Quantcast

Editar mi perfil

Razones de la obesidad infantil

Por Alvin N. Eden, M.D. -

La epidemia de la obesidad infantil continúa creciendo de manera vertiginosa; de hecho, la tasa de obesidad infantil ha aumentado más que nunca, según las estadísticas más recientes.

En comparación con los últimos 25 años, cuando publiqué mi primer libro “Growing Up Thin”Crecer siendo delgado, cada vez hay más niños obesos. “Growing Up Thin”fue el primer libro dirigido a los padres que abordaba el problema de la obesidad infantil y su prevención, pero es obvio que el mensaje de mi libro no le ha llegado a suficientes madres y padres.

Son muchas las razones por las cuales un niño llega a tener sobrepeso, usualmente se debe a una combinación de factores. Veamos dichas razones por separado:

1. La genética. Desde hace muchos años se sabe que el tener sobrepeso se debe en parte a la herencia. Numerosos estudios han demostrado que cuando ambos padres son obesos, la probabilidad de que tu hijo también lo sea es del 80%. Si un padre sufre de sobrepeso existe un 50% de probabilidad de que su hijo también lo sea. Si tanto la madre como el padre son delgados, la probabilidad de que su hijo sea obeso en algún momento de su vida es sólo de un 10%. ¿Qué significa todo esto? Simplemente que los padres obesos crían niños cuyas probabilidades de llegar a ser gordos son mayores que los hijos de padres delgados. Sin embargo, aunque todos los miembros de la familia sean obesos, no existe razón alguna por la que un hijo no pueda crecer siendo delgado y sano.

2. Los hábitos alimentarios. Existe evidencia bien fundada, gracias a la experiencia de algunos veterinarios, de que la obesidad no sólo se debe a la genética. Los veterinarios han sabido por mucho tiempo que las personas con sobrepeso normalmente crían perros gordos y que los perros criados por personas de peso normal muy pocas veces sufren de sobrepeso. Obviamente, lo anterior no puede ser atribuido a los genes. El hecho es que el tipo y la cantidad de alimentos que consume una persona es al menos tan importantes como los antecedentes familiares de obesidad. Son demasiados los niños que crecen sin nunca haber aprendido cómo alimentarse adecuadamente. Muchos niños a una tierna edad ya consumen una dieta alta en calorías, grasas saturadas y azúcar y la comida chatarra muchas veces se usa como recompensa. Las porciones que se sirven son muy grandes y cada vez más se come fuera de casa, normalmente en restaurantes de comida rápida. El resultado de todo esto no sólo es la obesidad, sino la hipertensión y los altos niveles de colesterol en la sangre en muchos niños en edad escolar. Estos factores de riesgo pudieran causar graves problemas más adelante en la vida de éstos.

3. Un estilo de vida sedentario. Constituye el tercer factor más importante que explica por qué la tasa de obesidad infantil sigue en aumento. En mi libro más reciente “Dr. Eden’s Healthy Kids”(Los niños saludables del Dr. Eden), el Capítulo 7 se titula “Fight the S.O.B. Syndrome”Combate el Síndrome S.O.B. En este caso, las siglas S.O.B. significan Sitting On Butt sentados en sus nalgas. La aglomeración, el creciente tráfico vehicular, la reducción de espacios abiertos para el esparcimiento, la disminución de parques infantiles y de horas para la educación física en las escuelas no ofrecen buenas oportunidades a los niños para que puedan correr, jugar y quemar calorías. Si a esto se le añade la televisión, los juegos de vídeo y las computadoras, es muy fácil que un niño hoy en día llegue a ser sedentario y poco activo. De allí el término Síndrome S.O.B.

La combinación de consumir muchas calorías y quemar muy pocas calorías conlleva a la obesidad. Es así de sencillo. Es importante recordar que mientras un niño se mantenga gordo por más tiempo es más probable que dicho niño se mantenga gordo durante toda su vida.

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo