SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Dormir en el sofá puede resultar letal para los bebés, halla un estudio

Por Tara Haelle, Reportero de Healthday -
Dormir en el sofá puede resultar letal para los bebés, halla un estudio

Los investigadores descubren un riesgo más elevado de SMSL y asfixia

LUNES, 13 de octubre de 2014 (HealthDay News) -- Uno de los lugares más peligrosos para que un bebé duerma es un sofá, según un estudio reciente.

De casi 8,000 muertes de bebés mientras dormían en Estados Unidos, los investigadores encontraron que alrededor del 12 por ciento se relacionaron con un sofá. Y casi tres cuartas partes de esos bebés eran recién nacidos.

"Fue impactante que una de cada ocho muertes por SMSL y relacionadas con el sueño en los bebés ocurriera en un sofá", comentó el coautor del estudio, el Dr. Jeffrey Colvin, pediatra del Hospital Pediátrico Mercy, en Kansas City. "Nadie piensa en el sofá como un lugar en que los bebés duerman. La proporción fue muchísimo más alta de lo que hubiera pensado".

El SMSL se refiere al síndrome de muerte súbita del lactante, la muerte sin explicación de un bebé aparentemente sano que ocurre mientras duerme. Alrededor de 4,000 bebés mueren de SMSL cada año en Estados Unidos, aunque las tasas se redujeron a la mitad en los 90 después de que los pediatras comenzaran a animar a los padres a poner a los bebés a dormir de espaldas.

El nuevo estudio halló que los bebés que murieron durmiendo en el sofá tenían casi el doble de probabilidades de haber muerto de asfixia o estrangulación que los bebés que murieron mientras dormían en otros lugares. Entre esos bebés, el 40 por ciento murieron debido a asfixia o estrangulación, el 36 por ciento tuvieron una causa de muerte no determinada y el 24 por ciento murieron de SMSL.

Colvin y sus colaboradores observaron más de 7,900 casos de muerte de bebés mientras dormían, sobre las que se informó en un periodo de ocho años en 24 estados. Alrededor de la mitad de esas muertes ocurrieron en una cama de adultos, y una de cada cinco ocurrió en una cuna. Pero los investigadores se enfocaron en aproximadamente mil muertes en sofás.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 13 de octubre de la revista Pediatrics.

La gran mayoría de los bebés que murieron en los sofás tenían tres meses o menos de edad. Y varias otras características distinguieron a esas muertes de las muertes de bebés que dormían en otras superficies, según el informe.

Los bebés que dormían en un sofá tenían seis veces más probabilidades de estar durmiendo en un lugar nuevo, en comparación con los bebés que murieron en camas de adultos o en sus cunas. Esto implica que haberse quedado dormido en el sofá podría haber sido algo accidental, comentó la Dra. Cigal Shaham, médica encargada del Centro Médico Cedars-Sinai, en Los Ángeles.

"Los bebés con frecuencia terminan dormidos en el sofá porque uno de sus padres intenta darle de comer al bebé sin molestar al otro padre, o creen que verán televisión o harán otra cosa mientras están despiertos con el bebé a mitad de la noche, pero se quedan dormidos sin querer por el agotamiento", planteó.

El estudio también encontró que los bebés que murieron mientras dormían en el sofá tenían más o menos el doble de probabilidades de estar durmiendo con otra persona, en comparación con los que murieron mientras dormían en otros lugares.

"En casi el 90 por ciento de las muertes en un sofá, el bebé compartía el sofá con un adulto", señaló Colvin. "Con tan poco espacio y la probabilidad de que el bebé se hubiera colocado entre el adulto y los cojines traseros, no es difícil de imaginar que un bebé podría ser asfixiado de forma accidental por el adulto o por los cojines", señaló.

Pero en otras situaciones, quizá los padres o cuidadores no se hayan dado cuenta de que el sofá no es un lugar seguro para el bebé siempre y cuando estuvieran cerca.

"Quizá intentaran trabajar, limpiar o cocinar, y creían que podían cuidar al bebé si estaba en el sofá", dijo Shaham. "Pero el sofá es tan peligroso para los niños porque es blando, lo que significa que pueden asfixiar con más facilidad, y con frecuencia tiene una inclinación, de forma que los bebés pueden ponerse de estómago, rodar entre el sofá y los cojines traseros, o incluso rodar hasta caerse del sofá".

Los bebés que murieron en el sofá también tenían más probabilidades de presentar otros factores de riesgo del SMSL, o de otros tipos de muerte de bebés mientras duermen, que los bebés que murieron en otros lugares, según el estudio.

Por ejemplo, las madres de los bebés que murieron en los sofás tenían alrededor de un 40 por ciento más de probabilidades de haber fumado durante el embarazo que las madres de los bebés que murieron en otros lugares.

Los bebés que murieron mientras dormían en un sofá también eran más propensos a ser blancos y a que los encontraran de costado (otro factor de riesgo del SMSL), en comparación con los bebés que murieron en otros lugares.

"Los padres siempre deben recordar que el SMSL puede ocurrir en cualquier momento (durante las siestas o de noche) y que puede ocurrir en cualquier lugar, ya sea en casa, en la guardería, o en casa de una niñera o cuidador", advirtió Colvin. "Siempre se deben cumplir las indicaciones básicas para un sueño seguro: el bebé siempre debe dormir solo, de espaldas y en una cuna. Dormir solo significa que no haya otras personas, ni almohadas, mantas ni otros objetos blandos".

Shaham sugirió que los padres planifiquen por adelantado y reconozcan sus propias limitaciones para evitar quedarse dormidos con el bebé accidentalmente.

"Los padres deben estar conscientes de su propio agotamiento", aconsejó.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre un sueño seguro para los bebés.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad