SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

En su tercer año, la Obamacare se enfrenta a los dolores del crecimiento

Por Karen Pallarito, Reportero de HealthDay -
En su tercer año, la Obamacare se enfrenta a los dolores del crecimiento

Las primas de los planes médicos están aumentando, y también las multas para los que siguen sin seguro

VIERNES, 30 de octubre de 2015 (HealthDay News) -- El barullo que hay en Estados Unidos por la cobertura de los seguros médicos según la Obamacare podría estar ralentizándose hasta ir a paso de tortuga.

El periodo de inscripción para la cobertura de 2016 según la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio empieza el 1 de noviembre. Pero las autoridades sanitarias federales predicen que habrá un aumento tímido de las inscripciones, una señal de lo difícil que será seguir convenciendo a más adultos sin seguro para que compren y mantengan una cobertura, incluyendo a muchas personas jóvenes y más pobres.

"Han conseguido inscribir a las personas que buscaban un beneficio fácil y rápido, las que realmente deseaban una cobertura, las que la necesitaban y se inscribieron enseguida", dijo Peter Cunningham, profesor de políticas e investigación sobre la atención sanitaria en la Universidad Estatal de Virginia en Richmond, Virginia.

En 2014, el primer año de cobertura expandida según la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, 8 millones de personas se inscribieron a la cobertura. Ese influjo se produjo a pesar de la chapuza informática y otros fallos técnicos en la inscripción que enturbiaron la apertura del sitio web federal HealthCare.gov y varios "mercados" estatales en línea. HealthCare.gov gestiona las inscripciones en 38 estados, mientras que los restantes estados gestionan sus propios mercados de seguros en línea.

Para finales de 2016, unos 10 millones de personas estarán inscritas en un plan del mercado, según las previsiones actualizadas del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE. UU. Eso es más que los 9.1 millones de personas que tendrán cobertura para finales de 2015, según las autoridades.

La ley de la atención de salud, a veces llamada Obamacare, tiene el mérito de haber ayudado a reducir la tasa de personas sin seguro a su nivel más bajo en décadas, un poco por encima del 9 por ciento de la población, según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE. UU.

Pero las primas de los planes médicos ofrecidas por HealthCare.gov y los mercados estatales de 2016 están aumentando de forma acusada en muchas regiones del país, lo que refleja los costos reales según la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio.

El lunes, las autoridades federales dijeron que los planes médicos que sirven como "punto de referencia" en 37 de los 38 estados de HealthCare.gov van a aumentar las tarifas un promedio de un 7.5 por ciento en 2016. Las tarifas que cobran los planes de referencia se usan para calcular los subsidios federales que ayudan a algunas personas a pagar sus primas mensuales.

Michael Stahl, vicepresidente de HealthMarkets, Inc., en Dallas/Fort Worth, una de las agencias de seguros médicos más grandes del país que ofrecen servicios a los individuos, está viendo entre aumentos altos de un dígito y aumentos de dos dígitos en los planes de Obamacare.

"No son irrelevantes, y solamente van a presionar más a las personas con respecto a si se lo pueden permitir económicamente", dijo.

Los consumidores que sigan sin seguro el próximo año y no tengan una exención de la obligación de tener una cobertura según la ley quizá se sorprendan cuando se enteren de cuáles son los aumentos de las multas para 2016. La multa es de un 2.5 por ciento de los ingresos del hogar anuales o 695 dólares por persona (para los niños, la mitad de esta cantidad), la cifra que sea más alta entre esas dos. Esto contrasta con el 2 por ciento de los ingresos o 325 dólares por persona en 2015.

Las multas se pagarán cuando las personas hagan la declaración de impuestos federal en 2017.

"Creo que cuando eso ocurra, sin duda habrá algo de shock ante el costo", dijo Cunningham.

El objetivo son adultos más jóvenes y más pobres

En la actualidad, todavía se cree que aproximadamente 10.5 millones de personas sin seguro son elegibles para tener cobertura a través de los mercados estatales y el federal.

Casi la mitad son jóvenes adultos, que tienden a pensar que no necesitan un seguro médico o creen que no pueden pagarlo.

"Conozco a varios 'jóvenes que se creen invencibles' que no quieren gastar su dinero en una cobertura y a los que no les importa pagar la multa", dijo Robert Slayton, corredor de seguros médicos con sede en Naperville, Illinois.

Además, muchos estadounidenses sin seguro siguen sin saber que podrían ser candidatos para recibir subsidios federales para reducir el precio de la cobertura, reconocieron las autoridades federales.

Casi el 40 por ciento de las personas sin seguro que pueden inscribirse en un plan de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio tienen unos ingresos entre un 139 y un 250 por ciento del nivel de pobreza federal, o aproximadamente entre 34,000 a 61,000 dólares para una familia de cuatro. Más de una tercera parte son personas de color, señalaron las autoridades del HHS.

"Nuestra investigación nos dice que van a ser más difíciles de alcanzar", reconoció la secretaria de los HHS, Sylvia Mathews Burwell, durante una charla reciente en la Universidad de Horward, en Washington D.C., donde también señaló los éxitos y los objetivos de la ley de la reforma de salud para el siguiente periodo de inscripción.

Las dificultades incluyen una falta de conocimiento sobre la elegibilidad para la cobertura, las barreras lingüísticas y las inquietudes sobre la capacidad de permitirse el pago.

El HHS se está centrando en los esfuerzos de inscripción en varios mercados urbanos de gran tamaño, incluyendo Chicago, Dallas, Houston, Miami y el norte de Nueva Jersey.

La estimación del gobierno federal de 10 millones de inscripciones en 2016 es mucho más baja que los 21 millones que preveía la Oficina de Presupuesto del Congreso, una institución no partidista, en un informe en marzo.

Las proyecciones independientes sobre las inscripciones hechas anteriormente daban por sentado que muchas personas pasarían de la cobertura médica financiada por su empleador a la de los planes de seguros ofrecidos por la Obamacare, pero eso no es lo que ha ocurrido, indicó el HHS.

Mark Pauly, profesor de gestión de la atención sanitaria, economía empresarial y políticas públicas en la Facultad Wharton de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia, dijo que nunca pensó que habría una migración significativa de la cobertura financiada por el empleador a los planes de los mercados.

"Si el plan actual que se tiene en el trabajo es decente, creo que la mayoría de las personas quieren tenerlo resuelto y olvidarse del tema", comentó.

Resistencias, deserciones y cambios

Si la inscripción en los planes de salud de la Obamacare crece en 2016, se deberá a múltiples factores. Las previsiones para las inscripciones del gobierno federal para 2016 reflejan una combinación de personas que se inscriben, otras que lo dejan y otras que se pasan a los planes del mercado.

Al final del periodo de inscripciones abiertas el 31 de enero de 2016, un estimado de entre 11 y 14 millones de personas habrán elegido un plan de salud. Pero el HHS afirmó que se espera que solamente entre 9.4 y 11.4 millones de personas paguen sus primas y mantengan la cobertura a lo largo del año.

Las autoridades del HHS dijeron que siempre han esperado que las personas entraran y salieran de los planes médicos de la Obamacare a medida que sus circunstancias vitales cambian, como casarse, tener un hijo o volver a evaluar el estado de sus finanzas.

"A veces al llegar a final de mes, algunas personas tienen que pagar el alquiler o pagar el seguro médico", explicó Stahl. Algunos consumidores dejan la cobertura a mitad del año y vuelven a inscribirse a finales de año, dijo.

En febrero, 11.7 millones de personas se inscribieron en una cobertura según la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio. Esa cifra bajó hasta los 10.2 millones en junio. Y al final del año, 9.1 millones de personas estarán inscritas, según las previsiones de las autoridades federales.

El gobierno federal todavía tiene que hacer públicos los datos demográficos de las personas que están perdiendo o dejando la cobertura. Mantener inscritos a los adultos jóvenes y sanos se considera crucial para que las primas sigan siendo asequibles para los adultos mayores y más enfermos.

Si los adultos con un buen estado de salud no se inscriben, la Obamacare caerá en una "espiral letal", advierten algunos detractores de la ley.

"Creo que nuestra perspectiva es que hay mucha confusión", dijo Stahl. "Pero creemos que la [Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio] está aquí para quedarse".

Más información

Los consumidores que deseen más información sobre las inscripciones en la cobertura de los mercados deberían dirigirse a HealthCare.gov. El 15 de diciembre es el último día para inscribirse en un plan médico o para cambiarlo y poder obtener una cobertura que entre en vigencia el 1 de enero, y el 31 de enero es el último día para inscribirse en la cobertura para 2016.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad