SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El analgésico que mató a Prince fue creado en laboratorio

Por HealthDay/HolaDoctor -
El analgésico que mató a Prince fue creado en laboratorio
CRÉDITO: ISTOCK

La reciente muerte por sobredosis de Prince, la leyenda del rock, ha vuelto a centrar la atención en los peligros que plantean los opiáceos sintéticos, que son narcóticos creados en el laboratorio, modificados por farmaceutas para producir una intoxicación potencialmente letal al mismo tiempo que eluden las leyes sobre las drogas de EE.UU.

Prince Rogers Nelson, de 57 años, murió el 21 de abril de una sobredosis de fentanil, un fármaco que se usa con frecuencia para calmar el dolor en los pacientes de cáncer cuando los opiáceos tradicionales resultan inefectivos.

A pesar de sus usos médicos legítimos, el fentanil ha adquirido una creciente reputación como droga callejera peligrosa, gracias a al menos una docena de variantes sintéticas que ahora hay disponibles para los usuarios, según la Administración de Control de Drogas (DEA) de EE. UU.

Y el fentanil es solo uno de los numerosos opiáceos sintéticos y drogas de diseño que inundan en la actualidad el mercado de las drogas ilegales en Estados Unidos, advirtió la semana pasada durante una audiencia en el Senado de EE. UU. el jefe en funciones de la DEA, Chuck Rosenberg.

"Intentamos mantenernos al día con un panorama que cambia casi a diario", testificó Rosenberg. "Hemos identificado unas 400 nuevas sustancias psicoactivas en los últimos cuatro o cinco años".

Otro opiáceo sintético, el U-47700, se ha relacionado con al menos 50 muertes en todo el país, pero es tan nuevo en el mercado negro que la DEA todavía no ha tomado medidas para controlarlo, según Associated Press.

Los narcóticos sintéticos son peligrosos porque su potencia puede superar por mucho a la de los opiáceos tradicionales. Por ejemplo, el fentanil es entre 25 y 40 veces más potente que la heroína, y entre 50 y 100 veces más potente que la morfina, señaló la Dra. Mitra Ahadpour, funcionaria médica del Centro para el Tratamiento del Abuso de Sustancias de la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental de EE. UU.

Rosenberg testificó que "el fentanilo es tan peligroso que hemos indicado a nuestros agentes que si lo tocan o inhalan accidentalmente, pueden morir".

Varios estados informaron sobre marcados aumentos en las muertes por sobredosis provocadas por el fentanilo y sus análogos en 2014, anotó una nota informativa de salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Ohio reportó 514 muertes relacionadas con el fentanilo en 2014, frente a 92 en 2013, mientras que Maryland tuvo 185 muertes por fentanil en 2014, en comparación con 58 el año anterior.

Ahadpour explicó que "si alguien no tiene una tolerancia a los opiáceos, y usa fentanilo farmacéutico o ilegal, hay un aumento muy grande en las probabilidades de depresión respiratoria y muerte. Su respiración se ralentiza, pasa a ser superficial, y luego dejan de respirar".

La potencia de estos fármacos y drogas sintéticas varía mucho, y con frecuencia se diluyen con otras drogas ilegales, añadió Ahadpour. Un usuario podría comprar heroína sin saber que se ha diluido con fentanil para aumentar su potencia.

Eleanor Artigiani, subdirectora de políticas y asuntos gubernamentales del Centro de Investigación sobre el Abuso de Sustancias de la Universidad de Maryland, dijo que "podrían creer que están comprando heroína o simplemente una pastilla de Xanax en la calle, cuando en realidad se trata de una de estas otras sustancias".

Artigiani añadió que "por lo que estoy escuchando recientemente, a veces incluso la gente que vende estas drogas no sabe con precisión lo que contienen. Es como la ruleta rusa, porque en realidad uno no sabe qué está comprando ni qué efecto tendrá".

Las pruebas de toxicología concluyeron que Prince murió de una sobredosis de fentanil, aunque el informe del examinador médico no precisó si el fentanilo era recetado o un análogo ilegal, reportó CNN.

Las drogas de diseño por lo general se basan en medicamentos que han estado disponibles durante décadas, dijo Artigiani.

El fentanil se creó por primera vez en Bélgica a finales de los años 50, según la DEA, mientras que el U-47700 fue diseñado en los 70 por la compañía farmacéutica Upjohn como una alternativa potencial para la morfina.

Los fabricantes de drogas de mercado negro encuentran la fórmula de un fármaco, y modifican la molécula ligeramente para que tenga el mismo efecto en las personas pero que no sea técnicamente la misma sustancia, explicó Artigiani.

"Hay un artículo en una revista, un documento de patente o algo que se produce", comentó. "Los farmaceutas ilegales lo encuentran y lo reproducen, o modifican las moléculas para buscar otros tipos de cosas que no sean ilegales, que todavía no se hayan clasificado".

Otros opiáceos sintéticos callejeros incluyen sustancias con nombres como W-18, AH-7921 y MT-45, según el testimonio que proveyó al Congreso James Hall, epidemiólogo del Centro de Investigación Aplicada sobre el Uso de Sustancias y las Disparidades Sanitarias de la Universidad de Nova Southeastern, en Miami.

Los fabricantes de drogas ilegales también producen otras categorías de drogas de diseño además de los opiáceos sintéticos, dijo Hall, lo que incluye versiones sintéticas de cannabinoides, estimulantes y alucinógenos.

Casi todos los opiáceos sintéticos y otras drogas de diseño son fabricados en China, testificó ante el Senado el director de Política Nacional de Control de Drogas de EE. UU., Michael Botticelli.

Las drogas de diseño entran en Estados Unidos a través del correo o por las fronteras con México o Canadá, dijo, y con frecuencia se venden en tiendas de productos relacionados con la marihuana ("head shops") y otras tiendas minoristas.

Los legisladores estatales y federales están revisando las leyes diseñadas para mejorar la respuesta contra los nuevos narcóticos sintéticos, dijo Botticelli, y Estados Unidos lidera conversaciones con socios internacionales para mejorar la respuesta global a esas drogas.

Pero ahora mismo, las fuerzas del orden con frecuencia están varios pasos por detrás de los traficantes porque las leyes de EE. UU. no tienen la flexibilidad suficiente como para ilegalizar con rapidez los análogos farmacológicos emergentes, lamentó Rosenberg ante el Congreso.

"Casi siento que cada vez que firmo una regulación administrativa de control simplemente le estoy diciendo a los malos 'ya no pueden hacer esta. Dedíquense a hacer la otra'. Y eso es lo que hacen", dijo Rosenberg. "Por cada sustancia que hemos controlado, de forma legislativa o administrativa, hay 11 más disponibles que no están controladas".

Esto te va a interesar:

Más información

Para más información sobre las drogas sintéticas, visite el Comité Judicial del Senado de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Guia de medicamentos a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad