SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El bótox supera al implante para la incontinencia urinaria de las mujeres

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
El bótox supera al implante para la incontinencia urinaria de las mujeres

Pero ambos tienen efectos secundarios que podrían influir en la decisión, informan unos investigadores

MARTES, 4 de octubre de 2016 (HealthDay News) -- Para las mujeres con incontinencia de la vejiga a las que no les han funcionado los medicamentos u otros tratamientos, las inyecciones de bótox podrían ayudar a controlar el goteo mejor que un dispositivo de estimulación nerviosa implantado, sugiere un estudio reciente.

Pero ambos tratamientos son efectivos, según los médicos que tratan la afección.

En una comparación directa entre ambos, las mujeres a las que se les administró el bótox experimentaron una reducción de cuatro episodios de incontinencia de urgencia al día, en promedio, en comparación con tres entre las que recibieron el implante, llamado InterStim.

Las pacientes con el bótox dijeron que tenían una reducción mayor en los síntomas y estaban más satisfechas con el tratamiento, señalaron los investigadores.

"Muchas mujeres sufren una incontinencia de urgencia y no encuentran un alivio adecuado a su problema con los medicamentos o con los cambios en el comportamiento", dijo la investigadora principal, la Dra. Cindy Amundsen, profesora de obstetricia y ginecología en la Universidad de Duke, en Durham, Carolina del Norte.

"Ambas terapias parecen ser muy buenas opciones para las mujeres", dijo Amundsen. Las diferencias en la efectividad entre el bótox e InterStim fueron pequeñas, pero estadísticamente significativas, añadió.

La incontinencia de urgencia provoca una necesidad fuerte y repentina de orinar, según los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. La afección también es conocida como vejiga hiperactiva. La incontinencia de urgencia es habitual. El problema afecta a aproximadamente el 17 por ciento de las mujeres mayores de 45 años, y al 27 por ciento de las mujeres mayores de 75 años, indicaron los autores del estudio.

El bótox funciona al relajar los músculos de la vejiga hiperactiva que provocan el problema. El implante hace lo mismo al enviar pulsos eléctricos a los nervios de la espina dorsal, explicaron los autores del estudio.

Entre las mujeres que registraron su incontinencia durante al menos 4 meses, muchas más de las que recibieron el bótox reportaron una reducción de entre un 75 y un 100 por ciento en los síntomas de la incontinencia de urgencia, en comparación con las que usaron InterStim, indicaron los investigadores.

Aunque el bótox pareció funcionar mejor que el implante, las mujeres a las que se dio el bótox tenían un riesgo más alto de infecciones del tracto urinario, en comparación con las del implante: un 35 por ciento frente a un 11 por ciento, respectivamente. Además, un número mayor de pacientes con el bótox necesitaron usar un catéter para aliviar la retención urinaria, dijo Amundsen.

"Estos efectos secundarios no influyeron realmente en lo que las pacientes pensaban del bótox", dijo.

El efecto secundario más habitual para las mujeres con el implante fue la necesidad de retirarlo o de reinsertarlo. Pero esto se produjo en solamente el 3 por ciento de las mujeres con el implante, reportó el estudio.

El estudio no comparó los costos de los tratamientos, aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., que están cubiertos por el seguro y también por Medicare. Pero las pacientes podrían necesitar más de una inyección de bótox al año, dijo Amundsen.

Los investigadores están dando seguimiento a las mujeres durante dos años más y tendrán datos sobre qué tratamiento es el más rentable.

El informe aparece en la edición del 4 de octubre de la revista Journal of the American Medical Association.

Para realizar el estudio, Amundsen y sus colaboradores asignaron aleatoriamente a casi 400 mujeres a una inyección de bótox o a InterStim. Las mujeres tenían que haber experimentado al menos 6 episodios de incontinencia de urgencia durante 3 días consecutivos. Las mujeres del estudio tampoco obtuvieron un alivio a partir de otros tratamientos. Se hizo seguimiento a las participantes durante 6 meses.

Según la Dra. Elizabeth Kavaler, "hay dos tipos de incontinencia urinaria: la incontinencia de urgencia y la incontinencia por estrés. Estos tratamientos funcionan para la incontinencia de urgencia". Kavaler es uróloga especialista en el Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, y no participó en el estudio.

Aproximadamente el 80 por ciento de las pacientes controlan su incontinencia con la medicación, dijo Kavaler. "El 20 por ciento que no responde a la medicación puede optar por el bótox o por el implante", explicó.

Elegir uno de los tratamientos no significa que ya no se pueda probar el otro, comentó Kavaler. Si el bótox no funciona, se puede pasar al InterStim o viceversa, dijo.

Ambos tratamientos funcionan, dijo Kavaler.

"Tienen distintos efectos secundarios y compensan de forma distinta las ventajas con las desventajas, y la paciente y el médico deben pensar juntos hasta qué punto están dispuestos a tolerar este equilibrio entre ventajas y desventajas", dijo. "Normalmente la discusión suele ir sobre lo que no quieren, en lugar de lo que quieren, porque ambos tratamientos son buenos; todo depende de los efectos secundarios".

Más información

Para más información sobre la incontinencia de la vejiga, visite el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad