SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El 50% no controla su hipertensión y colesterol

Por HolaDoctor/Healthday -
El 50% no controla su hipertensión y colesterol

Uno de cada dos estadounidenses tiene niveles de presión arterial y colesterol fuera de control. Ambas afecciones son factores de riesgo de la enfermedad cardiaca, según advierten las autoridades federales de salud.

Según el más reciente informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., un tercio de los adultos sufre de hipertensión (presión arterial alta), más o menos la misma proporción que hace diez años.

Algo quizás más preocupante es que apenas 46 por ciento tenía la afección bajo control, a pesar del hecho de que la mayoría cuenta con algún tipo de seguro de salud (lo que quiere decir que pueden acceder a la atención), y el 70 por ciento de hecho recibía tratamiento con fármacos reductores de la presión arterial.


Los CDC informaron sobre cifras similares para el colesterol. Uno de cada tres adultos de EE. UU. tenía el colesterol "malo" elevado, pero apenas un tercio de esos adultos tenía el colesterol bajo control. De hecho, apenas 48 por ciento recibe tratamiento para la afección. Una vez más, la mayoría de los afectados contaba con seguro de salud, público o privado.

El Dr. Thomas R. Frieden, director de los CDC, señaló que en conjunto "cien millones de adultos de EE. UU., es decir, casi la mitad de los adultos del país, tienen hipertensión o hipercolesterolemia".

"La enfermedad cardiaca es la principal causa de muerte en EE. UU. La hipertensión y la hipercolesterolemia están fuera de control en la mayoría de estadounidenses que sufren de esas afecciones", continuó Frieden, en declaraciones en una conferencia de prensa del martes. "Aunque en la última década ha habido avances, no ha sido suficiente".

La enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular le cuestan al país casi 300 mil millones de dólares al año solo en costos médicos directos, apuntó, y se calcula que los costos se triplicarán para 2030.

El Dr. Howard Weintraub, director clínico del Centro de Prevención de la Enfermedad Cardiovascular del Centro Médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York, atribuye parte del problema a la "inercia terapéutica", en la que los médicos no tienen la motivación adecuada para tratar al paciente, ya sea por temor a que el medicamento podría hacerle daño al paciente o porque no están familiarizados con el grado de beneficio de los fármacos.

Y en algunos casos, el tratamiento efectivo puede incluso resultar contraproducente, porque algunas personas piensan que los niveles de colesterol reducidos por las estatinas son "una tarjeta de crédito [que significa que] pueden comer indiscriminadamente", advirtió.

Según dos informes que aparecen en la edición del 1 de febrero de la revista Morbidity and Mortality Weekly Report que analizaron datos del masivo estudio Encuesta nacional de examen de la salud y la nutrición (NHANES), los índices de control para la presión arterial y el colesterol elevados eran particularmente bajos entre los estadounidenses de origen mexicano y las personas de bajos ingresos.

Algo que no sorprende es que los niveles de presión arterial y colesterol también estaban peor controlados entre individuos que no contaban con seguro de salud.

"Tener seguro es necesario pero no suficiente para controlar estas dolencias", aseguró Frieden. "Las probabilidades de que las controlen se determinan por el sistema en que son atendidos [en vez de] por sus características personales, si tienen cobertura".

La Ley de Seguro Asequible ofrece evaluaciones gratuitas tanto para la presión arterial como para el colesterol. Mientras tanto, ciertos sistemas de atención de salud han logrado mejorar el control de la presión arterial, y dichos sistemas podrían ser modelos a imitar, anotó.

Otras iniciativas, como las directrices dietéticas publicadas por el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) el lunes, así como medidas para limitar la ingesta de sal y grasas trans, también podrían ayudar, afirmó.

El recién publicado informe de los CDC sobre la hipertensión y el colesterol alto, "Vital Signs" (señales vitales), urge a un método integral que conlleva un mejor acceso a la atención, una mejor atención preventiva y una mejor adherencia del paciente. La agencia también trabaja en iniciativas para fomentar el permanecer activo, comer bien y mantener un peso saludable.

"La principal causa de muerte prevenible y la principal causa de muerte es la enfermedad cardiovascular, y las principales causas de ésta incluyen la hipertensión y el colesterol alto", concluyó Frieden. "Aunque en años recientes se han hecho avances, todavía es demasiado poco, y la mayoría de estadounidenses que sufren de estas afecciones no las tienen bajo control".



Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad