SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El riesgo cardiaco es el mismo para dos medicamentos que tratan la diabetes tipo 2, según plantea un estudio

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -
El riesgo cardiaco es el mismo para dos medicamentos que tratan la diabetes tipo 2, según plantea un estudio

El hallazgo contradice una investigación anterior que encontró que Avandia era más peligroso que Actos

MARTES, 24 de agosto (HealthDay News/HolaDoctor) -- Un estudio reciente halla que el riesgo de ataques cardiacos o de muerte luego de tomar Avandia y Actos, medicamentos para la diabetes que reducen la glucosa en sangre, es casi el mismo.

Este hallazgo contradice de forma directa a otros estudios que encontraron que el riesgo era elevado para Avandia (rosiglitazona), pero no para Actos (pioglitazona). Sin embargo, los hallazgos, en línea con algunos estudios previos, complican el panorama para médicos y pacientes que intentan elegir el mejor medicamento con menos efectos secundarios.

"La historia de la rosiglitazona se vuelve cada vez más interesante y confusa. Parece que cada vez que tenemos un estudio que indica un problema con el medicamento, aparece otro que encuentra todo lo contrario", dijo el Dr. Kirk Garratt, director clínico de investigación cardiovascular de intervención del Hospital Lenox Hill en Nueva York.

En julio, los miembros del panel asesor de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU. recomendaron añadir una segunda advertencia de recuadro negro en la etiqueta de Avandia para alertar sobre los peligros cardiacos, aunque, al menos de momento, Actos queda fuera de esta medida.

Pero un experto cree que ambos medicamentos, que pertenecen a una clase conocida como tiazolidinedionas, se deberían evitar.

"Desde el punto de vista cardiaco no se ha demostrado que estos medicamentos ayuden y probablemente sí aumenten el riesgo [de problemas cardiacos]", señaló el Dr. Bryan Henry, cardiólogo y profesor asistente de medicina en la Facultad de medicina de la Universidad de Rochester en Nueva York. "Creo que Glucofago (metformina) debería ser siempre el medicamento de primera línea para comenzar el tratamiento".

Aunque no prevengan los ataques cardiacos o accidentes cerebrovasculares, se ha demostrado que Avandia y Actos evitan algunas de las complicaciones microvasculares de la diabetes, como problemas del riñón y neuropatía.

El nuevo estudio, que aparece en la edición del 24 de agosto de la revista Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes, difiere de muchos ensayos anteriores en varios aspectos, lo que podría explicar las diferencias en los resultados.

"Parece que los pacientes de este estudio eran más jóvenes [una edad media de 54 años] y más sanos que lo observado en otros estudios: sólo alrededor del 2 por ciento tenía afecciones cardiacas preexistentes", señaló Garratt. "Lo más importante, las tasas de eventos [cardiovasculares] eran notablemente bajas. De hecho, las tasas de eventos eran tan bajas que no fue posible analizar los subgrupos, para ver si variables como la función renal o ataque cardiaco previo influían en la respuesta a la rosiglitazona".

Los autores del estudio analizaron los datos de las recetas de casi 30,000 pacientes de diabetes tipo 2 que estaban afiliados a un seguro privado grupal.

El riesgo de ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca o de muerte rondaba el 4 por ciento casi a los tres años sin importar el medicamento que el paciente estaba tomando.

"Nuestro estudio analizó una población de pacientes con seguro privado, por lo que estos podrían ser potencialmente más jóvenes y saludables", dijo la autora principal del estudio Debra Wertz, directora de resultados de investigación de HealthCore, Inc., la filial de investigación de la compañía de seguros WellPoint, que financió el estudio.

El periodo de tiempo de este estudio, de principios de 2001 hasta finales de 2005, también pudo haber afectado los hallazgos. "A lo largo del tiempo, los patrones de tratamiento podrían cambiar y afectar las diferencias. El uso de Avandia, por ejemplo, ha cambiado bastante", apuntó, y se prescriben menos recetas.

"Como declaración general, esto no va a cambiar las prácticas de receta en sí, pero sí ofrece una herramienta más para que pacientes y médicos evalúen el uso de la rosiglitazona y la pioglitazona", agregó Wertz. "Creo que es útil que los médicos y pacientes sean conscientes de todos los datos que hay disponibles y que luego usen esa información para tomar decisiones".

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. tiene más información sobre las tiazolidinedionas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad