SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Consumir grasa en exceso provoca comer más

Por HolaDoctor -
Consumir grasa en exceso provoca comer más
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Un estudio del científico mexicano Luis A. Téllez, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, halló que la comida rica en grasas interrumpe el circuito de gratificación entre el intestino y el cerebro en el que participa la producción de dopamina (un neurotransmisor que regula el placer en el sistema nervioso central), por lo que al verse detenida la señalización, se aviva el deseo de comer más.

El resultado de la investigación, publicado en la edición del mes de agosto de la revista Science, reportó el descubrimiento de un mensajero molecular, un lípido del intestino conocido como oleoiletanolamina (OEA) que controlaría la percepción de recompensa del cerebro desde el intestino.

Comunicación intestino y cerebro

El investigador mexicano, quien se encuentra realizando una estancia postdoctoral becado por la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del Distrito Federal (SECITI) y su grupo, realizaron pruebas con ratones y notaron que el circuito de comunicación entre el intestino y el cerebro se interrumpía al someter a los roedores a dietas altas en grasas.

En el experimento se utilizaron dos clases de ratones: uno grupo fue alimentado con una dieta alta en grasas y el otro, con un régimen bajo en grasa. Los resultados arrojaron que el primer de grupo de roedores tenía niveles bajos e inusuales de OEA en el intestino y que no producían mucha dopamina. En cambio, el otro grupo tenía niveles normales de dopamina y de OEA.

"Esto quiere decir que el consumo excesivo y prolongado de alimentos altos en grasa atenúan la sensación de recompensa inducida por la dopamina, lo que lleva a comer aún más alimentos ricos en grasas para tratar de compensar ese mecanismo de placer", señala en el artículo de la revista Science.

Para comprobar su hipótesis y revertir el efectos de los alimentos grasosos, los investigadores sometieron a los roedores a una infusión de OEA en los intestinos y lograron restaurar la respuesta basada en la recompensa dopaminérgica. Pese a que estaban acostumbrados a una dieta alta en grasas, con la infusión comenzaron a comer más alimentos bajos en grasa.

La investigación sostiene que la administración de oleoiletanolamina puede desempeñar un papel clave en la restauración de la señalización generada por el intestino y la deficiencia de dopamina en el cerebro, y puede aumentar el valor de recompensa al consumir alimentos más saludables bajos en grasas.

El placer de la comida

Por otro lado, un estudio realizado conjuntamente por las universidades de Oregon, Texas y Yale, y publicado en la revista Science, encontró que la sensación de placer provocada por la ingestión de determinados alimentos, está asociada a la liberación de dopamina en el cerebro.

Durante el estudio observó que en aquellos participantes cuyo número de receptores para la dopamina era muy escaso, se atenuaba o se retrasaba la sensación placentera, por lo que seguían comiendo con la intención de conseguirla.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad