SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Bajó de peso para no perder el amor

Por -
Bajó de peso para no perder el amor
CRÉDITO: THE GROSBY GROUP

Una mujer conoció a su novio en un canal de citas de Internet, y al tiempo empezó a temer que él la dejara por ser gorda. Comenzó un programa para adelgazar con el que bajó varios talles y ya fijaron fecha de casamiento.

Zoe Salter tiene 26 años, trabaja como recepcionista, y conoció al hombre de su vida a través del portal de citas en línea “Plenty of Fish” (POF). En aquél tiempo tenía varias libras de más, y temía que al verla, el muchacho saliera corriendo.

La mujer tuvo problemas con su peso desde niña, cuando recurría a la alimentación emocional para poder controlar su tristeza. Como extrañaba mucho a su padre, que no estaba nunca en la casa, echaba mano a todo tipo de dulces y postres para intentar sentirse mejor. “No recuerdo ningún momento de mi vida en el que no me haya sentido gorda”, confiesa Zoe (foto abajo).

El tiempo pasó pero las libras permanecieron, y ya adulta, llegó a pesar 250 libras (113 kg). Odiaba su imagen y tenía fuertes dolores de espalda, pero le faltaba motivación para bajar de peso por su cuenta. Por eso decidió anotarse en la empresa Weight Watchers, y así pudo bajar unas cuantas libras.

El progreso era lento pero al poco tiempo su vida mejoró cuando conoció a Liam Blake en el sitio de citas "Plenty of Fish". Para ese entonces había perdido algunas libras, pero aún se sentía “horrible”, según confiesa. Y temía que Liam saliera corriendo al verla, a causa de su sobrepeso.

Sin embargo, Liam, quien hoy es su prometido, fue amable y encantador con ella, y no se preocupó por el peso de la mujer. Se conocieron, se gustaron, y empezaron una relación que marchó viento en popa desde el principio.

Pero Zoe siguió con el temor de que él la abandonara a causa de su sobrepeso. Para intentar adelgazar, la joven empezó a correr, y para agosto de 2013 ya había logrado bajar 5 talles, y pasar del 22 al 10.

Tras dos años de noviazgo, él le propuso casamiento, y el pedido le dio más ganas de seguir bajando: bajo ninguna circunstancia quería ser una novia gorda al entrar en la iglesia. La pareja fijó la fecha de casamiento para abril de 2015.

La residente de Swanage logró perder 112 libras (51 kg) y está entrenando para participar en la maratón de Londres del año entrante. Asegura que su futuro marido la estará esperando ni bien cruce la línea de llegada.

Esta ilusión la inspira para poder bajar las 10 libras (4,5 kg) que aún le faltan para alcanzar el peso deseado. Así estará lista para estrenar el vestido de novia de sus sueños, que por sobre todas las cosas… será de talle 10.

En la vida de Zoe, la carrera no solo es contra la distancia, sino también contra las libras. Ya le ganó a las libras, ojalá pueda hacer lo propio con los kilómetros que deberá correr en Londres. 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad