SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

En enero empiezo...

Por Eleazar Lara-Pantin, MD, MSc.* -
En enero empiezo...

Luego de las tradicionales expresiones de unas Navidades muy felices y un Próspero Año Nuevo, la frase más repetida durante las fiestas de fin de año es “en enero empiezo”. Si te hiciste esta promesa, ¡lee este artículo!

Después de las típicas comilonas de los días navideños, en las que disfrutamos de los sabrosos platillos de nuestros países de origen y, muy probablemente, de unos cuantos tragos, muchas personas buscan tranquilizar su conciencia nutricional diciendo que al llegar el nuevo año reiniciarán una vida alimentaria ordenada. 

Escoger una fecha fácil de ubicar en el calendario para decidirnos a comenzar algo importante que nos hemos propuesto es válido y muchas veces, práctico. Lo que no es tan útil es la repetición de ese propósito porque no lo cumplimos.  

La comida no es la culpable

Sin embargo, cada vez es mayor el número de personas que durante el año anterior aprendió que lo malo no son los pasteles, ni los tamales, ni el pavo, ni las hallacas, ni el cerdo horneado, ni el panetón, sino abusar de ellos. Las comidas navideñas, así como el resto de los alimentos que comemos durante todo el año, se pueden disfrutar más si se comen en cantidades moderadas.

Las personas que lo entienden de este modo, con toda seguridad, seguirán comiendo de todo sin abusar de nada durante el resto del año.

Haz una promesa saludable

Quienes sienten el llamado de sus conciencias a solucionar el problema creado por los excesos alimentarios de diciembre tienen, con la llegada de este nuevo enero, la posibilidad de no hacer dieta, sino de adoptar un esquema de comidas equilibrado y sin excesos que, complementado por un programa disciplinado de ejercicios, abra el camino hacia una vida saludable.

Si ésta es tu idea, ¡empieza hoy mismo!

  • Haz un plan de comidas semanal, que incluya frutas y verduras.
  • La próxima vez que vayas al supermercado, prepara una lista y no compres nada que no esté incluido en el listado.
  • Si todavía tienes en el refrigerador algunas sobras de las Fiestas, ¡prepara un paquete y regálaselo a alguien!
  • Si te invitan a alguna reunión o fiesta, come algún refrigerio antes de salir, para no sentir apetito en la reunión.
  • Si no haces ejercicio, empieza con una caminata diaria.
  • Por último, no te decepciones si no bajas de peso en forma inmediata. Piensa que este cambio beneficiará no sólo tu apariencia, sino tu salud.

Como dicen por ahí, hoy puede ser el primer día del resto de tu vida.

Especialista en Nutrición de MiDieta™. Vicepresidente de Desarrollo de Productos de DrTango, Inc.


Otros artículos sobre temas relacionados:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad