SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

A la hora de beber, el tamaño importa

Por HealthDay / MiDieta -
A la hora de beber, el tamaño importa

Al servir vino durante una comida, siempre se suele llenar la copa aproximadamente hasta la mitad, muchas veces sin importar si ésta es grande o pequeña. Según un estudio reciente, esto causaría que se beba más de la cuenta o que se pierda el control de las cantidades consumidas.

Un experimento realizado en conjunto entre las universidades de Cornell y Iowa buscó las diferencias de conducta de algunos voluntarios a la hora de servirse vino en diferentes copas. Los investigadores pidieron a los participantes del estudio que se sirvieran una cantidad “normal” de vino en distintas copas. El resultado fue que se sirvieron un 12 % más de vino en una copa ancha que en una estándar, y lo mismo sucedió cuando tenían la copa en la mano al servirse en lugar de dejarla apoyada sobre la mesa.

El contraste entre el vidrio de la copa y el color del vino también marcó diferencias. Al servir vino blanco en una copa trasparente, los participantes se sirvieron un 9% más que en el caso del vino tinto, que tenía un contraste mayor con la copa.

Según explica Laura Smarandescu, profesora de la Universidad Estatal de Iowa, "las personas tienen dificultades para calcular volúmenes. Tienden a centrarse más en las medidas verticales que en las horizontales”. Por esa razón se tiende a beber menos cuando se utiliza una copa estrecha, porque se cree que está más llena.

Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y el Alcoholismo en EE.UU., una porción estándar de vino es de 5 onzas (150 ml). “Pero es fácil perder la cuenta cuando se sirve más de lo que uno cree”, aclara el profesor Douglas Walker, de la misma Universidad.

Brian Wansink, director del Laboratorio de Alimentos y Marcas de la Universidad de Cornell explica que si alguien quiere servirse y beber menos vino, lo mejor es usar copas estrechas. También aconseja servirse solo cuando la copa está sobre la mesa o el mostrador y no en la mano, ya que probablemente se servirá entre un 9 y un 12 por ciento menos.

El laboratorio de Wansink tiene la cualidad de hacer todo tipo de experimentos para estudiar los hábitos de consumo. Descubrieron que al usar platos más grandes, las porciones que se sirven parecen más reducidas. Por eso aconseja usar platos más pequeños, que dan la ilusión de tener más comida. A menudo la saciedad va de la mano de la percepción.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad