SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Fumar reduce el nivel de supervivencia al cáncer de mama, según un estudio

Por Kathleen Doheny, Reportera de HealthDay -
Fumar reduce el nivel de supervivencia al cáncer de mama, según un estudio

Fumar después del diagnóstico se asoció con un aumento del 72 por ciento en el riesgo de muerte por la enfermedad, frente a las que nunca habían fumado

MARTES, 26 de enero de 2016 (HealthDay News) -- Las mujeres a las que diagnostican un cáncer de mama y que siguen fumando cigarrillos tienen menos probabilidades de sobrevivir que las que nunca han fumado o las que lo abandonan el hábito, según una nueva investigación.

El estudio sugiere que nunca es demasiado tarde para dejar de fumar a fin de mejorar la supervivencia al cáncer.

"Las mujeres que dejan de fumar en el momento que les realizan el diagnóstico obtienen mejores resultados que las que siguen fumando después del diagnóstico", indicó el líder del estudio, Michael Passarelli, epidemiólogo del cáncer de la Universidad de California, en San Francisco.

Las fumadoras también tenían un riesgo más alto de fallecer de cánceres respiratorios o enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares, halló el equipo de investigación.

El estudio aparece en la edición en línea del 25 de enero de la revista Journal of Clinical Oncology.

Los investigadores observaron los datos de más de 20,000 mujeres. Las mujeres tenían entre 20 y 79 años de edad, y casi todas eran blancas. A todas les habían diagnosticado un cáncer de mama entre 1988 y 2008.

Seis años después del diagnóstico, los investigadores contactaron con más de 4,500 de las mujeres, y les preguntaron si fumaban o no. Durante el seguimiento de aproximadamente 12 años, casi 6,800 mujeres fallecieron, lo que incluyó unas 2,900 muertes por cáncer de mama, mostró el estudio.

Las fumadoras activas que fumaban un año antes del diagnóstico tenían un 25 por ciento más de probabilidades de fallecer de cáncer de mama que las mujeres que nunca habían sido fumadoras. También tenían más probabilidades de fallecer de un cáncer respiratorio, de una enfermedad respiratoria o de una enfermedad cardiovascular, según el informe.

Los investigadores compararon el 10 por ciento de las mujeres que seguían fumando después del diagnóstico con las que nunca habían fumado, y hallaron que tenían un 72 por ciento más de probabilidades de fallecer de cáncer de mama.

Luego, los investigadores compararon a las que dejaron de fumar después del diagnóstico con las que siguieron fumando. Las que dejaron de fumar tenían un 33 por ciento menos de probabilidades de fallecer de cáncer de mama durante el periodo de seguimiento, aunque los investigadores dijeron que la diferencia no fue significativa estadísticamente.

Las mujeres que dejaron de fumar después de su diagnóstico de cáncer de mama tenían un 60 por ciento menos de probabilidades de fallecer de un cáncer respiratorio que las que siguieron fumando, mostró la investigación.

Al inicio del estudio, el 20 por ciento de las mujeres eran fumadoras. Esa cifra se redujo a un 10 por ciento en el periodo de seguimiento de 6 años, según el informe.

Otros estudios han observado el riesgo de muerte por cáncer en los fumadores, pero realizar una encuesta a los pacientes 6 años después, como hizo este equipo, no se hace normalmente, dijo Passarelli.

"Los oncólogos deberían ser muy agresivos con respecto a hacer que sus pacientes dejen de fumar", señaló Passarelli. En el nuevo estudio no se examinó la razón exacta de por qué fumar reduce las probabilidades de supervivencia, pero dijo que las fumadoras quizá presenten más complicaciones relacionadas con el tratamiento, entre otros factores. Fumar también podría afectar al crecimiento del tumor, sugirió.

Los resultados no son sorprendentes, dijo la Dra. Veronica Jones, que revisó los hallazgos. Pero Jones, profesora clínica asistente de oncología quirúrgica en el Centro Oncológico City of Hope en Duarte, California, dijo que el alcance del exceso del riesgo de muerte por cáncer de las mujeres que fumaban es aleccionador.

"Fumar provoca daños en las células", dijo Jones. "Si tiene una célula que ya está predispuesta a volverse cancerosa y sufre más daños en el ADN, es más probable que se vuelva cancerosa".

Los cirujanos dicen a los pacientes de forma rutinaria que dejen de fumar, señaló. "Antes de cualquier tipo de cirugía, aconsejamos a los pacientes que dejen de fumar", explicó Jones. "Reduce el suministro de sangre a los tejidos, y si no hay un suministro sanguíneo adecuado en los tejidos, los tejidos no se curarán".

Más información

Para saber más sobre los daños de fumar y los beneficios de abandonar el hábito, visite el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad