SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cómo afrontar las lesiones invernales

Cómo afrontar las lesiones invernales

Tomar precauciones de seguridad puede prevenir los problemas graves durante las actividades de invierno

JUEVES, 1 de enero de 2015 (HealthDay News) -- Si hacer ejercicio al aire libre es parte de su lista de propósitos de año nuevo, no deje que el frío se lo impida, sugiere la Asociación Nacional de Entrenadores Deportivos (National Athletic Trainers' Association, NATA).

Pero el grupo advierte que es esencial tener en cuenta las posibles lesiones asociadas con las temperaturas bajas, y tomar ciertas medidas de seguridad cuando decida salir al aire libre en los meses de invierno.

"Muchos casos de lesiones relacionadas con el frío son prevenibles, y se pueden tratar de forma exitosa si se reconocen adecuadamente y se tratan de forma eficiente y efectiva", planteó en un comunicado de prensa de la NATA Thomas A. Cappaert, autor líder de la declaración de la asociación sobre las lesiones ambientales en invierno.

"Con una planificación y una educación por anticipado, todos podemos disfrutar de las actividades invernales siempre y cuando cumplamos primero los protocolos que garantizan la seguridad y una buena salud", enfatizó Cappaert, profesor de bioestadística de la Universidad de Profesiones Sanitarias de las Montañas Rocosas en Provo, Utah.

Los niños y las personas mayores de 50 deben salir del frío con frecuencia. Y las personas de todas las edades deben tomar medidas para reducir el riesgo de lesión y enfermedad asociado con la exposición al frío, advirtió la NATA en la revista Journal of Athletic Training.

Las medidas de precaución que recomiendan incluyen:

  • Vístase en capas. Asegúrese de usar ropa aislante que permita la evaporación y una absorción mínima del sudor.
  • Haga pausas. Asegúrese de entrar a calentarse siempre que sea necesario. Al aire libre, pruebe con calefactores externos o use capas adicionales de ropa.
  • Coma una dieta equilibrada.
  • Beba bastante agua o bebidas deportivas para mantenerse hidratado.
  • Evite el alcohol.

Los deportistas de invierno no son las únicas personas en riesgo de lesiones relacionadas con el frío, según la NATA. Los que participan en juegos de equipo tradicionales con temporadas que duran hasta principios de invierno o que comienzan a principios de primavera, el personal militar, el personal de seguridad o servicios públicos y los trabajadores de la construcción tienen un riesgo más alto de lesiones relacionadas con el frío.

Los problemas de salud relacionados con el frío más comunes caen en tres categorías:

Una temperatura interna más baja, por ejemplo la hipotermia: Las señales de hipotermia incluyen escalofríos, un aumento en la presión arterial, dificultades con las habilidades motoras finas, problemas con la memoria y una sensación de letargo. Según la NATA, la temperatura interna del cuerpo también se reduce a entre 98.6 y 95.6 ºF (entre 37 y 35.3 ºC).

En esos casos, hay que quitar la ropa mojada o húmeda y reemplazarla con ropas o sábanas calientes y secas. Las personas con hipotermia también se deben llevar a un sitio cálido y cubierto. Solamente se debe aplicar calor al torso, las axilas, el pecho y las ingles. Consumir bebidas sin alcohol y comidas cálidas también puede ayudar a aliviar los escalofríos y ayudar al cuerpo a producir calor. Evite el masaje con fricción de la piel, porque podría empeorar el daño de la congelación.

Lesiones de las extremidades por congelamiento, lo que incluye la congelación: Los síntomas de congelación superficial incluyen inflamación, que la piel se vea roja o gris, rigidez y hormigueo o quemazón, según la NATA.

Cuando hay congelación, la piel debe recalentarse con ropa cálida. Si el color normal no vuelve tras unos cuantos minutos, se deben sumergir las extremidades en agua tibia durante hasta 30 minutos. Una vez se haya descongelado del todo, la piel debe hacerse más flexible y volver al color normal. No use masaje de fricción ni aplique calor directo, como una almohadilla térmica, a las áreas afectadas.

Lesiones de las extremidades sin congelamiento, como sabañones y pie de trinchera: Los sabañones ocurren tras más de una hora de exposición a temperaturas húmedas y frías por debajo de los 50.6 ºF (10.3 ºC). Pueden aparecer pequeños bultos rojos. Otras señales de esta afección incluyen inflamación, sensibilidad, picazón y dolor, según la NATA.

Cuando esto sucede, hay que quitarse la ropa húmeda o ajustada. Se debe lavar y secar suavemente el área afectada, elevarla y cubrirla con ropas o sábanas tibias, sueltas y secas. Evite tocar cualquier ampolla que aparezca y no aplique masaje con fricción, cremas ni calor directo.

El pie de trinchera (o de inmersión) se da cuando la exposición a ambientes fríos y húmedos dura entre 12 horas y cuatro días. Las señales de esta lesión incluyen el dolor, la quemazón, el hormigueo o el picor. Las personas con esta afección pueden también perder la sensación o desarrollar piel azulada o con manchas, inflamación o ampollas. La piel también puede ablandarse y romperse, según la NATA.

En esos casos, primer se debe limpiar y secar el área afectada. Luego, aplicar paquetes térmicos o mojar el área en agua tibia durante cinco minutos. Para prevenir esta lesión, asegúrese de cambiarse las medias frías o mojadas, y dejar que los zapatos se sequen antes de usarlos, recomendó la NATA.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen consejos adicionales de seguridad para las actividades al aire libre durante el invierno.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad