SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El reemplazo de articulaciones aumenta el riesgo de ataque cardiaco justo después de la cirugía, según un estudio

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
El reemplazo de articulaciones aumenta el riesgo de ataque cardiaco justo después de la cirugía, según un estudio

Los expertos señalan que los médicos deben reducir las probabilidades de problemas cardiacos antes del procedimiento

LUNES, 23 de julio (HealthDay News) -- Las personas que se someten a una cirugía de reemplazo total de cadera o rodilla tienen alrededor de treinta veces más probabilidades de sufrir un ataque cardiaco en las dos semanas tras el procedimiento, halla un estudio reciente.

Ambas cirugías son tratamientos comunes para las caderas y rodillas con artritis, y cada año en todo el mundo se realizan alrededor de dos millones de estos procedimientos, anotaron los investigadores.

"Este estudio confirma el aumento en el riesgo cardiaco en el periodo tras un reemplazo total de cadera y rodilla", señaló el investigador líder, el Dr. Arief Lalmohamed, de la Universidad de Utrecht, en los Países Bajos. "Quizás sea necesario evaluar el riesgo y usar medicamentos cardiovasculares antes de la operación para reducir el riesgo de ataque cardiaco".

Los efectos de la operación probablemente sean responsables del aumento en el riesgo de ataque cardiaco, añadió Lalmohamed. Aunque el estudio mostró una asociación entre ambos eventos, no probó una relación causal.

Entre los efectos de la cirugía se hallan los efectos secundarios de la anestesia sobre el sistema cardiovascular, la pérdida de sangre, las arritmias (latidos cardiacos irregulares), y la falta de oxígeno. Se sabe que todo esto aumenta el riesgo de ataque cardiaco, señaló.

"Además, el periodo antes de la cirugía en sí es un momento muy estresante para el paciente, incluso pensar sobre una cirugía aumenta el riesgo cardiaco", planteó Lalmohamed.

El informe aparece en la edición en línea del 23 de julio de la revista Archives of Internal Medicine.

Para el estudio, el equipo de Lalmohamed utilizó registros daneses para calcular el riesgo de ataque cardiaco tras esas operaciones.

En total, los investigadores observaron datos sobre más de 95,000 pacientes que se sometieron a cirugía de reemplazo total de cadera o rodilla entre enero de 1998 y diciembre de 2007.

Los investigadores compararon el riesgo de ataque cardiaco en esos pacientes con 286,000 pacientes similares que no se sometieron a cirugía.

En las dos primeras semanas tras la cirugía, el riesgo de un ataque cardiaco aumentó 25 veces para los pacientes de reemplazo total de cadera, y 31 veces para los pacientes de reemplazo total de rodilla, hallaron los autores del estudio.

Después de ese momento, el riesgo disminuyó con rapidez, anotaron los investigadores.

Seis semanas tras la cirugía, el riesgo absoluto de ataque cardiaco se había reducido a 0.51 por ciento en los pacientes que se sometieron a un reemplazo total de la cadera, y a 0.21 por ciento entre los que recibieron un reemplazo total de la rodilla, hallaron los investigadores.

El riesgo de sufrir un ataque cardiaco era mayor entre los que tenían a partir de 60 año, sobre todo en los pacientes a partir de los 80 años, y entre los que habían experimentado un ataque cardiaco en los seis meses previos a la cirugía. Éstos últimos experimentaban un aumento de cuatro veces en las seis semanas tras el procedimiento, anotaron los autores.

"Cuando un paciente se somete a una operación importante, hay un riesgo cardiaco", señaló el Dr. Arthur Wallace, jefe del Servicio de Anestesia del Centro Médico de Asuntos de Veteranos, en San Francisco.

"Anestesiólogos, cirujanos y hospitales deben usar la reducción prequirúrgica del riesgo cardiaco para reducir ese riesgo", añadió Wallace, quien escribió un editorial acompañante en la revista.

El Dr. Gregg Fonarow, profesor de medicina cardiovascular de la Universidad de California, en Los Ángeles, dijo que "el reemplazo total de cadera y de rodilla son cirugías que se realizan comúnmente, pero el riesgo de ataques cardiacos durante o en las semanas tras la cirugía no se ha definido bien, en comparación con la población general".

Este nuevo estudio muestra que el riesgo de ataque cardiaco tras estar cirugías es pequeño en términos absolutos (uno de 200 a uno de 500 pacientes), comentó.

"Este aumento en el riesgo se puede reducir mediante una evaluación cuidadosa del riesgo cardiovascular antes de la operación, la continuación de la aspirina, el uso de estatinas y una monitorización cuidadosa en las primeras dos a seis semanas tras la cirugía", aconsejó Fonarow.

Más información

Para más información sobre el reemplazo de las articulaciones, visite el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad