SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Alcohol, volante y personas mayores, un coctel peligroso

Por -
Alcohol, volante y personas mayores, un coctel peligroso
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Todos sabemos que el alcohol y el volante son una de las combinaciones más peligrosas y aumentan los riesgos de sufrir un accidente, ahora, una nueva investigación descubrió que las personas se vuelven más sensibles a los efectos del alcohol a medida que envejecen y con el mismo consumo, los adultos mayores se convierten en conductores más peligrosos.

Para llegar a dicha conclusión científicos de la Universidad de Florida, en Estados Unidos evaluaron las capacidades al volante de 72 personas, de las cuales la mitad tenía entre 25 y 35 años y la otra mitad entre 55 y 70 años.

Los investigadores evaluaron la capacidad de los conductores cuando estaban sobrios para permanecer en el centro de su carril y mantenerse a una velocidad constante, y también la rapidez con que se ajustan el volante.

Al día siguiente fueron divididos en varios grupos y, el primer grupo bebió un placebo con un refresco de limón, el segundo grupo una bebida con alcohol inferior al límite legal fijado en Estados Unidos (un 0.04% de alcohol en sangre según el test del aliento) y para un tercer grupo se utilizó una bebida más fuerte con un nivel de 0.065% de alcohol en sangre. Tras ingerir dichas bebidas, tuvieron que completar la misma prueba para ver si sus capacidades se mostraban alteradas.

Los resultados del estudio publicados por la revista Psychopharmacology muestra que al comparar las pruebas, en el caso de los participantes entre 25 y 35 años el consumo de alcohol no afectó sus habilidades de conducción, sin embargo, en el grupo de más de 55 años, incluso un nivel mínimo de alcohol en sangre tenía impacto a la hora de conducir.

Los participantes utilizaron un simulador de conducción en el que tenían que recorrer una carretera nacional de 3 millas (5.4 kilómetros) con varias curvas, e incluía una pantalla frontal por la que visualizaban el camino y dos laterales, que imitaban las ventanas del coche, para analizar su visión periférica.

Además, un sistema reproducía sonidos habituales a la hora de manejar y el simulador tenía un volante, pedales de freno y acelerador para controlar el vehículo. Los investigadores consideran que sus hallazgos ponen a debate una nueva evaluación sobre los niveles legales de alcohol en sangre para todos los conductores.

Los efectos del alcohol

Posiblemente, para la mayoría de los adultos el consumo moderado de alcohol no sea peligroso. Sin embargo, aproximadamente 18 millones de adultos en Estados Unidos son alcohólicos o tienen problemas con el alcohol de acuerdo con cifras del Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y Alcoholismo (NIAAA, por sus siglas en inglés).

El NIAAA advierte que el consumo excesivo de bebidas alcohólicas puede ocasionar serios daños a la salud, incluyendo un mayor riesgo de contraer enfermedades hepáticas, enfermedades del corazón, trastornos del sueño, depresión, derrame cerebral, sangrado del estómago, infecciones de transmisión sexual causadas por sexo sin protección, y varios tipos de cáncer. También pueden presentar problemas para controlar la diabetes, presión arterial alta y otras condiciones.

Por su parte, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos refiere que el alcohol disminuye la frecuencia respiratoria, la frecuencia cardíaca y el buen funcionamiento del cerebro. Estos efectos pueden aparecer al cabo de 10 minutos y pueden alcanzar su punto máximo en alrededor de 40 a 60 minutos. El alcohol permanece en el torrente sanguíneo hasta que el hígado lo descompone.

La cantidad de alcohol en su sangre se denomina "nivel de alcoholemia". Si usted bebe alcohol más rápido de lo que el hígado puede descomponerlo, este nivel se elevará. El nivel de alcohol en la sangre se utiliza para definir legalmente si usted está o no "embriagado". El límite legal está entre 0.08 y 0.10 en la mayoría de los estados de Estados Unidos.

Las bebidas alcohólicas contienen diferentes cantidades de alcohol. La cerveza tiene aproximadamente 5% de alcohol, el vino generalmente tiene de 12 a 15% de alcohol y el licor fuerte tiene aproximadamente 45% de alcohol. Ciertos tipos de bebidas alcohólicas ingresan al torrente sanguíneo más rápidamente. Una bebida alcohólica carbonatada (gaseosa), como la champaña, se absorberá más rápidamente que una bebida no carbonatada.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad