SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El tratamiento con anticoagulantes podría ser lo mejor después de un accidente cerebrovascular

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
El tratamiento con anticoagulantes podría ser lo mejor después de un accidente cerebrovascular

Un estudio halla que luego de 4.5 horas, las probabilidades de una buena recuperación se reducen de manera drástica y aumenta el riesgo de morir

JUEVES, 13 de mayo (HealthDay News/DrTango) -- Investigadores escoceses aseguran que los pacientes que reciben alteplasa (tPA), un anticoagulante, en un plazo de 4.5 horas desde el momento en que sufren un accidente cerebrovascular, les va mucho mejor que a los pacientes que reciben el medicamento después.

Se sabe que tratar un accidente cerebrovascular más pronto es mejor que después, pero los investigadores anotaron que este estudio muestra por primera vez que hay daño significativo si se comienza el tPA 4.5 horas después.

"El beneficio de administrar este tratamiento para el accidente cerebrovascular continúa si comenzamos incluso 4.5 horas después"; señaló el Dr. Kennedy R. Lees, investigador líder del departamento de medicina y terapéutica del Instituto Gardiner del Hospital Western de Glasgow.

"No hay un beneficio neto para los pacientes si se inicia el tratamiento después de 4.5 horas. Pero si comienza el tratamiento luego de 4.5 horas, más pacientes morirán", agregó.

"Comenzar una hora después es mejor que comenzar dos horas después, que es mejor que tres horas, que es mejor que 4.5 horas", explicó.

El beneficio derivado del tratamiento precoz del tPA es prolongado, señaló Lees.

"Es un beneficio que podemos medir tres meses después", dijo. "Entonces, lo que recibimos es una función mejorada a largo plazo. Es más probable que no tengan síntomas y más probable que, si los tienen, puedan hacer cosas por sí mismos o necesiten menos ayuda. Se reduce en gran medida la discapacidad simplemente iniciando el tPA algunos minutos antes".

Su informe aparece en la edición del 15 de mayo de The Lancet.

Para el estudio, el equipo de investigación recolectó datos de 3,670 pacientes en ocho ensayos que investigaron la manera en que los beneficios y los riesgos del tPA cambiaron según el momento en que se administró el medicamento luego de que ocurre el accidente cerebrovascular.

Los investigadores hallaron que cuando se administraba tPA en un plazo de 4.5 horas, las probabilidades de un resultado positivo eran buenas. Sin embargo, cuando el medicamento se administraba posteriormente, las probabilidades de una fuerte recuperación se reducían rápidamente.

De hecho, los pacientes que recibieron tPA en un plazo de noventa minutos después de sufrir un accidente cerebrovascular tenían 2.5 veces más probabilidades de recuperarse bien, comparados con los que no recibieron el medicamento. Además, los investigadores hallaron que los pacientes que recibieron tPA 4.5 horas después del accidente tenían un 22 por ciento de probabilidades de buena recuperación, frente a los pacientes que nunca recibieron tPA.

Lees y sus colegas también hallaron que los pacientes que recibieron el medicamento luego de 4.5 horas desde el accidente cerebrovascular tenían más probabilidades de morir.

Estos hallazgos implican que los pacientes tienen más tiempo de llegar al hospital, señaló Lees. "El mensaje para los médicos es que no podemos desperdiciar ni un segundo cuando el paciente llega para comenzar el tratamiento, por lo que hay más tiempo para los pacientes y menos tiempo para los médicos".

El Dr. Steven R. Levine, profesor de neurología de la Facultad de medicina Mount Sinai de la ciudad de Nueva York y coautor de un editorial acompañante en la revista, estuvo de acuerdo en que "cuanto más pronto se inicie el tratamiento para el accidente cerebrovascular, más probable será que presente discapacidad mínima o ninguna por su causa".

Por cada noventa minutos de espera para recibir tratamiento, se reducen las probabilidades de una buena recuperación en dos veces, anotó. "Por cada diez minutos de espera, mueren unos veinte millones de neuronas", aseguró Levine.

Todos necesitan saber acerca de los accidentes cerebrovasculares y lo que hay que hacer, señaló Levine. Lo primero es llamar al 911, sentenció.

"Tiempo perdido es cerebro perdido. Ese es realmente el mensaje", puntualizó.

Otro experto, el Dr. Larry B. Goldstein, director del Centro Duke para el accidente cerebrovascular de la Universidad de Duke, señaló que "este análisis combinado coincide con análisis anteriores basados en una cantidad menor de ensayos y refuerza el beneficio de tratamiento con tPA en pacientes de accidente isquémico agudo cuidadosamente seleccionados".

También refuerza la necesidad de comenzar el tratamiento lo antes posible luego de la aparición de los síntomas, aseguró Goldstein.

"Aunque los pacientes seleccionados podrían derivar beneficios hasta 4.5 horas después de la aparición de los síntomas, las probabilidades de beneficio son mucho mayores si el tratamiento puede comenzar antes. Los centros de atención primaria del accidente cerebrovascular están organizados para evaluar y tratar a pacientes de accidente cerebrovascular de manera expedita. Tiempo ganado es cerebro ganado", concluyó.

Más información

Para más información sobre el accidente cerebrovascular, visite el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidente Cerebrovascular de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad