SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La obesidad y los cálculos renales

La obesidad y los cálculos renales

Por Amanda Gardner
Reportera de HealthDay

MARTES 25 de enero (HealthDayNews/HispaniCare) -- Los científicos han descubierto otra razón más para mantener un peso saludable: La obesidad y el aumento de peso se relacionaron con un aumento en el riesgo de desarrollar cálculos renales.

De acuerdo con el estudio publicado en la edición del 26 de enero del Journal of the American Medical Association, el riesgo fue mayor para las mujeres que para los hombres.

"En términos de riesgo de cálculos renales, las personas deben realmente mantener un peso saludable", señaló el Dr. Eric N. Taylor, autor del estudio y nefrólogo del Brigham and Women's Hospital de Boston.

"No hay ninguna duda [de que los cálculos renales están relacionadas con la obesidad]", afirmó el Dr. Glenn Preminger, profesor de cirugía urológica de la Universidad de Duke y director del Centro Completo del Cálculo Renal de Duke. Preminger fue coautor de un estudio con hallazgos similares que apareció en julio en el Journal of Urology.

El problema de los cálculos renales está muy extendido, pues un 10 por ciento de los hombres y un 5 por ciento de las mujeres en los Estados Unidos desarrollan esta dolorosa enfermedad durante el transcurso de sus vidas. Esto le cuesta a la sociedad unos $2 mil millones anualmente.

Investigaciones anteriores habían demostrado una relación entre el índice de masa corporal (IMC) y el riesgo de desarrollar cálculos renales para las mujeres de mayor edad. Sin embargo, esta relación no fue clara en los hombres y nunca había sido estudiada en mujeres más jóvenes. Tampoco se había hecho ningún estudio sobre una relación entre el aumento de peso y los cálculos renales.

Taylor y sus colegas hicieron seguimiento a 250,000 profesionales médicos sin ninguna historia de cálculos renales que participaban en tres grandes estudios: El Health Professionals Follow-up Study (Estudio de seguimiento de profesionales de la salud), the Nurses' Health Study (Estudio de la Salud de las Enfermeras), iniciado en 1976 y el Nurses' Health Study (Estudio de la Salud de las Enfermeras) iniciado en 1989.

Luego de ajustar otros factores, encontraron que los hombres que pesaban más de 220 libras (100 kilos) tenían un aumento en el riesgo de desarrollar piedras en los riñones del 44 por ciento, en comparación con los hombres que pesaban menos de 150 libras (68 kilos). Las mujeres mayores en la misma categoría de estatura y peso tuvieron un aumento en el riesgo de piedras en los riñones del 89 por ciento, mientras que las mujeres jóvenes pesadas tuvieron un aumento en el riesgo del 92 por ciento.

El índice de masa corporal (IMC) también se asoció con un aumento en el riesgo de cálculos. Los hombres en la categoría más alta de IMC tenían un aumento en el riesgo de 33 por ciento, en comparación con los hombres de la categoría más baja. Las mujeres De mayor edad en la categoría más alta presentaron un aumento del 90 por ciento, mientras que las mujeres más jóvenes más que duplicaron su riesgo. Las mujeres con la circunferencia más grande de la cadera tuvieron un aumento en el riesgo de cálculos renales del 71 por ciento en comparación con las mujeres de más baja circunferencia en sus cinturas. Los hombres tuvieron un aumento en el riesgo de 48 por ciento.

Los hombres que habían aumentado más de 35 libras (16 kilos) desde los 21 años tuvieron un aumento en el riesgo de desarrollar cálculos de un 39 por ciento, en comparación con los hombres cuyos pesos permanecieron estables. De manera similar, las mujeres mayores que habían aumentado la misma cantidad de peso desde los 18 años de edad tuvieron un aumento en el riesgo del 70 por ciento, mientras que las mujeres más jóvenes tuvieron un aumento en el riesgo de 82 por ciento.

Los científicos se habían preguntado si una masa corporal magra más alta, a diferencia de mayor grasa o adiposidad, era el enlace crítico con los cálculos renales. "Dado que la mayor parte del aumento de peso en la adultez se debe a aumentos en la grasa, en lugar de aumento en el músculo o el hueso, la relación entre el aumento de peso y el aumento en el riesgo sugiere que el tejido adiposo desempeña un importante papel en la formación de los cálculos renales", declaró Taylor. Al mismo tiempo, añadió, este estudio no descartó un papel para la masa corporal magra.

No está claro cuál es el mecanismo biológico subyacente, pero las investigaciones recientes han sugerido que la resistencia a la insulina, un problema creciente en una sociedad en crecimiento (en cuanto al peso), podría afectar la composición de la orina.

"La resistencia a la insulina es un gran problema en la obesidad y puede tener efectos bastante dramáticos sobre la composición de la orina, así como efectos que pueden en realidad causar el desarrollo de cálculos renales", apuntó Taylor.

Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Eric N. Taylor, M.D., clinical and research fellow, nephrology, Brigham and Women's Hospital, Boston; Glenn Preminger, M.D., professor, urologic surgery, Duke University, and director, Duke Comprehensive Kidney Stone Center, Durham, N.C.; Jan. 26, 2005, Journal of the American Medical Association

Copyright © 2004 ScoutNews LLC. Todos los derechos reservados.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad