SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los teléfonos celulares y la salud

Los teléfonos celulares y la salud

Investigación italiana demuestra que los aparatos 'activan' o 'inhiben' las células cerebrales

Por Serena Gordon
Reportera de HealthDay

Los teléfonos celulares parecen tener un impacto físico medible en partes del cerebro, asegura una nueva investigación italiana.

Tal impacto podría ayudar posiblemente si usted sufre de migrañas u otros trastornos neurológicos, sugieren los autores de un estudio publicado en la edición de agosto de Annals of Neurology.

Y podría hacer daño si usted tiene epilepsia o una enfermedad cerebral.

De cualquier manera, advierten los investigadores y otros expertos, se necesita mucha más investigación antes de poder sacar cualquier conclusión definitiva.

Investigadores del Hospital Fatebenefratelli de la Isla Tiberina encontraron que el campo electromagnético (CEM) emitido por los teléfonos celulares pueden causar que algunas células en la corteza cerebral adyacente al lado en que se use el teléfono se activen, mientras que otras se inhiben.

Los autores del estudio sugieren que esto podría tener efectos beneficiosos para las personas con migrañas, accidente cerebrovascular o demencia, y posiblemente efectos dañinos para los que tienen epilepsia.

"Debería discutirse que la exposición a largo plazo y repetida a los CEM relacionados al uso intenso de teléfonos celulares en la vida diaria podría ser perjudicial o beneficioso en sujetos que tengan enfermedad cerebral. Se necesitan más estudios para determinar mejor las circunstancias de estas condiciones y para ofrecer reglas de seguridad para el uso de estos aparatos, que son cada vez más utilizados", escribieron los autores.

E. Roy John, director de los Laboratorios de Investigación del Cerebro del Centro Médico Bautista de la Universidad de Nueva York, aseguró que "usar un teléfono celular no es inocuo. Tiene un efecto sobre el cerebro. Todavía no sabemos si es bueno o malo, pero definitivamente tiene un efecto".

Aunque la mayoría de investigaciones sobre los teléfonos celulares se ha concentrado en si éstos aumentan o no los índices de cáncer o tumores benignos en el cerebro, los investigadores del Hospital Fatebenefratelli en Isola Tiberina, Italia, dirigieron su atención a qué otros efectos podría tener un teléfono celular sobre el cerebro.

Quince voluntarios de sexo masculino de entre 20 y 36 años de edad fueron evaluados usando estimulación magnética transcraneal. Cada voluntario participó en dos sesiones. En una sesión, una señal equivalente al campo electromagnético emitido por un tipo de teléfono celular comúnmente usado fue encendido por 45 minutos. En la segunda prueba, se encendió un dispositivo falso.

Ni los participantes ni los que administraban la prueba sabían si el CEM estaba encendido o no. Las pruebas se administraron con una semana de intervalo. Los investigadores también evaluaron las temperaturas del oído para ver si el CEM aumentaba la temperatura.

Los investigadores no encontraron diferencias significativas en temperatura entre el grupo de CEM y el grupo falso.

Sin embargo, sí hubo un aumento estadísticamente significativo en la activación cortical después de la exposición al CEM. Y esa activación duró alrededor de una hora después de la exposición. Otras células experimentaron cambios en la inhibición, pero el efecto no fue tan fuerte ni tan duradero, explicaron los investigadores.

John afirmó que "éste fue un estudio muy bien hecho. Los efectos son claros. El aumento en la activación es claro y dura alrededor de una hora. ¿Es el efecto dañino o beneficioso? No lo sé".

El Dr. Jonathan Fellows, neurólogo en el Hospital Beaumont de Royal Oak, Michigan, señaló que "este es un estudio interesante, pero el resultado final es que no sabemos qué hacen los CEM en cuanto para perjudicar o beneficiar a las neuronas corticales.

Hay un potencial de beneficios en términos de la hiperactivación para la migraña, el accidente cerebrovascular o la demencia", apuntó Fellows. "Aunque los teléfonos celulares han recibido una mala reputación, podría haber potencialmente algo bueno que provenga del uso de teléfonos celulares", añadió.

Pero, aseguró Fellows, por ahora todo lo que se sabe con certeza es que el CEM emitido por un teléfono celular puede causar un aumento en la activación de ciertas células cerebrales.

Fellows, John y los autores del estudio afirman que se necesita realizar más investigaciones para comprender qué significan en realidad estos cambios en la actividad de las células cerebrales.

Tanto Fellows como John expresaron inquietud sobre el aumento en el uso de teléfonos celulares en los jóvenes. Cualquier impacto que los teléfonos celulares pudieran tener sobre el cerebro se magnifica en los niños porque sus cerebros aún están creciendo y desarrollándose.

"Personalmente, si tuviera hijos, no exhortaría el uso de teléfonos celulares", aseguró John.

Ambos investigadores afirmaron que una llamada telefónica rápida para pedir a su papá o mamá que lo recojan probablemente no sea un problema. Lo que los preocupa más es cuando los chicos usan los teléfonos para hablar por periodos largos de tiempo, de 15 minutos o más.

Más información

Para más información sobre los teléfonos celulares y su salud, visite la Food and Drug Administration

Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare  

FUENTES: Jonathan Fellows, D.O., neurologist, Beaumont Hospital, Royal Oak, Mich.; E. Roy John, Ph.D., director, Brain Research Laboratories, department of psychiatry, New York University Medical Center, and professor of psychiatry, New York University School of Medicine, New York City; August 2006 Annals of Neurology

Última actualización: Jun-26-2006

© Derechos de autor 2006, Scout News, LLC

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad