SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Mitos acerca del agua

Por Eleazar Lara-Pantin, MD, MSc.* -
Mitos acerca del agua

Uno de los factores que contribuye a que un tema mantenga su popularidad es la creatividad de la gente. El supuesto papel del agua para facilitar la pérdida de peso ha sido uno de los temas generadores de muchas preguntas en los pasados 12 meses, pero esa creatividad ha pasado a atribuir al consumo de agua otras supuestas virtudes que hoy quiero analizar con ustedes.

Para eso, he traído tres de las preguntas recibidas, con sus respectivas respuestas:

¿Es verdad que el agua engorda?

Si entendemos por engordar el aumento de los depósitos de grasa en el cuerpo, la respuesta es NO. El agua no aporta calorías que puedan ser transformadas en grasa cuando no se gastan con las actividades de la vida diaria, lo cual hace imposible engordar tomando agua. Nuestro cuerpo debe ser capaz de eliminar toda el agua ingerida que no necesite para los múltiples procesos en los que ella participa de manera continua y permanente, pero cuando fallan esos mecanismos normales de eliminación, es posible que determinada cantidad de agua se retenga, lo cual puede manifestarse a través de aumentos en el peso y en el volumen corporal. Esto también puede ocurrir en las personas que consumen mucha sal.

¿Es verdad que tomar mucha agua hace que el cuerpo se haga más firme?

No, no es cierto. El agua es un componente fundamental de cada una de las células del cuerpo humano y su presencia, en cantidad suficiente, es indispensable para que se cumplan en ellas los procesos vitales que sustentan la salud y la vida, pero no hay ninguna relación directa entre el consumo de grandes cantidades de agua y la “firmeza” del cuerpo. El término firmeza se asocia al tono muscular y, aunque el agua contenida en las células contribuye a su buen funcionamiento durante el ejercicio, es el ejercicio y no el agua lo que determina el tono muscular y nos permite tener un cuerpo firme. Si no haces ejercicios de manera disciplinada, por mucha agua que tomes no lograrás tener la figura corporal que deseas.

¿Es cierto que cuando uno come y no toma agua con la comida el cuerpo no puede digerirla y por lo tanto uno adelgaza?

No, no es cierto. El consumo de líquidos en la comida no es un requisito indispensable para que nuestro organismo digiera los alimentos y absorba los nutrientes que éstos contienen. Aunque es necesaria la presencia del agua en los procesos digestivos, ésta viene contenida en proporción variable en los alimentos que consumimos y en los jugos que produce nuestro cuerpo para facilitar la digestión. Por eso, dejar de tomar líquidos en las comidas no va a ayudar a nadie a adelgazar y, menos aún, si en vez de tomar agua consumimos más alimentos ricos en calorías.
Aunque es necesario tomar suficiente agua a lo largo del día, debemos tener en cuenta que no es conveniente tomar agua o cualquier líquido antes de terminar de masticar los alimentos que nos hemos llevado a la boca porque esto sí puede afectar la fase primera y fundamental de la digestión que corresponde a la mezcla de los alimentos con la saliva a través de la masticación. Tomar agua para tragar los alimentos antes de terminar de masticarlos no ayuda a adelgazar, pero sí puede contribuir a la aparición de problemas digestivos.

* Especialista en Nutrición. Vicepresidente de Desarrollo de Productos de DrTango, Inc.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad