SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El cáncer más mortal es el que menos fondos recibe para investigación

Por Dennis Thompson, Reportero de Healthday -
El cáncer más mortal es el que menos fondos recibe para investigación

Según los partidarios, el gasto en el cáncer de pulmón debería centrarse más en la detección y el tratamiento

MIÉRCOLES, 29 de diciembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Considere lo siguiente:

  • Según los Institutos Nacionales de Salud, el cáncer de pulmón es la forma más mortal de cáncer en los EE. UU. y cobra las vidas de más 157,300 personas en los Estados Unidos cada año, más que los cánceres de colon, mama y próstata combinados.
  • También es la segunda causa de muerte en el país, después de la enfermedad cardiaca.

Y aún así, para la investigación del cáncer del pulmón se invierte menos dinero federal que para cualquier otro de los principales tipos de cáncer mortales. Los médicos aún deben hallar un método confiable para evaluar el cáncer de pulmón. Además, los tratamientos nuevos para el cáncer de pulmón se implementan a paso de tortuga, comparados con las terapias para otros tipos de cáncer.

Y entonces, ¿por qué el cáncer más mortífero de todos es el que menos atención atrae?

En gran parte se debe a que se tiene la idea de que la gente se ha provocado el cáncer, lo que suscita poca simpatía en general, señaló Kay Cofrancesco, directora de relaciones de defensoría de la Lung Cancer Alliance, un grupo nacional sin fines de lucro dedicado al apoyo y la defensa sobre temas relacionados con el cáncer de pulmón.

Cerca del noventa por ciento de los hombres y del ochenta por ciento de las mujeres que mueren de cáncer de pulmón son fumadores actuales o ex fumadores, según los NIH.

"Al condenar a las tabacaleras, terminamos condenando también a los fumadores", señaló Cofrancesco. "Existe entonces esa mentalidad de culpar a la víctima cuando se trata de los pacientes de cáncer de pulmón".

De todos modos, se han logrado algunos avances. Se están realizando ensayos clínicos con una herramienta de evaluación potencial para el cáncer de pulmón, apuntó. Se están desarrollando terapias dirigidas según la genética del cáncer del cáncer de pulmón.

Pero, según los expertos, claramente se puede hacer más. Los índices de supervivencia para el cáncer de pulmón son mínimos frente a los de otros tipos de cáncer, en gran parte debido a que con frecuencia no se detecta hasta que ha hecho metástasis.

"Algunos cánceres de pulmón tienen la tendencia a propagarse ampliamente por todo el organismo", señaló el Dr. Len Lichtenfeld, subdirector médico de la Sociedad Americana del Cáncer. "Para cuando hay síntomas, el cáncer ya se ha propagado".

Debido a que el tabaquismo se relaciona tan íntimamente con el cáncer de pulmón, la mayor parte del dinero destinado a la prevención se ha invertido en programas para promover la cesación del tabaquismo, agregó Cofrancesco.

Estos programas no han avanzado mucho. Entre 1998 y 2008, el porcentaje de residentes de los EE. UU. que actualmente fuma se redujo en apenas 3.5 por ciento, de 24.1 a 20.6 por ciento, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Incluso aunque algunos dejan de fumar, quizá debido a las estrictas leyes y campañas antitabaquismo, otros comienzan a hacerlo.

Dejar de fumar sí ofrece varios beneficios para la salud, como mejor función pulmonar y menor presión arterial, aunque los ex fumadores siempre estarán en mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Se informa sobre tres de cada cinco casos nuevos de cáncer de pulmón entre ex fumadores, mientras que uno de cada cinco casos surge entre fumadores actuales, según la Lung Cancer Alliance.

"Cuando uno deja de fumar, los pulmones lamentablemente nunca regresan a la normalidad", aseguró Cofrancesco. "Se continúa estando en mayor riesgo de cáncer de pulmón, así como de otras enfermedades. Lo alarmante es que hay unos 45 millones de fumadores actuales y unos 46 millones de ex fumadores".

La alianza ha comenzando a cabildear con legisladores y políticos para dirigir más dinero a las investigaciones sobre la detección y el tratamiento del la enfermedad y alejarlo del énfasis casi absoluto sobre la prevención, que ha sido el método hasta ahora, dijo.

Es mucho lo que hay que cambiar. La investigación sobre el cáncer de mama recibió $28,660 en fondos federales por cada muerte por cáncer en 2010, según la Lung Cancer Alliance, mientras que la del cáncer de próstata $13,700 por muerte. La investigación sobre el cáncer de pulmón no alcanzó a recibir ni $1,400 por muerte.

Hasta ahora se ha logrado poco en la investigación en cuanto a la detección del cáncer de pulmón, aunque se han hallado mejoras para el de mama, el de colon y otros. Los estudios han descartado las radiografías del tórax como medio de evaluación del cáncer de pulmón, aseguró Lichtenfeld.

Sin embargo, se están llevando a cabo ensayos clínicos para determinar si los escáneres regulares por TEP podrían constituir un medio para la detección precoz del cáncer de pulmón, agregó Cofrancesco. Los médicos también están investigando con pruebas de sangre y de esputo.

La Lung Cancer Alliance sugiere que los fumadores actuales y ex fumadores hablen con sus médicos acerca de la posibilidad de un escáner por TEP para descartar el cáncer de pulmón, aunque aún no se han adaptado como método de evaluación.

"Le recomendamos que hable con su médico acerca de los riesgos y los beneficios de someterse a un escáner por TC para evaluar el cáncer de pulmón", dijo Cofrancesco. "Por ahora, lo que puede ayudar es un escáner por TC bien hecho".

Las formas principales de tratamiento actuales para el cáncer de pulmón son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia, aunque los investigadores están haciendo avances en el desarrollo de terapias dirigidas para interferir con la capacidad del cáncer para desarrollarse y propagarse. "No hay duda de que han hecho la diferencia para una minoría de los pacientes, pero nos queda mucho por recorrer", comentó Lichtenfeld.

Junto con mejores terapias, los médicos están investigando maneras de determinar qué medicamentos funcionarían mejor para cuáles pacientes. "Estamos descubriendo marcadores genéticos que se pueden usar para determinar si una persona respondería bien a una terapia dirigida", dijo.

Por ahora, sin embargo, los médicos consideran que una combinación de mejor detección y un énfasis continuado sobre la cesación del tabaquismo son la mejor manera de prevenir las muertes por cáncer de pulmón.

"Lamentablemente, el cáncer de pulmón es una enfermedad compleja", aseguró Lichtenfeld. "No espero que logremos avances en el tratamiento".

Más información

La Sociedad Americana del Cáncer tiene más información sobre el cáncer del pulmón.

Para más información sobre el cáncer de pulmón, lea acerca de la lucha de un hombre.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad