SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Mujer parapléjica bajó 11 talles con ejercicio y control de porciones

Por Gabriela Garcia -
Mujer parapléjica bajó 11 talles con ejercicio y control de porciones

En su infancia, Mia Vayner sufrió un ataque físico - del que no quiere dar muchos detalles - que dañó en forma permanente su columna vertebral. Años después, tras un episodio de epilepsia, su condición empeoró y desde entonces no pudo volver a ponerse de pie.

Tuvo que abandonar el judo, el lacrosse y el rugby  y se comenzó a sentir cada vez más deprimida. Recibía un tratamiento a base de esteroides y se pasaba los días tirada en un sillón. Como consecuencia de ello empezó a ganar peso hasta alcanzar 540 libras (245 kg), y los médicos le advirtieron que su condición era crítica, a tal punto que le diagnosticaron un año de vida. 

Pero Mia decidió cambiar de hábitos, y empezó por buscar una silla de ruedas manual, ya que con la eléctrica, “el único movimiento que hacía era con los pulgares”, según declaró.

Como no contaba con el dinero necesario para comprar una silla de ruedas “deportiva”, recurrió a sus habilidades manuales. Compró varias sillas de ruedas rotas por Internet y con solo 300 dólares se las ingenió para crear su propia “Frankenchair”, tal como bautizó a su nueva silla. 

Con ella comenzó a moverse un poco más usando los brazos y la fuerza abdominal, y en el primer mes logró bajar 50 libras (22 kg). Al poco tiempo logró bajar 50 más, ya que comenzó a hacer recorridos por el vecindario, y también empezó a nadar y escalar y retomó su prácticas de judo. 

Si bien Mia es vegana, aclara que se puede comer de más aunque sea comida sana. Por eso decidió reducir el tamaño de las porciones, y comprar únicamente comida orgánica y producida en forma local. Sacó de su casa todas las tentaciones, y cuatro años después, pesa 265 libras (45 kg) y bajó del talle 38 al 16.

Con estos cambios oportunos logró normalizar su colesterol y su presión arterial y ya no padece diabetes tipo 2. Este cambio transformó su vida, logró conectarse con su comunidad, y admite que disfruta mucho de su nuevo guardarropas. 

Mia trabaja como asesora hotelera, escribe un blog, está por lanzar un libro al mercado y piensa competir en un triatlón. Vive en Queens, Nueva York, junto con su esposa Evelyn, y hoy podría decir sin duda, que con dieta y ejercicio logró revertir el terrible pronóstico de los médicos, que le daban solo un año de vida. 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad