SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Prueba de sangre predeciría ataque cardíaco

Por HolaDoctor -
Prueba de sangre predeciría ataque cardíaco
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Los médicos pueden saber cuando una persona sufre un ataque al corazón, pero predecirlo antes de que suceda parecía algo imposible, sin embargo, un estudio reciente que utilizó un examen de sangre para detectar ciertas células que se desprenden por el debilitamiento de los vasos sanguíneos, podría ser la clave para pronosticar cuándo una persona está a punto de tener uno.

De acuerdo con la investigación encabezada por científicos del Instituto de Investigación Biomédica Scripps de California, Estados Unidos, quienes han sufrido un ataque al corazón tienen células llamadas endoteliales circulantes (CEC) más grandes y deformes y, a menudo con muchos núcleos circulando en la sangre, las cuales no están presentes en las personas saludables.

Para llegar a dicha conclusión los investigadores realizaron un análisis de sangre en 79 pacientes que habían sufrido un ataque al corazón y compararon los resultados con los de 25 personas sanas. Buscaban determinar si era posible saber quién había sufrido un ataque al corazón simplemente por la composición celular de la sangre y comprobaron que quienes tuvieron un infarto tenían células endoteliales flotando en la sangre.

Según los resultados que se publican en Physical Biology, las células endoteliales circulantes fueron identificadas correctamente en más del 90% de los casos y se encontró que en los pacientes con ataques al corazón habría 400% veces más que en personas sanas.

Una célula endotelial es un tipo de célula aplanada que recubre el interior de los vasos sanguíneos y sobre todo de los capilares, formando parte de su pared. Los investigadores aseguran que las células endoteliales circulantes se liberarían a la sangre horas e incluso semanas antes de que se produzca el ataque cardíaco.

“Nuestro objetivo fue establecer la evidencia de que estas células endoteliales circulantes se pueden detectar de forma fiable en los pacientes después de un ataque al corazón y no están presentes en los controles sanos. Y eso es lo que hemos visto”, explicó Peter Kuhn, uno de los autores del estudio.

¿Qué es un ataque cardíaco?

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés) refiere que el ataque cardíaco (también llamado infarto o ataque al corazón) se produce si se obstruye de repente el flujo de sangre rica en oxígeno que llega a una sección del músculo cardíaco. Si el flujo de sangre no se restablece rápidamente, esa sección del músculo cardíaco (o músculo del corazón) comienza a morir.

Los ataques cardíacos son, por lo general, tratables cuando se los diagnostica con rapidez. Sin embargo, sin tratamiento, los ataques cardíacos pueden ser mortales.

¿Cómo se diagnostica un ataque cardíaco?

Electrocardiograma (ECG, por sus siglas en inglés, o a veces, EKG). Esta prueba registra la actividad eléctrica de su corazón. Puede ayudar a diagnosticar los problemas relacionados con el ritmo cardíaco o cualquier daño que la disminución del flujo de sangre pudiera haber causado al corazón.

Ecocardiograma: Esta prueba envía ondas sonoras que le permiten a su médico obtener imágenes del corazón. Las imágenes indican a su médico cuán bien está bombeando sangre el corazón. También indica si hay problemas en las válvulas cardíacas.

Radiografía de tórax: Esta prueba le permite a su médico evaluar el tamaño y la forma del corazón. También indica si hay congestión (líquido) en los pulmones.

Diagnóstico por imágenes nucleares: Esta prueba implica inyectar una cantidad muy pequeña de una sustancia radiactiva en la sangre. Esta sustancia llega hasta el corazón. Luego, una cámara especial o escáner usa la sustancia radiactiva para producir imágenes que muestran cuán bien está bombeando sangre el corazón. La sustancia radiactiva es segura y se elimina por completo del cuerpo después de terminarse la prueba.

Angiografía coronaria: Esta prueba se llama, a veces, cateterismo cardíaco. En esta prueba, se inserta un tubo largo en un vaso sanguíneo. El tubo se guía hasta el corazón o las arterias que llevan sangre al corazón. Luego, se inyecta una sustancia en el tubo. Esta sustancia es visible mediante rayos X. Esto permite a su médico ver dónde se encuentra la obstrucción que provocó la disminución en el flujo de sangre al corazón.

La enfermedades cardiovasculares

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares, -infarto al miocardio y accidente cerebrovascular-, cobran anualmente 17 millones de vidas, es decir, el 30% de los decesos. De esos 17 millones, siete fallecieron por isquemias de corazón y el resto por derrames cerebrales. La población de 65 años o más es en la que se manifiestan más las patologías cardiovasculares.

Según un informe de Signos Vitales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las enfermedades cardiovasculares, incluidas las enfermedades cardiacas y los accidentes cerebrovasculares, matan a cerca de 800 mil personas en los Estados Unidos cada año, o son responsables de una de cada tres muertes.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad