SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Gammagrafías cerebrales predicen habilidades del lenguaje en niños con autismo

Por Tara Haelle, Reportero de HealthDay -

Sin embargo la investigación aún es preliminar, según un experto.

Exámenes sofisticados de imaginología podrían ofrecer pistas sobre qué tan bien podría desarrollar habilidades del lenguaje un niño con trastorno del espectro autista, posiblemente desde que el niño tuviera apenas un año de edad, según sugirió un nuevo estudio.

"Descubrimos que al momento de las primeras señales de autismo en lactantes y bebés, las regiones del cerebro que son relevantes para el habla ya mostraban diferencias notables entre quienes más adelante tendrían buenos resultados y quienes no", dijo el coautor del estudio Eric Courchesne, profesor de neurociencias y codirector del Centro de Excelencia en Autismo en la Universidad de California, San Diego.

Estos hallazgos también revelaron diferencias en el cerebro de dos posibles subtipos de autismo, uno "listo para aprender el lenguaje" y el otro no, dijo. "Los dos subtipos probablemente tienen causas, mecanismos, procesos, potencial de aprendizaje del lenguaje y potencial de respuesta al tratamiento diferentes", dijo Courchesne.

Identificar las áreas del cerebro asociadas a los resultados de los niños podría tener beneficios pero es demasiado pronto para estar seguros, dijo el doctor Andrew Adesman, jefe de pediatría conductual y del desarrollo en el Centro Médico Infantil Cohen de Nueva York en New Hyde Park, N.Y.

"Si bien las familias pueden sentirse alentadas por las implicaciones de este estudio, la realidad es que probablemente se necesitarán cantidades considerables de tiempo, dinero y recursos para traducir estos descubrimientos de investigación en intervenciones clínicas significativas", dijo Adesman.

"No tenemos suficiente información desde un punto de vista clínico para considerar que los hallazgos de estudios [de una resonancia magnética funcional] sean algo sobre lo que podamos actuar", añadió.

Los resultados del estudio se publicaron en línea el 9 de abril, antes de la publicación impresa en el número de 22 de abril de la revista Neuron.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (U.S. Centers for Disease Control and Prevention, o CDC) calcula que uno de cada 68 niños presenta un trastorno del espectro autista, pero esta afección del desarrollo neurológico varía considerablemente de un niño a otro. El desempeño en el área del lenguaje es un fuerte indicador de qué tan bien funcionarán los individuos con autismo a largo plazo, dijo Courchesne.

Su equipo utilizó imágenes de resonancias magnéticas funcionales (fMRI, por sus siglas en inglés) para estudiar los cerebros de 103 niños mientras escuchaban que les contaran un cuento. Los niños tenían aproximadamente entre 1 y 2 años de edad. Los autores del estudio señalaron que esta es la edad más temprana en la que se puede identificar que un niño está en riesgo de padecer autismo.

Cuando los niños tenían entre 3 y 4 años de edad, se evaluó su capacidad de comprender y expresar el lenguaje hablado.

Sesenta de los niños habían sido diagnosticados con un trastorno del espectro autista. Veinticuatro de ellos tuvieron calificaciones considerablemente por debajo del promedio en ambas áreas del lenguaje y su desarrollo en dicho aspecto se clasificó como pobre. Los otros 36 niños con trastorno del espectro autista tuvieron un desempeño a la altura o por encima del promedio en al menos una de las dos medidas de la habilidad en el lenguaje.

El resto de los niños incluyó a 24 que se desarrollaron normalmente y 19 con problemas de aprendizaje o desarrollo atrasado, según señalaron los autores del estudio.

Los investigadores posteriormente compararon las imágenes de los cerebros de los niños con sus calificaciones en el área del lenguaje. Las regiones cerebrales relacionadas al lenguaje de los niños con trastorno del espectro autista que tuvieron buen desarrollo del lenguaje asemejaron a las mismas regiones en niños que se desarrollaron normalmente. A su vez, los niños con un trastorno del espectro autista que tuvieron un desarrollo pobre del lenguaje tuvieron actividad reducida o anormal en estas regiones.

Esta investigación es la primera en identificar estas diferencias en el cerebro tan temprano en los niños, cosa que podría abrir la puerta para investigación avanzada en cuanto al tratamiento, según los científicos.

"Si se detecta una fuerte activación cerebral en las áreas del lenguaje en un niño pequeño con trastorno del espectro autista, yo pronosticaría que ese niño tendría un gran desempeño en el tratamiento y un buen resultado a largo plazo", dijo la coautora del estudio Karen Pierce, profesora asociada de neurociencias y codirectora del Centro de Excelencia en Autismo en la Universidad de California, San Diego.

Por otra parte, una activación pobre en esas áreas se interpretaría como una advertencia a los padres y médicos de que el niño podría necesitar tratamientos optimizados, dijo.

Tener información de este tipo podría ser útil, dijo Shannon Des Roches Rosa, quien tiene un hijo con trastorno del espectro autista. Su hijo entiende el habla y se comunica con enunciados cortos y declarativos.

"Si, como sugiere el estudio, podría ser posible utilizar fMRI para señalar con precisión las necesidades específicas de apoyo con el lenguaje de un niño autista cuando aún comienza a caminar al poder distinguir qué áreas de su lenguaje están desarrolladas o subdesarrolladas, entonces sí, hubiera valorado esa orientación", dijo Des Roches Rosa.

Sin embargo, también es importante estar al tanto de las diferencias en las maneras en las que las personas con trastornos autistas pueden comunicarse sin hablar, dijo Christine Stephan, madre de un niño con autismo que no habla.

"Entendemos tan poco sobre la manera en la que una persona sin comunicación confiable de hecho procesa el lenguaje, que siento que es importante ser cuidadosos", dijo Stephan.

"Las pruebas que miden las capacidades del lenguaje de las personas que no hablan suelen depender de la capacidad física de la persona de demostrar comprensión, sin dejar espacio a las diferencias motrices que muchos autistas que no hablan han identificado como un obstáculo enorme", explicó Stephan.

Ella indicó que el no hablar dice poco sobre el desarrollo del lenguaje en un niño, pero si esta investigación pudiera ayudar a identificar métodos efectivos para que el niño se pueda comunicar, podría ser de beneficio.

Por otra parte, una dependencia excesiva en los resultados del lenguaje podría evitar que algunos padres aprendan a entender las otras formas de comunicación de un individuo con autismo, según Amy Sequenzia, defensora de los autistas que no hablan.

"El comportamiento es comunicación y todo el mundo merece que se le entienda", si bien esto podría requerir de un poco de esfuerzo adicional por parte de las personas que hablan, según explicó Sequenzia. "Algunas personas pueden hablar la mayor parte del tiempo pero no serán capaces de hablar en algunas ocasiones. Algunas podrían simplemente elegir no hablar porque eso hace el procesamiento, y la vida en general, más fácil en un momento dado".

Más información

El Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación de los Estados Unidos (U.S. National Institute on Deafness and Other Communication Disorders) tiene más sobre problemas de comunicación en niños con autismo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad