SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Dejar de fumar después del diagnóstico de esclerosis múltiple podría retrasar la progresión de la enfermedad

Dejar de fumar después del diagnóstico de esclerosis múltiple podría retrasar la progresión de la enfermedad

Un estudio halla que la progresión de la enfermedad se acelera un 5 por ciento por cada año adicional con el hábito de fumar

MARTES, 8 de septiembre de 2015 (HealthDay News) -- Un estudio reciente halla que la esclerosis múltiple progresa más rápido en las personas que siguen fumando en comparación con aquellos que dejan de fumar después del diagnóstico.

"Este estudio demuestra que fumar después del diagnóstico de esclerosis múltiple tiene un impacto negativo en la progresión de la enfermedad, mientras que reducir el hábito puede mejorar la calidad de vida del paciente y retrasar varios años la aparición de [la fase secundaria progresiva de la enfermedad]", escribieron el Dr. Jan Hillert, del Instituto Karolinska de Suecia, y colegas.

"Las pruebas científicas respaldan claramente la recomendación de que los pacientes con esclerosis múltiple deben dejar de fumar. Los servicios de salud para los pacientes de esclerosis múltiples deben organizarse para apoyar este cambio de estilo de vida", concluyeron los autores del estudio en el informe publicado en línea el 8 de septiembre en la revista JAMA Neurology.

La esclerosis múltiple es una enfermedad del sistema nervioso que afecta el cerebro y la médula espinal. Los síntomas pueden incluir problemas de visión, debilidad muscular, problemas de coordinación y equilibrio, problemas de razonamiento y memoria.

Fumar es un factor de riesgo conocido para la esclerosis múltiple, aseguraron los autores del estudio. La esclerosis múltiple comienza con recaídas irregulares y empeoramiento, pero por lo general evoluciona luego de 20 años a lo que se conoce como enfermedad secundaria progresiva (SP). El momento de inicio de la enfermedad hasta la fase secundaria progresiva es una medida de progresión de la esclerosis múltiple de uso generalizado, explicaron los autores en un comunicado de prensa de la revista.

En el estudio participaron más de 700 pacientes de esclerosis múltiple de Suecia que fumaban al momento del diagnóstico. Algunos pacientes siguieron fumando mientras que otros dejaron de hacerlo en el término de un año, señalaron los investigadores.

Cada año adicional con el hábito de fumar después del diagnóstico de esclerosis múltiple aceleraba en un 5 por ciento el momento de aparición de la fase secundaria progresiva de la enfermedad, de acuerdo con los resultados del estudio. Las personas que continuaron fumando después del diagnóstico presentaron la fase secundaria progresiva de la enfermedad antes (edad promedio de 48 años) que aquellos que dejaron de fumar (edad promedio de 56 años), reveló la investigación.

El estudio se suma a las evidencias de que fumar es un factor de riesgo importante, aunque modificable, de la esclerosis múltiple, escribieron la Dra. Myla Goldman, de la Universidad de Virginia en Charlottesville, y el Dr. Olaf Stuve, del Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern en Dallas, en un editorial acompañante.

"Lo más importante es que, a nuestro entender, aporta la primera evidencia de que dejar de fumar parece retrasar la aparición de la fase secundaria progresiva de la esclerosis múltiple y proporciona un beneficio de protección. Por lo tanto, aún después del diagnóstico de esclerosis múltiple, fumar es un factor de riesgo que vale la pena modificar", escribieron Goldman y Stuve.

Más información

Encuentre ayuda para dejar de fumar en SmokeFree.gov.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad