SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Algunas personas envejecen antes que otras

Por Alan Mozes, Reportero de HealthDay -
Algunas personas envejecen antes que otras

A los 38 años, la biología de algunos adultos era 20 años más vieja, encuentra un estudio

LUNES, 6 de julio de 2015 (HealthDay News) -- Los adultos que parecen tener más edad de la que tienen quizá estén envejeciendo a un ritmo acelerado, sugiere una investigación reciente.

Un estudio de personas de 38 años en Nueva Zelanda encontró que su "edad biológica", que es el estado de sus órganos, sistema inmunitario, salud cardiaca y cromosomas, variaba entre apenas 30 años y hasta 60 años.

Y cuanto mayor era su edad biológica, más edad aparentaban, añadieron los investigadores.

"Observamos marcadores clave de la integridad y salud de distintos órganos en los cuerpos de adultos relativamente jóvenes, para detectar cómo envejecían en realidad sus cuerpos", dijo el autor del estudio, Daniel Belsky, profesor asistente de medicina de la Facultad de Medicina y del Centro del Envejecimiento de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

"Lo que encontramos fue una relación clara entre un aspecto exterior avejentado y un envejecimiento más rápido en el interior", señaló Belsky. "Y también es posible medir el tipo de proceso de envejecimiento en las personas jóvenes que por lo general solo buscamos en las mayores".

En la mayoría de adultos jóvenes, la edad biológica procede de forma sincronizada con la edad cronológica, encontró el equipo internacional de investigación. Pero las influencias genéticas y ambientales pueden hacer que la biología acumule señales de edad mucho más rápida o mucho más lentamente que lo que la fecha de nacimiento pudiera predecir.

Los hallazgos aparecen en la edición del 6 de julio de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los autores del estudio anotaron que en 2050 la población de hombres y mujeres a partir de los 80 años alcanzará la cifra de 400 millones en todo el mundo, más del triple que en la actualidad.

Dijeron que esa tendencia resalta la importancia de encontrar formas de detectar las señales del envejecimiento a una edad temprana, para crear terapias que puedan prolongar la vida saludable al prevenir el inicio de enfermedades relacionadas con la edad.

El equipo de la investigación se concentró en unos mil hombres y mujeres que participaban en un estudio continuo de Nueva Zelanda desde que nacieron en 1972 o 1973.

En 2011, los participantes, que entonces tenían 38 años, se sometieron a pruebas de la función renal, la función hepática, la capacidad pulmonar, y la fortaleza metabólica y del sistema inmunitario. También se evaluó el colesterol, la presión arterial, el estado dental, la estructura de los ojos y la salud cardiaca, así como la longitud de los extremos de los cromosomas, conocidos como telómeros. Se sabe que los telómeros se acortan con la edad.

Los investigadores encontraron una varianza de hasta 30 años en la edad biológica de los distintos participantes, aunque seguían estando libres de toda enfermedad relacionada con la edad.

El equipo llevó a cabo un análisis secundario, comparando información sobre los biomarcadores recolectada en 2011 con información recolectada seis y doce años antes.

Eso mostró que entre los 26 y los 38 años de edad, la mayoría de los participantes envejecieron a un ritmo biológico equivalente. Pero algunos aumentaban tres años biológicos por cada año cronológico. Otros habían, en esencia, dejado de envejecer, dado que su edad biológica estaba básicamente en "pausa".

Además, cuanto mayor era su edad biológica, peor les iba en las pruebas físicas y de agudeza mental.

Las personas que envejecían rápido mostraban un peor equilibrio y coordinación motora, y reportaban tener más problemas con tareas como subir escaleras o cargar con la compra.

"Esto mostró que ya temprano en la vida podemos observar síntomas de una edad avanzada en los jóvenes, síntomas que se corresponden con una función física y cognitiva en declive, mucho antes de que contraigan enfermedades relacionadas con la edad", advirtió Belsky.

La Dra. Rosanne Leipzig, profesora de geriatría y medicina paliativa de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, describió la investigación como un esfuerzo "de referencia" para comprender mejor el proceso del envejecimiento.

"Si podemos identificar por qué algunas personas tienen un envejecimiento biológico más rápido, quizá sea posible intervenir y reducir los riesgos de complicaciones y enfermedades relacionadas con el envejecimiento", planteó Leipzig, que no participó en el estudio.

Belsky dijo que los hallazgos podrían impulsar a los científicos hacia una nueva dirección. "Esto puede ayudarnos a comenzar a aceptar la idea de que en lugar de intentar prevenir enfermedades individuales, como la enfermedad cardiaca o el cáncer, debemos intentar encontrar formas de tratar la causa común de todas esas cosas: el envejecimiento".

La investigación fue financiada por el Consejo de Investigación sobre la Salud de Nueva Zelanda, el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de EE. UU., el Consejo de Investigación Médica de Reino Unido, la Jacobs Foundation y la Yad Hanadiv Rothschild Foundation.

Más información

Para más información sobre un envejecimiento saludable, visite el Consejo Nacional sobre el Envejecimiento de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad