SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Comida para toda la familia

Por Nydia Rivera Alcaide* -
Comida para toda la familia

La mesa del comedor puede ser pequeña o grande, rectangular, redonda o hasta triangular, decorada con el mejor mantel del mundo o con el más sencillo, puede tener velas o un jarrón de flores, pero nunca estará ni tan completa ni tan bonita si no se utiliza para comer en armonía con todos los miembros de la familia.

Desde el más grande hasta el más chiquitín de la familia deben considerar la hora de tomar los alimentos como un evento muy importante en que, además de saborear la rica comida hogareña sentados a la mesa, ese rato sirva como una experiencia de aprendizaje y de confraternización con todos.

“Físicamente la forma de la mesa está hecha para compartir porque hace posible que las personas se sienten una al frente de la otra para poder comunicarse más fácilmente. Es por esto que hay que disfrutar de la posibilidad de los intercambios positivos que representa la mesa”, enfatizó el médico especialista en nutrición de MiDieta™, Eleazar Lara-Pantin. A la vez que recalcó que el rol que tiene la familia en la mesa es precisamente el enseñarle los valores sociales y alimentarios a todos sus miembros para que sepan desenvolverse tanto socialmente como en términos de la alimentación cuando estén fuera de la casa.

¿En qué consiste la buena mesa familiar?

Además de los padres, los niños, los abuelos y hasta los tíos y demás allegados, una buena mesa familiar debe incluir alimentos ricos, placenteros y variados que contribuyan a la salud de cada uno de los comensales.

Es por esto que se debe tomar en cuenta a los miembros de la familia que estén pasados de peso, a los pequeñines, a los atléticos o a los que padezcan de algún tipo de enfermedad y elaborar un menú en general que cumpla con las necesidades y el gusto de todos.

Según el doctor Lara-Pantin, esto no es muy difícil de seguir. Lo primero que se debe tomar en cuenta es la variedad de los alimentos y sus valores nutricionales.

“Hay que tener un menú equilibrado donde los componentes varíen. No un menú monótono”, mencionó el doctor Lara-Pantin.

Como ejemplo de un menú, el experto en nutrición recomendó incluir un componente de origen animal si la familia no es vegetariana, así como carbohidratos, ensaladas y frutas. “Lo ideal es que ningún componente predomine sobre otro”, añadió.

“Puesto que no hay alimentos prohibidos, hay que comer lo que a la familia le guste, pero preparado tomando en cuenta la salud”, sostuvo el doctor Lara- Pantin. Para esto, es aconsejable quitar la grasa visible, asar y hornear o hervir, en vez de freír. Además, hay que usar con moderación la grasa adicional al preparar los alimentos, como el aceite para freír o aquellos aceites que le añaden sabor a las comidas o las ensaladas.

En la mesa familiar también deben estar presentes el agua y tanto los jugos de fruta como las frutas en sí, en lugar de los refrescos gaseosos y los dulces llenos de calorías que puedan ocasionar problemas en el futuro.

Los mismos criterios para todos

Si se prepara un menú equilibrado, todos, sin importar su edad, tamaño o peso, pueden compartir y disfrutar de la misma comida, por lo que nadie se sentirá fuera del grupo familiar.

“Hay que crear un ambiente favorable en la casa para que quien tenga problemas de obesidad o de salud se sienta bien. Además, hay que acompañarle a conseguir su meta”, señaló el doctor Lara-Pantin. De esta forma, los miembros de la familia que padezcan de algún problema no se sentirán que están haciendo algún sacrificio o que están comiendo algo que no se ve tan apetecible como lo que está comiendo el resto de la familia.

Sabor y salud, sin excesos

Según los principios de variedad en la alimentación y moderación en la preparación y en las porciones, todos en la familia, incluso quienes tengan necesidades especiales, pueden comer juntos sin sacrificar la excelente calidad de los alimentos. Como ejemplo, el doctor Lara- Pantin indicó que el programa de MiDieta™ anima a sus miembros a comer de todo sin abusar de nada.

Además, el médico mencionó que, usualmente no es sólo una persona dentro del núcleo familiar la que padece de algún trastorno con la alimentación, sino que puede ser que varios integrantes tengan problemas iguales o similares, ya sea con la gordura o con el colesterol, entre otros. Por esta razón, si se cambian los patrones indeseables de la alimentación se benefician todos los miembros de la familia y se puede hasta prevenir trastornos similares en el futuro.

Y, si por el contrario, uno de los miembros de la familia es un deportista que necesita más energía, simplemente se le sirve un poco más de esta comida que, de seguro, le ayudará a alcanzar sus metas.

Al fin y al cabo, ¿quién no añora el sabor y el placer de compartir con los seres queridos las ricas recetas familiares? “Este es el objetivo del buen comer, disfrutar en buena compañía de comidas con buen gusto, balanceadas y nutritivas, especialmente si se trata de las apetecibles recetas familiares”, concluyó la licenciada en nutrición de MiDieta™, Ana María González.

*Del equipo editorial de MiDieta™


Otros artículos sobre temas relacionados:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad