SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Más muertes por sobredosis de analgésicos y sedantes

Por HealthDay/HolaDoctor -
Más muertes por sobredosis de analgésicos y sedantes
CRÉDITO: ISTOCK

Las muertes provocadas por sobredosis de heroína y analgésicos narcóticos como Oxycontin han aumentado de forma marcada en los últimos años, y un nuevo informe encuentra que está sucediendo lo mismo con sedantes de uso común como Xanax, Valium y Ativan.

Las muertes provocadas por sobredosis de heroína y analgésicos narcóticos como Oxycontin han aumentado de forma marcada en los últimos años, y un nuevo informe encuentra que está sucediendo lo mismo con sedantes de uso común como Xanax, Valium y Ativan.

En 2013, las sobredosis con esos fármacos, conocidos como benzodiacepinas, conformaron el 31 por ciento de las casi 23,000 muertes por sobredosis de medicamentos recetados en Estados Unidos, señalaron los investigadores.

"A medida que se recetaron más benzodiacepinas, más personas han muerto por sobredosis con esos fármacos", dijo la autora del estudio, la Dra. Joanna Starrels, profesora asociada de medicina del Colegio de Medicina Albert Einstein, en la ciudad de Nueva York.

"En 2013, más del 5 por ciento de los adultos estadounidenses surtieron recetas de benzodiacepinas", señaló. "Y la tasa de muertes por sobredosis aumentó más de cuatro veces entre 1996 y 2013".

Esa epidemia no ha recibido la atención que amerita, añadió Starrels. "Ha habido una gran respuesta de salud pública ante la epidemia de consumo, adicción y sobredosis de narcóticos recetados, pero no ha habido mucha respuesta al aumento en las muertes por las benzodiacepinas recetadas", lamentó.

La tasa de muertes por las benzodiacepinas sigue siendo más baja que las muertes por sobredosis con narcóticos, pero esas muertes con frecuencia también involucran narcóticos. "Alrededor del 75 por ciento de las sobredosis con benzodiacepinas también involucran a los narcóticos", señaló Starrels.

Las benzodiacepinas son sedantes y pueden ralentizar la respiración, "sobre todo cuando se toman con alcohol o narcóticos como Oxycontin o la heroína", apuntó.

Para el estudio, Starrels y sus colaboradores usaron datos de la Encuesta de panel de gastos médicos, que rastrea las recetas de medicamentos, y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., que monitoriza las muertes por sobredosis de fármacos y drogas. Los datos cubrían los años de 1996 a 2013.

Los investigadores encontraron que el número de adultos que usaban una benzodiacepina aumentó en un 67 por ciento en el periodo de 18 años del estudio, de 8.1 millones de recetas en 1996 a 13.5 millones en 2013.

Además, la cantidad promedio de recetas surtidas se multiplicó por más de dos entre 1996 y 2013. Al mismo tiempo, la tasa de muertes por sobredosis con esos fármacos aumentó de 0.58 muertes por cada 100,000 personas en 1996 a más de 3 muertes por cada 100,000 en 2013, un aumento de más de cinco veces.

El número total de muertes por sobredosis con benzodiacepinas se ha nivelado desde 2010, dijo Starrels, pero esa tasa sigue en aumento entre los adultos mayores de 65 años, los negros y los hispanos.

Los hallazgos fueron publicados en la edición en línea del 18 de febrero de la revista American Journal of Public Health.

Se calcula que uno de cada 20 adultos surte una receta de una benzodiacepina en un año dado. Esos medicamentos se recetan para la ansiedad, los trastornos del estado de ánimo y el insomnio.

"Las benzodiacepinas son agentes muy recetados, y se deben usar juiciosamente", dijo el Dr. Scott Krakower, jefe asistente de la unidad de psiquiatría del Hospital Zucker Hillside en New Hyde Park, Nueva York.

Los pacientes con frecuencia no conocen los efectos tóxicos que pueden tener esos fármacos, sobre todo cuando se combinan con otras sustancias, como el alcohol y los narcóticos, explicó Krakower.

Además, los pacientes por lo general no reportan del todo la dosis y la cantidad de esos fármacos que toman, "lo que dificulta que los médicos de atención primaria sepan qué están tomando sus pacientes", señaló.

Los niños también están en riesgo, advirtió. "Hay preocupaciones crecientes sobre el hecho de que estos medicamentos lleguen a niños que no estén conscientes de sus letales efectos", enfatizó Krakower.

Se necesita una regulación más estricta de esos fármacos, añadió. Esto incluye recetar cantidades más pequeñas y usar otros medicamentos que no formen hábito, o benzodiacepinas de acción prolongada, sugirió.

Los padres y otros familiares deben mantener esos medicamentos lejos de los niños. Y se necesita más educación pública sobre estos fármacos y "los peligros que plantean al combinarse con el alcohol y otras sustancias", dijo Krakower.

La dependencia de estos fármacos podría conducir a "conductas de búsqueda de fármacos y drogas, y podría tener consecuencias mortales", añadió.

Más información

Para más información sobre los sedantes, visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad