SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Entrena en silla de ruedas y ya bajó 38 libras

Por -
Entrena en silla de ruedas y ya bajó 38 libras
CRÉDITO: FACEBOOK

Jamie Goodwin tuvo un accidente de autos durante la adolescencia y quedó paralizada del pecho para abajo. Se decidió a bajar de peso porque ya no tenía fuerza para manejar su cuerpo, y para que le quepa nuevamente su vestido de novia. Empezó una dieta, hace ejercicio y publica sus avances en una página de Facebook.

Jamie Goodwin es una atractiva mujer de 38 años, madre de tres hijos, que se desplaza en silla de ruedas desde su adolescencia, cuando un accidente automovilístico la dejó parapléjica y tuvo que permanecer más de dos meses internada.

Los primeros tiempos se mantuvo delgada, incluso siguió siendo porrista en la universidad y participó en el concurso de belleza Miss Wheelchair . Pero durante su primer embarazo subió 60 libras (27 kg), y según confesó a ABC News, fue por sus “terribles” hábitos alimentarios y un antojo irresistible por los dulces. 

A medida que pasó el tiempo siguió subiendo de peso hasta alcanzar 232 libras (105 kg). Fue rechazada de dos programas televisivos para bajar de peso, uno de ellos el famoso The Biggest Loser, donde en 2012 llegó a las instancias finales en el casting, pero no resultó elegida para participar en el programa. Sin embargo, en lugar de desanimarse, se dio cuenta de que tenía que lograrlo con su propia fuerza de voluntad. 

Su deseo era adelgazar hasta poder probarse nuevamente su vestido de novia. Para ello armó una página de Facebook, Wheelin’ Weightloss, donde publicó fotos suyas mostrando su abultado abdomen. Contó sus objetivos y empezó a detallar sus actividades y sus progresos. Al tiempo empezaron a llegar mensajes de apoyo, y ya tiene más de 3,900 fans, muchos de ellos mujeres inspiradas por su compromiso. 

Un amigo cercano, Rodney Mcclure, que dirige el gimnasio RAM Athletic, en Canton, la ayuda con su entrenamiento físico. Al principio confiesa que se sentía incómodo por la situación que pasaba su amiga pero quiso ayudarla, y hasta temía no estar lo suficientemente capacitado. Se dirigió al Shepherd Center, donde Jamie había estado internada tras el accidente, observó el equipamiento especial para personas con lesiones en la columna vertebral, y preparó un circuito para que ella pudiera empezar a entrenar. 

Hoy hace boxeo con unos coquetos guantes color rosa, ejercicios con poleas y pelota medicinal y pesas, entre otras actividades. Ya ha logrado bajar 37 libras (17 kg) en 10 meses. Además del entrenamiento en el gimnasio, la decidida Jamie ha corrido varias carreras, una de ellas en el barro y otra “la carrera feliz”, donde los participantes se pintan la cara y el cuerpo de todos colores.

Junto con la actividad física, la mujer modificó sus hábitos alimentarios, y según detalla en su página de Facebook, dejó los dulces y los fritos, come 5 veces al día, 1,200 calorías diarias que controla con una aplicación en su celular, toma batidos de proteínas y aunque confiesa que a veces le cuesta un poco, no come pasadas las 6,30. Incorporó alimentos nuevos como el chocolate amargo, que antes detestaba y los fideos vegetales, que le parecen deliciosos y crocantes. 

La actividad entusiasta de Jamie cuenta con el apoyo incondicional de su familia. Por ellos y por ella misma quiere seguir bajando de peso, ver a sus hijos terminar la universidad, ser abuela y también, considerando a su esposo Will, con quien está casada hace 15 años, ser una esposa sensual… en silla de ruedas. 

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad