SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El trabajo le roba un tiempo valioso al sueño, halla un estudio

Por Kathleen Doheny, Reportero de Healthday -
El trabajo le roba un tiempo valioso al sueño, halla un estudio

Un horario de entrada flexible y ver menos tele a altas horas de la noche resolvería el problema de los estadounidenses, afirman unos expertos

MARTES, 16 de diciembre de 2014 (HealthDay News) -- La pérdida crónica de sueño está descontrolada en Estados Unidos, y el compromiso con el trabajo es un motivo importante, sugiere una investigación reciente.

"El trabajo es el principal enemigo del sueño", aseguró el Dr. Mathias Basner, profesor asistente de sueño y cronobiología en psiquiatría de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania.

Una encuesta sobre el uso del tiempo entre casi 125,000 estadounidenses a partir de los 15 años de edad encontró que el trabajo es la principal actividad que se intercambia por el sueño. Las personas que dormían poco (seis horas o menos) trabajaban 1.55 horas más en los días de semana y casi dos horas más en los fines de semana y los festivos que los que dormían más, hallaron los investigadores.

Los que dormían poco también eran más propensos a tener que desplazarse a una mayor distancia, o a tener más de un empleo. Los adultos con varios empleos tenían un 61 por ciento más de probabilidades de dormir seis horas o menos los días de semana, apuntaron los investigadores.

Ese hallazgo "nos dice algo sobre una tendencia que es un poco preocupante", dijo el Dr. Alon Avidan, director del Centro de Trastornos del Sueño de la Universidad de California, en Los Ángeles.

La privación crónica del sueño puede conducir a una mala salud, lo que incluye problemas con el azúcar en sangre y aumento de peso, apuntó Avidan, que no participó en el estudio.

Se necesitan cambios en la política pública para remediar el problema, dijo Basner. Sugirió que las empresas y las escuelas consideren unos horarios de entrada más tarde u horarios flexibles.

Reducir la duración de los desplazamientos es otro imperativo, apuntó Basner. Por cada una hora más tarde en el inicio del trabajo o la escuela en la mañana, el tiempo de sueño aumentó en unos 20 minutos, lo que sugiere que un horario de entrada más tarde o flexible podría ser una solución.

Los adultos necesitan de siete a nueve horas de sueño por noche para tener la mejor salud, productividad y alerta diurna, según la Academia Americana de Medicina del Sueño (American Academy of Sleep Medicine). Pero los autores del estudio citaron datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. que mostraban que el 30 por ciento de los estadounidenses empleados por lo general duermen seis horas o menos en un periodo de 24 horas.

El estudio halló que las personas desempleadas y jubiladas dormían más que las empleadas. Los trabajadores autónomos también dormían más, y tenían un 17 por ciento menos de probabilidades de dormir poco. Basner cree que eso se debe a su capacidad de ser más flexibles respecto a su horario laboral.

El estudio aparece en la edición de diciembre de la revista Sleep.

La encuesta telefónica, patrocinada por la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. y llevada a cabo anualmente por la Oficina de Censos de EE. UU., preguntaba a los encuetados cómo habían pasado el tiempo entre las 4 a.m. del día anterior y las 4 a.m. del día de la entrevista. Los investigadores observaron las respuestas entre 2003 y 2011.

Combinaron las respuestas en 40 actividades que ocupaban casi todo el día de 24 horas. La categoría del sueño incluía las siestas, despertarse y soñar.

El trabajo no fue el único ladrón de sueño. El aseo personal y ver televisión por la noche también fueron culpables, dijo Basner.

"Lo que hacemos en lugar de dormir son otras actividades", señaló. "Eso reduce nuestra capacidad de dormir siete horas".

Avidan atendió hace poco a dos adolescentes que tenían problemas para dormir. Fueron evaluados por un trastorno del sueño conocido como narcolepsia, en que las personas se quedan dormidas mientras realizan actividades cotidianas. Halló que el problema era una simple privación del sueño.

Los empleados y los estudiantes pueden tomar medidas para aumentar el sueño, concurrieron Avidan y Basner. Reducir la cantidad de televisión nocturna es una forma.

"Algunas personas tienen peinados complejos", comentó Basner. Simplificarlos puede reducir el tiempo que se pasa en el baño en la mañana y fomentar el sueño, aseguró.

Vivir más cerca del trabajo puede reducir el tiempo de desplazamiento, apuntó Basner. Busque un desplazamiento de 15 a 20 minutos, dijo Avidan, aunque reconoció que en algunas áreas eso quizá no sea realista.

Solicitar un horario flexible podría ayudar, dijo Avidan. Puede plantear que tendrá una mayor productividad si está bien descansado, y la investigación le respaldaría, señaló.

"Hallamos que las personas privadas de sueño son más propensas no solo a cometer errores objetivamente, sino también subjetivamente", dijo. "También estarán más irritables".

Más información

Para más información sobre un sueño saludable, visite la Academia Americana de Medicina del Sueño.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad