SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El aumento en la disponibilidad de comida se vincula con la epidemia global de obesidad

El aumento en la disponibilidad de comida se vincula con la epidemia global de obesidad

La ampliación en las calorías disponibles proviene en gran medida de alimentos ultra procesados y baratos, señala una experta

MIÉRCOLES, 1 de julio de 2015 (HealthDay News) -- La epidemia global de obesidad se vincula con una disponibilidad excesiva de alimentos para el consumo humano, sugiere un estudio reciente.

Hay suficientes calorías adicionales disponibles para explicar el aumento de peso reportado en muchos países del mundo, encontraron los investigadores.

"Gran parte del aumento en las calorías disponibles con el transcurso de las décadas proviene de productos ultra procesados, que son muy sabrosos, relativamente baratos y a los que se hace mucha publicidad, facilitando mucho el consumo excesivo de calorías", señaló en un comunicado de prensa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la autora del estudio, Stefanie Vandevijvere, investigadora principal sobre salud global y políticas alimentarias de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda.

Esos hallazgos sugieren que las autoridades gubernamentales deben implementar políticas que resulten en un abasto de alimentos más saludable y unas tasas más bajas de obesidad.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores examinaron los aumentos en los abastos alimentarios globales, que también se conocen como suministro de energía y alimentos, y las crecientes tasas de obesidad. Incluyeron información de 69 países que tenían ingresos entre altos y bajos.

Compararon información de la base de datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura con el peso corporal promedio de los adultos de varias bases de datos, incluyendo la base de datos global sobre el índice de masa corporal (IMC) de la Organización Mundial de la Salud entre 1971 y 2010.

El abasto de alimentos de los países se calcula equilibrando las importaciones, la producción local y las existencias nacionales con las exportaciones y el uso agrícola para los animales, además de con el desperdicio en las granjas y en la distribución.

Entre 1980 y 2013, la cantidad de hombres obesos pasó del 29 al 37 por ciento. En el mismo periodo, las mujeres con sobrepeso pasaron el 30 al 38 por ciento, dijeron los investigadores.

El abasto de alimentos y energía aumentó en un 81 por ciento de esos países, junto con el peso corporal. Los investigadores anotaron que el aumento en las calorías disponibles para el consumo fue más que suficiente para explicar las crecientes tasas de obesidad en un 65 por ciento de los países. El desperdicio de comida también aumentó significativamente en esas regiones, encontró el estudio.

El estudio fue publicado en 30 de junio en la revista Bulletin of the World Health Organization.

Vandevijvere dijo que factores como una mayor urbanización, la dependencia de los coches y los trabajos que no requieren ninguna actividad física contribuyen a la epidemia global de obesidad.

"Pero nuestro estudio muestra que la oferta excesiva de calorías disponibles probablemente impulse al consumo excesivo de esas calorías, y puede explicar fácilmente el aumento de peso observado en la mayoría de países", dijo.

En mayo de 2013, los 194 estados miembros de la Organización Mundial de la Salud acordaron el Plan de Acción Mundial para la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles. Parte del plan es contener el aumento en las tasas globales de obesidad. El plan también sugiere formas en que los países pueden ayudar a luchar contra la obesidad, que incluyen gestionar los subsidios y los impuestos sobre los alimentos para fomentar una alimentación saludable.

"Los países deben revisar la forma en que guían al sistema alimentario. Eso significa trabajar con varios sectores, como la agricultura, las industrias de producción, distribución y venta al por menor de alimentos, la salud, el bienestar social y la educación", señaló en el comunicado de prensa el Dr. Francesco Branca, director del departamento de nutrición para la salud y el desarrollo de la OMS.

Algunas de las sugerencias incluyen limitar el mercadeo de alimentos malsanos para los niños, aumentar el valor nutricional de los almuerzos escolares y de la comida disponible en otros lugares públicos, y mejorar la información de nutrición disponible en la parte frontal de los paquetes.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la obesidad.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad