SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El hospicio podría ayudar a aliviar la depresión tras la pérdida del cónyuge

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -
El hospicio podría ayudar a aliviar la depresión tras la pérdida del cónyuge

Un estudio sugiere un mejor afrontamiento entre aquellos cuyo ser querido recibió atención de final de vida

MARTES, 26 de mayo de 2015 (HealthDay News) -- La atención de hospicio podría ayudar al cónyuge superviviente a afrontar mejor la depresión tras la muerte de su ser querido, informa un estudio reciente.

Los supervivientes tienen las mismas probabilidades de depresión tras la muerte de su cónyuge independientemente de que el hospicio aliviara el sufrimiento del paciente y lo ayudara a morir con dignidad o no, encontraron los investigadores, de la Escuela de Medicina Mount Sinai.

Pero la atención de hospicio parece ofrecer un beneficio modesto en términos de la capacidad del superviviente de recuperarse de la depresión, señaló la autora líder, Katherine Ornstein, profesora asistente de geriatría y medicina paliativa de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Si su cónyuge muere, es más probable que usted se deprima. Así son las cosas. El hospicio no lo cambia", dijo Ornstein. "Pero encontramos que el grupo del hospicio mejora luego. Las probabilidades de que la depresión se reduzca en el futuro aumentan debido al hospicio".

Los investigadores realizaron el estudio para comprender mejor la forma en que el hospicio podría ayudar a las familias a afrontar la muerte de un ser querido. Se trata del primer estudio nacional que examina estos beneficios potenciales del hospicio, dijo Ornstein.

Los hospicios están preparados para cuidar no solo al paciente, sino también a la familia, señaló Ornstein. Los familiares reciben consejería antes de la muerte del paciente, y servicios de duelo tras el fallecimiento.

"El hospicio es único, ya que incluye la oferta de respaldo a las familias", aseguró. "En realidad se incluye en el pago del paciente".

El estudio aparece en la edición del 26 de mayo de la revista JAMA Internal Medicine.

La nueva investigación se centró en los cónyuges de más de mil personas que murieron entre 2002 y 2011. Los cónyuges habían participado en una encuesta nacional regular sobre el envejecimiento, conocida como Estudio sobre la salud y la jubilación. Más o menos el 30 por ciento de los fallecidos habían utilizado servicios de hospicio tres o más días en el año antes de su muerte.

Alrededor de la mitad de los cónyuges supervivientes contrajeron síntomas de depresión tras la muerte de su ser querido, independientemente de si el paciente había muerto con o sin atención de hospicio, reportó el estudio.

Pero alrededor de un 28 por ciento de los cónyuges de usuarios de hospicios presentaron mejoras en las puntuaciones de depresión con el tiempo, frente al 22 por ciento de los cónyuges cuyas parejas no usaron un hospicio, encontraron los investigadores. Sin embargo, anotaron, esa tendencia no alcanzó la significación estadística.

El hospicio podría ayudar a los cónyuges a recuperarse con una mayor rapidez por varios motivos.

Al tratar el dolor y el distrés del paciente, el hospicio podría estar protegiendo a las personas de tener que ver sufrir a sus seres queridos, sugirieron tanto Ornstein como Holly Prigerson, profesora de sociología de la medicina en el Colegio Médico Weill Cornell, en la ciudad de Nueva York.

"Los pacientes que mueren de mejor forma tienen familiares que sobreviven mejor, o que se adaptan mejor a su pérdida", planteó Prigerson, que escribió un editorial que acompaña al nuevo estudio.

Prigerson habla desde la experiencia, ya que acompañó a su padre mientras moría de cáncer de páncreas en 1999.

"Estaba sentada en el hospital, viéndolo. Deliraba. Tenía un color naranja. Se ahogaba. Se desmayaba y se caía", recuerda. "Como familiar que lo quería, fui testigo de todas esas cosas, y me sentía desesperanzada y asustada".

La consejería antes y después de la muerte probablemente también ayude a aliviar el sufrimiento de los supervivientes, añadió Ornstein.

Pero el efecto positivo del hospicio fue modesto. Prigerson dijo que ese hecho no la sorprendió.

"El factor de predicción más importante de un duelo prolongado es una vinculación de dependencia con la persona que está muriendo", comentó. "Hay temas psicológicos más profundos, que un servicio de atención de salud como un hospicio no puede estar preparado para afrontar".

El hospicio podría mejorar su capacidad de ayudar a los supervivientes al realizar pruebas a los familiares por factores de riesgo que pudieran afectar a su capacidad de afrontar la pérdida, y ofreciéndoles un respaldo adicional, sugirió Prigerson. Éstos podrían incluir una enfermedad mental grave, un trastorno depresivo mayor, un síndrome de estrés postraumático y el abuso de sustancias.

Los ejercicios mentales, como el llamado "pronóstico afectivo", también podrían ayudar. Se pide a las familias que se imaginen cómo se sentirán después de que su ser querido muera, y qué podría suceder luego, explicó Prigerson.

"Eso resultaría útil para prepararles para la pérdida y para tomar medidas con el fin de prevenir problemas tras la muerte de su ser querido", dijo. Por ejemplo, los cónyuges pueden planificar cómo manejar tareas que normalmente realizaba el fallecido, como el trabajo del hogar o pagar las cuentas o los impuestos.

Tras la muerte de un paciente, el hospicio también puede realizar un mejor trabajo aumentando los contactos con la familia y asegurándoles que no están solas, señaló Prigerson.

Más información

Para más información sobre la atención de hospicio, visite la Organización Nacional de Hospicios y Cuidado Paliativo (National Hospice and Palliative Care Organization).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad