"Pero aún así el tabaquismo es una adicción terrible", enfatizó Schachter. "Es difícil convencer a la gente que deje de fumar, aun cuando saben que tienen una enfermedad sintomática. Así que no está claro que esto vaya a marcar realmente la diferencia".

Edmund J. Miller, director del Centro para la Investigación del Corazón y del Pulmón del Instituto Feinstein de Investigación Médica en Manhasset, Nueva York, se hizo eco de esta duda.

"En vista de que se ha hecho énfasis en los peligros de fumar de muchas formas, y muchos fumadores no dejan el hábito, incluso cuando han desarrollado los síntomas más graves, tal vez sea poco probable que un individuo se anime a dejar de fumar por un análisis de sangre", apuntó Miller. Sin embargo, agregó que los biomarcadores y el reconocimiento temprano de los procesos de la enfermedad son valiosos, y "que la prueba podría ser útil en otros contextos en que el deterioro de la función pulmonar sea un hallazgo tardío que quizás se pueda evitar".

"Este es un nuevo hallazgo en el enfisema", apuntó Miller, "pero estas partículas [MPE] también se han propuesto como posibles biomarcadores de otras enfermedades, tales como la sepsis y la vasculitis".

El Dr. Norman Edelman, director médico de la Asociación Estadounidense del Pulmón (ALA), estuvo de acuerdo en que se desconoce si la nueva prueba resultará ser de ayuda para dejar de fumar.

"No puedo predecir que esta nueva prueba será una herramienta importante para ayudar a los médicos a convencer a sus pacientes que dejen de fumar", señaló Edelman. "La ALA recomienda a los médicos hacer grandes esfuerzos para que todos sus pacientes fumadores dejen de fumar, ya que se ha demostrado que la intervención de los médicos es una forma efectiva de lograr que la gente intente seriamente dejar el hábito". No obstante, no se sabe en qué medida esta prueba mejorará la calidad de los esfuerzos que hacen los médicos ni la respuesta de los pacientes, señaló.

Sin embargo, Schachter agregó que la detección temprana puede marcar la diferencia en la gestión del enfisema.

"Si la enfermedad se puede detectar a tiempo, cuando el daño es microscópico, aún se está muy por delante", explicó. "Y si la persona deja de fumar y toma las medidas adecuadas de prevención, tales como seguir un estilo de vida saludable, se podría retrasar probablemente la enfermedad y mantenerla a un nivel asintomático, como al momento del descubrimiento, o ligeramente sintomático".

Más información

La Clínica Cleveland tiene más información sobre el enfisema y la EPOC.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad