SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Alerta: 1 de cada 5 estudiantes fue abusada

Por HealthDay/HolaDoctor -
Alerta: 1 de cada 5 estudiantes fue abusada
CRÉDITO: THINKSTOCK

Casi una de cada cinco jóvenes universitarias ha sido violada o ha sufrido un intento de violación en su primer año de universidad privada en el norte del estado de Nueva York, informa un estudio reciente. Muchas de ellas aseguran haber sido violadas mientras se encontraban bajo la influencia del alcohol o las drogas.

Según reportan los investigadores, el alcohol y las drogas tuvieron mucho que ver con los abusos sexuales, ya que hasta el 15 por ciento de las mujeres jóvenes reportaron que habían sido víctimas de una violación mientras estaban "incapacitadas" o no plenamente conscicntes en su primer año en la universidad.

"Encontramos que las probabilidades de una violación mientras se está incapacitada son más altas que la violación a la fuerza en la universidad que en la comunidad", según estos resultados y estudios previos sobre los abusos sexuales, señaló la autora líder, Kate Carey, profesora de ciencias de la conducta y sociales de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island.

Los hallazgos del estudio aparecen en la última edición de la revista Journal of Adolescent Health.

El estudio también encontró que una minoría importante de las mujeres jóvenes fueron violadas antes de entrar en la universidad. Esas estudiantes parecen experimentar un aumento particular en el riesgo de violación durante su primer año en la universidad, de acuerdo con los investigadores.

"Las estudiantes que experimentaron una violación mientras estaban incapacitadas antes de entrar a la universidad tenían seis veces más probabilidades de experimentar una violación mientras estaban incapacitadas, y más de cuatro veces más probabilidades de ser violadas a la fuerza, durante su primer año en la universidad, en comparación con las mujeres que no habían sido violadas mientras estaban incapacitadas antes de entrar a la universidad", escribió en un editorial publicado junto con el estudio Heather McCauley, profesora asistente de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh.

El nuevo estudio se basa en cuestionarios administrados a casi 500 estudiantes de primer año de sexo femenino que comenzaban la universidad. Las mujeres jóvenes respondieron a las preguntas al llegar al campus, al final del semestre de otoño y el de primavera, y al final del verano tras su primer año en la universidad.

"Es un gran periodo de transición", dijo Carey. "Muchas se mudan de sus casas, estableciéndose en una nueva estructura social y en una nueva vivienda. Sabíamos que era un periodo en que las conductas de salud cambian mucho, y se presentan tanto oportunidades como riesgos".

Los cuestionarios fueron diseñados para evaluar si esas jóvenes habían experimentado una violación mientras estaban incapacitadas o a la fuerza, independientemente de si se trataba de un intento o de un acto llevado a cabo.

Los investigadores encontraron que el 18 por ciento de las mujeres que entraban en su primer año habían experimentado una violación mientras estaban incapacitadas antes de entrar a la universidad, y el 15 por ciento habían experimentado una violación a la fuerza. Hay cierto solapamiento, ya que algunas mujeres jóvenes reportaron haber experimentado ambos tipos de violación, señaló Carey.

El estudio definió la violación como "penetración vaginal, oral o anal que se logra mediante amenazas de violencia o el uso de la fuerza física, o usando la táctica de incapacitar a la víctima". Otras formas de mala conducta sexual, como los contactos físicos no deseados o el abuso verbal, no se incluyeron como violación ni intento de violación.

En el primer año de universidad, el 15 por ciento de las estudiantes experimentaron una violación mientras estaban incapacitadas, y el 9 por ciento fueron violadas a la fuerza, según los hallazgos.

Para el comienzo del segundo año, el 26 por ciento de las universitarias habían experimentado una violación mientras estaban incapacitadas y el 22 por ciento habían sido violadas a la fuerza en algún momento de sus vidas, mostraron los hallazgos.

Más de una tercera parte de las mujeres (el 37 por ciento) habían experimentado un intento de violación o habían sido violadas al menos una vez entre los 14 años de edad y el inicio del segundo año en la universidad, según los datos.

"Encontramos que una importante minoría de las mujeres jóvenes, cuando se les pregunta de forma confidencial y en colaboración, reportan que han experimentado un intento de violación o una violación completa", lamentó Carey.

El problema no se limita al campus, apuntó Scott Schneider, abogado especializado en educación superior de Fisher & Phillips, y ex abogado asociado general de la Universidad de Tulane, en Nueva Orleáns.

Schneider dijo que la tasa de abuso sexual de todas las mujeres de 17 a 23 años es alta, independientemente de si van a la universidad.

"No se trata de una epidemia de violaciones en la universidad. Se trata de una epidemia de violaciones", señaló. "Como sociedad, tenemos un verdadero problema de violencia contra las mujeres. No estoy seguro de que ninguno de los datos respalde la opinión de que estar en la universidad aumente las probabilidades de alguna forma. Es horrible, pero amerita una respuesta cultural más amplia que no se limite solo a las universidades".

Carey se mostró de acuerdo, y enfatizó que padres, maestros y consejeros deben tener conversaciones serias con los adolescentes sobre la violencia sexual y los riesgos de usar alcohol y drogas. Y esas conversaciones deben comenzar en la escuela secundaria.

Tanto los chicos como las chicas adolescentes deben comprender que "beber hasta quedar incapacitados conlleva riesgos que incluyen el abuso sexual, además de lesiones y otros problemas de salud", enfatizó.

También se debe enfatizar la importancia de los encuentros sexuales, explicó Carey.

"Hoy en día, los campus intentan realmente tener una conversación matizada sobre el hecho de que si una persona decide consumir alcohol, no está aceptando tener relaciones sexuales", comentó. "La intoxicación o estar incapacitado no es un permiso para aprovecharse de alguien de ninguna forma".

Schneider planifica aconsejar a su hija de 15 años que evite el consumo extremo de alcohol, y que elija amigos que la cuiden si queda incapacitada.

"Intente rodearse de personas que, si ven que pasa algo malo, intervengan, digan que no y lo impidan", planteó. "Rodéese de personas en las que confíe, que no se aprovechen de usted".

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad