SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Diabetes en niños y adolescentes

Por Alvin N. Eden, M.D. -
Diabetes en niños y adolescentes

El aumento de niños y adolescentes que padece de diabetes tipo 2 se debe primordialmente a la presencia cada vez mayor de la obesidad en la niñez. Los resultados de un estudio reciente realizado por el New York City Department of Health and Mental Hygiene(Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York) corroboran este vínculo.

Sólo un 3% de neoyorquinos que gozan de peso normal padece de diabetes, en comparación con un 9% de los que tienen sobrepeso y de un 17% de los que son obesos. Además, los hispanos son cuatro veces más propensos a padecer diabetes que los blancos o asiáticos, lo cual demuestra, una vez más, que la diabetes es un problema creciente serio en la población hispana. Por consiguiente, es muy importante tratar de evitar que tu hijo aumente mucho de peso en cualquier momento de su vida.

Sin embargo, si a tu hijo ya le han diagnosticado diabetes, el aplicar un tratamiento oportuno puede ser muy efectivo para controlar la enfermedad y así ayudar a prevenir las complicaciones serias que pudieran desarrollarse.

La meta ideal de todo tratamiento es normalizar el nivel de azúcar en la sangre, lo cual es fundamental para disminuir la frecuencia con que se presentan las diferentes complicaciones de la diabetes. El tipo de tratamiento dependerá de la gravedad de los signos y síntomas. A algunos niños se les diagnostica la diabetes sólo porque presentan un nivel alto de azúcar en la sangre sin que se haya presentado cualquier otro síntoma. Otros pueden presentar signos y síntomas, tales como un aumento de sed, micción frecuente y pérdida de peso. A otros, sin embargo, sólo se les diagnostica la diabetes luego de debilitarse, perder el conocimiento o caer en coma.

Algunos niños diabéticos son tratados con inyecciones diarias de insulina y a otros se les controla la enfermedad con medicamentos ingeridos diariamente por la vía oral. El pediatra o el endocrino pediátrico decidirá qué tipo de tratamiento se adapta mejor a tu hijo. Independientemente del tipo de tratamiento que se elija, la meta es mantener un nivel normal de azúcar en la sangre. Ustedes los padres, y en especial tu hijo, debería conocer todo lo que pueda sobre esta enfermedad y debería aprender cómo medir su nivel de azúcar en la sangre y la dosis de medicamentos necesarios. Esto es lo que muchos médicos denominan educación de auto-control de la diabetes. Si no se sabe a cabalidad cómo manejar esta enfermedad será imposible mantener la diabetes de tu hijo bajo control.

Además de la administración de medicamentos, una dieta sana y la práctica disciplinada de ejercicio constituyen las otras herramientas claves para lograr un tratamiento adecuado. Quizás sea necesario referirlos a un dietista tenga el conocimiento y la experiencia necesaria en el manejo nutricional de niños con diabetes. La dieta de tu hijo debería adaptarse a sus orígenes culturales y, además, ser económicamente accesible. Es imprescindible que la familia entera tenga el incentivo de adquirir hábitos alimentarios sanos. Lo fundamental en este aspecto es reducir los alimentos altos en calorías y grasas.

También es muy importante que aumentes la actividad física de tu hijo. El ejercicio no sólo ayudará a que tu hijo baje de peso, sino que, además, podrá hacer que se disminuya la necesidad de administrar insulina. Si puedes reducir el tiempo que tu hijo pasa frente al televisor, jugando video juegos o usando la computadora, esto lo ayudará enormemente a aumentar su nivel de actividad física.

Los niños que padecen de diabetes deben someterse a evaluaciones frecuentes con el fin de poder diagnosticar si tienen presión sanguínea alta o niveles altos de colesterol en la sangre. Tanto la pérdida de peso como un aumento en la actividad física ayudan a prevenir y a tratar estas complicaciones.

Numerosos estudios han demostrado que el mantener niveles normales de azúcar en la sangre en los niños diabéticos pospondrá e, inclusive, podrá prevenir muchas otras complicaciones graves. Los niños diabéticos pueden crecer y llevar vidas plenas y normales siempre y cuando mantengan muy bien controlada su enfermedad.

Otros artículos sobre temas relacionados:

Artículo por HealthDay, traducido por DrTango Inc.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad