SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Conceptos de 'sacrificio' personal ayudan a los médicos a aceptar regalos del sector

Por Alan Mozes, Reportera de Healthday -
Conceptos de 'sacrificio' personal ayudan a los médicos a aceptar regalos del sector

Un estudio sugiere que las compañías farmacéuticas y de dispositivos pueden manipular la necesidad de los médicos de sentirse 'apreciados'

MARTES, 14 de septiembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Si se dice a los médicos que han estudiado y trabajado mucho para llegar al lugar que ocupan actualmente, para ellos resulta más fácil justificar aceptar regalos de las compañías farmacéuticas y de dispositivos médicos, según un estudio reciente.

Aunque los esfuerzos por controlar el número de regalos promocionales (que van desde bolígrafos hasta viajes pagados) que se ofrecen a los médicos estadounidenses han logrado cierto éxito en los últimos años, los conflictos de interés que surgen de la práctica siguen siendo un problema, aseguran los autores de un estudio que aparece en la edición del 15 de septiembre de la revista Journal of the American Medical Association.

"El sector farmacéutico y la profesión médica tienen que interactuar", señaló la autora del estudio Sunita Sah, actualmente becaria postdoctoral de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte. "Pero esa interacción, sobre todo a la luz de las tentaciones involucradas y la amenaza potencial a la confianza del público, tiene que ser manejada con más cuidado de lo que ha sido tradicional".

En la última década, ha habido un movimiento por imponer estándares claros en la relación entre los médicos y el sector farmacéutico y de dispositivos médicos.

Por ejemplo, muchos centros médicos y universidades de EE. UU. han creado directrices más estrictas para que los empleados acepten la generosidad del sector. Y a principios de 2009, la Pharmaceutical Research and Manufacturers of America, que representa alrededor de 40 importantes fabricantes de medicamentos, firmó un código voluntario. El código estableció una moratoria sobre los "regalos" del sector de artículos pequeños con marcas, como bolígrafos, jaboneras y tazas.

Esa medida siguió a la adopción de la organización en 2002 de una prohibición completa de artículos costosos, como entradas a eventos deportivos o viajes de vacaciones, que antes se regalaban a los médicos. El código también estableció que las becas educativas financiadas por el sector fueran administradas por expertos independientes.

Sin embargo, Sah y colegas enfatizan que el sector sigue haciendo regalos, y los fabricantes de fármacos y dispositivos buscan agradar a los médicos para aumentar su participación en el mercado.

En el nuevo estudio, llevado a cabo en 2009, Sah y colegas distribuyeron tres encuestas sobre calidad de vida a unos 300 médicos residentes pediátricos y de medicina familiar. Sah llevó a cabo el estudio mientras era candidata doctoral de la Facultad de Administración Tepper de la Universidad de Carnegie Mellon en Pittsburgh.

Los autores plantearon una serie de preguntas para medir las opiniones sobre los regalos del sector. Algunas preguntas también trataban de los sacrificios que los médicos habían realizado (la pérdida de sueño, los horarios de trabajo, la deuda acumulada) mientras estudiaban la carrera. También preguntaban sobre los sueldos estancados y las muchas deudas que pueden crear dificultades para tantos en el campo de la medicina.

Los resultados: Aunque pocos médicos indicaron que sus condiciones de trabajo eran "malas", los médicos a quienes se recordó los sacrificios que habían hecho para llegar al lugar en que estaban ahora eran mucho más propensos a considerar que recibir regalos del sector era aceptable.

Específicamente, alrededor del 48 por ciento de aquellos a quienes se recordó sobre los sacrificios que hacían como médicos pensaban que aceptar regalos del sector era adecuado, frente a alrededor del 22 por ciento de aquellos a quienes no se les hizo el recordatorio.

Cuando se les preguntó de forma directa, la mayoría de médicos no estuvo de acuerdo con la afirmación de que "los salarios estancados y los niveles crecientes de deuda" harían que aceptar regalos del sector estuviera bien. Pero la exposición a la idea durante el estudio aumentó el número de médicos que pensaban que aceptar regalos era aceptable a más de 60 por ciento, señalaron los investigadores.

Sah dijo que al final, se puede convencer a los médicos con facilidad para que consideren los regalos como una forma de "agradecimiento" por todo su duro trabajo y sacrificios.

"Si podemos cambiar algunas de esas normas éticas que actualmente favorecen estos tipos de regalos y en su lugar considerarlos como los sobornos que son, en lugar de compensación por el arduo trabajo, sería algo bueno en cuanto a mantener la confianza en la profesión médica", aseguró.

"Por supuesto, la divulgación [de los regalos] es importante", añadió. "Pero en última instancia, la divulgación no resuelve el problema. No es un ataque directo contra el problema. Desde el punto de vista del consumidor, debe haber más presión sobre la profesión médica para que simplemente renuncien a estos conflictos de interés. Y aunque ciertamente diría que ahora se hace un mayor esfuerzo por lograrlo que hace, por ejemplo, cinco años, creo que todavía nos falta un largo camino".

Por su parte, el Dr. Jorge J. Guerra, Jr., vicepresidente asociado de asuntos clínicos de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami, concurrió en que "sin duda aceptar regalos confunde el juicio [de los médicos]".

"Pero aunque muchos estudios han demostrado que es verdad, es una situación complicada", aseguró Guerra, que también es director médico del Grupo Médico de la Universidad de Miami. "Revisar las políticas conlleva tiempo porque se desea seguir fomentando un intercambio educativo sano entre el sector médico y los médicos, en un ambiente abierto".

"Pero diría que, en general, la incidencia de interacciones inadecuadas con el sector se ha reducido de forma dramática en los últimos años", agregó Guerra. "Esto es esencial, porque incluso la apariencia de la percepción de un conflicto de interés es intolerable. Porque nuestro compromiso es con el paciente, y con proveer a los pacientes la mejor atención médica posible sin influencias indebidas".

Más información

La American Medical Association tiene más información sobre este tema.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad