SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Avance en medio de la confusión que causa la quimioterapia

Por Kathleen Doheny, Reportera de Healthday -
Avance en medio de la confusión que causa la quimioterapia

Aunque se acepta como algo real, el "quimiocerebro" sigue aturdiendo a pacientes e investigadores

VIERNES, 28 de mayo (HealthDay News/DrTango) -- Para muchos pacientes de cáncer, la quimioterapia puede ser la posibilidad de tener un futuro. Además, se ha demostrado que una terapia más agresiva de dosis elevada produce mejores resultados.

Pero esto también tiene una desventaja: La quimioterapia se relaciona con la confusión mental conocida como "quimiocerebro".

Durante años, las quejas de los pacientes se desestimaban como "algo que está en su cabeza", pero ya no es así. Este es ahora el tema de investigaciones serias con investigadores que se esfuerzan por determinar por qué sucede y qué se puede hacer para quienes sufren de ella.

Incluso con más concentración en la investigación sobre el quimiocerebro, muchos médicos que atienden a pacientes de cáncer o bien no conocen el fenómeno o no piensan en discutir la posibilidad con sus pacientes, señaló Saskia Subramanian, socióloga investigadora de la Facultad de medicina David Geffen de la Universidad de California en Los Ángeles, que ha investigado y publicado sobre el quimiocerebro y escribió After the Cure: The Untold Stories of Breast Cancer Survivors (Historias no contadas de los supervivientes de cáncer de mama).

Insta a los pacientes a traerlo a colación ellos mismos, sobre todo si creen que lo están experimentándolo.

Entre los síntomas se pueden citar:

  • Olvidar cosas fáciles de recordar, como nombres o palabras.
  • Tener problemas de concentración.
  • Tener dificultad para realizar varias tareas simultáneamente
  • Tomar más tiempo en las tareas rutinarias

Se desconoce exactamente cuántas personas desarrollan quimiocerebro, coincidieron Subramanian y Christina Meyers, profesora y jefe de neuropsicología del Centro Oncológico M.D. Anderson de Houston, que ha investigado la afección durante más de dos décadas.

"Yo diría que más de la mitad de los pacientes de cáncer que reciben tratamiento activo tienen algún tipo de sintomatología" relacionada con la quimioterapia, aseguró Meyers. "Oscila entre leve y muy grave el hecho de que una persona no pueda realizar sus actividades normales".

Subramanian aseguró que los cálculos varían ampliamente, de 20 o 30 por ciento a 90 por ciento entre los pacientes de quimioterapia. "Yo creo que está más o menos en el medio", opinó. "Sospecho que tiene que ver con lo agresivo que sea el tratamiento".

Debido a que la tendencia es hacia quimioterapia más agresiva, hay presión por saber más acerca de la afección, lo que subyace a ella y cómo sobrellevarla.

Los investigadores que han hecho estudios sobre imaginología del cerebro han detectado cambios en la actividad cerebral de los pacientes de cáncer tratados con quimioterapia, frente a los que no recibieron este tratamiento.

Meyers aseguró que estudios recientes también encontraron lesiones agudas a las neuronas y daño a la mielina, la materia blanca que recubre las neuronas.

Son claves importantes, pero queda mucho por descubrir acerca del quimiocerebro. Aún así, nadie está sugiriendo que la gente deje de hacerse la quimioterapia recomendada, anotó Subramanian. "No es motivo para dejar de someterse a la quimioterapia necesaria", recalcó.

Algunos investigadores están examinando los medicamentos utilizados para afecciones como depresión, trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad, y demencia para determinar si estos medicamentos podrían ayudar a los pacientes de quimiocerebro. Además, también se están realizando investigaciones para desarrollar modelos animales y desarrollar medicamentos nuevos para contrarrestar los efectos del quimiocerebro, aseguró Meyers.

Pero hasta ese momento, dijo, cualquiera que se someta a quimioterapia haría bien en tomar medidas compensatorias. Entre estas se encuentran:

  • Establecer una "estación de memoria" en casa, un lugar para mantener llaves, documentos importantes y artículos relacionados con el trabajo que deba llevar a su oficina.
  • Usar una agenda en papel o digital para recordatorios de reuniones y citas.
  • Usar listas de comprobación. Una podría ser sobre cosas qué hacer al salir del trabajo, como terminar la sesión en la red, apagar la computadora, encender el correo de voz, apagar la cafetera, apagar las luces, lo que sea que haya que hacer.
  • Estacionarse en el mismo lugar en el trabajo, en el centro comercial y en los lugares a los que vaya con frecuencia.
  • No intentar realizar varias tareas simultáneamente. Incluso si antes no había quién le ganara en esto, Meyer recomendó realizar únicamente una tarea para luego seguir con la siguiente.

Sin embargo, ciertas estrategias no son útiles, agregó Meyers. Por ejemplo, una cosa que dijo que no funciona es hacer ejercicios mentales repetitivos, como crucigramas o usar videojuegos. Señaló que muchos pacientes de quimiocerebro le dicen que lo intentan, pero dijo que no parece permitirles recordar mejor los nombres.

Además, los expertos estuvieron de acuerdo en que cualquiera que tenga problemas con el quimiocerebro debe ser evaluado para asegurar que otros problemas, como depresión o problemas de tiroides, no estén contribuyendo a la confusión y a la disminución de la actividad mental.

Más información

La American Cancer Society tiene más información sobre el llamado quimiocerebro.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad