SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Alcohol deja marca en el ADN de los jóvenes

Por HolaDoctor -
Alcohol deja marca en el ADN de los jóvenes
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Cervezas, tequila y quizás ron, muchos jóvenes creen que el daño que ocasiona el alcohol es inocuo y que sólo lo resentirán al día siguiente con la resaca, sin embargo, un estudio reciente descubrió que los jóvenes que beben alcohol habitualmente pueden afectar el ADN y dañar la membrana celular.

En el estudio dirigido por la profesora Adela Leonor Rendón Ramírez, investigadora de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) en colaboración con la Universidad Autónoma de Nayarit, en México se analizó el efecto de la ingesta de alcohol los fines de semana en los lípidos que forman la membrana de las células y en el material genético de estas, es decir, en el ADN.

De acuerdo con la información difundida en línea por la UPV/EHU, hasta ahora los efectos del alcoholismo se habían estudiado en personas con una larga trayectoria de consumo de alcohol, de ahí que el estudio sea pionero en la investigación del empaquetamiento del material nuclear en estadios tempranos de alcoholismo en personas jóvenes y sanas.

La idea de estudiar el efecto oxidativo de la ingesta de alcohol los fines de semana surgió cuando la investigadora Adela Rendón daba clases de Bioquímica Clínica en el Instituto Politécnico Nacional en México. Muchos de los estudiantes que acudían a clase los lunes a primera hora mostraban falta de atención y malestar generalizado, consecuencias de haber bebido alcohol durante el fin de semana. La investigadora les propuso estudiar los efectos que tenía en su organismo ese consumo de fin de semana que los estudiantes creían inocuo.

Cómo se hizo la investigación

Los estudiantes se dividieron en dos grupos: el grupo de control lo formaban los jóvenes que no bebían alcohol y el grupo de estudio los que bebían los fines de semana. Para comprobar que se trataba de personas sanas sin otro tipo de enfermedades o adicciones que pudieran alterar los resultados del estudio se realizaron análisis de sangre. La edad de los jóvenes oscilaba entre los 18 y los 23 años, y el consumo medio de alcohol era de 118 gramos (litro y medio de cerveza).

Se midió la actividad de la enzima alcohol deshidrogenasa, responsable del metablismo del etanol a acetaldehído, acetoacetato y acetona. El daño oxidativo se evalúa por un ensayo bioquímico TBARs (especies que reaccionan al ácido barbitúrico) y refleja la lipoperoxidación que sufre la membrana por efecto tanto del etanol en la sangre como del acetaldehído producto de la acción de la enzima sobre el etanol. Por tanto, existen por lo menos dos vías por las que se forman radicales libres que pueden deteriorar la integridad de la membrana celular.

Aunque los investigadores esperaban encontrar daño oxidativo, el resultado les llamó la atención, "observamos que los que bebían tenían dos veces más daño oxidativo que el grupo que no consumía alcohol" comentó Rendón Ramírez y decidieron continuar con una prueba para evaluar si el ADN también se veía afectado.

Para ello extrajeron el núcleo de las células linfociticas de la sangre y lo sometieron a electroforesis. "Lo interesante es que si la cromatina no está bien compactada, si hay daño en el ADN, en la electroforesis deja un halo", lo que denominan "cola de cometa", explicó la especialista. Y, en efecto, la cromatina del grupo expuesto dejaba un pequeño halo, mayor que la del grupo de control. Para ser exactos, los resultados mostraron un daño en el 8% de las células en el grupo de control y en el 44% en el grupo expuesto. Por tanto, el grupo expuesto tenía 5.3 veces más células dañadas.

Para poder afirmar la existencia de un daño relevante en el ADN la longitud de la cola de cometa debe ser mayor que 20 nm, y no era el caso. "Afortunadamente" señaló la investigadora, "pero es que no debería de haber daño alguno, porque llevan muy poco tiempo consumiendo alcohol, no han estado expuestos de forma crónica". La vía por la cual el alcohol llega a alterar el ADN no se conoce todavía.

Los daños a la salud

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas en sólo unas horas, puede ocasionar serios daños a la salud como hemorragia del tubo digestivo, hepatitis alcohólica o pancreatitis que pueden desencadenar la muerte, incluso en quienes nunca han consumido esta sustancia, advierte el doctor Carlos García Calderas, especialista en medicina interna del Hospital General de México (HGM), de la Secretaría de Salud.

Señaló que el consumo excesivo de bebidas embriagantes también puede tener efectos adversos en el estómago, causar gastritis y daño al hígado a través de una hepatitis alcohólica. Algunas personas enferman de pulmonía por permanecer mucho tiempo tirados en la calle o sufren asfixia al vomitar y aspirarlo por las vías respiratorias.

Afirmó que los efectos del alcohol son inmediatos, ya que la persona presenta conductas desordenadas que se reflejan en agresión verbal o física hacia la familia, amigos o con quienes se encuentre; así como necedad de conducir en ese estado.

El especialista resaltó que el consumo excesivo de alcohol representa un alto riesgo de morir en personas deprimidas debido a que el estado de embriaguez facilita el suicidio, así como en quienes beben solas porque no hay alguien cerca que controle su consumo y pueden sufrir vómito que al aspirarse por vías respiratorias ocasione la muerte.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad