SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Semillas de chía para luchar contra la diabetes

Por HolaDoctor -
Semillas de chía para luchar contra la diabetes
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Estas diminutas y milenarias semillas, también conocidas como salvia hispánica, tienen un alto contenido de proteína, antioxidantes, aminoácidos y ácidos grasos Omega-3, pero quizá su mayor cualidad este en la combinación de fibra soluble y no soluble que desacelera la conversión de almidones y azúcares, favoreciendo el control de los niveles de glucosa en sangre.

De acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Modificación de Factores de Riesgo del Hospital St. Michael’s y el Departamento de Ciencias Nutricionales de la Facultad de Medicina de la Universidad de Toronto, Canadá las semillas de chía tendrían propiedades hipoglucemientes, es decir, disminuyen los niveles de azúcar en la sangre, lo que también coadyuvaría a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

En el estudio los investigadores se propusieron evaluar los beneficios de la semilla de chía sobre los niveles de glucosa en la sangre, que pueden afectar el riesgo de las enfermedades del corazón.

Para ello, se realizó un ensayo aleatorio doble ciego en el que participaron 11 pacientes con diabetes a quienes se les asignó al azar el consumo de pan blanco horneado con concentraciones de semillas de chía durante 12 semanas. 60, 90 y 120 minutos después de comer se recolectaron muestras de sangre de los participantes.

Los resultados publicados en el prestigiado sitio de Natural Standard mostraron que los sujetos que habían comido el pan al horno con semillas de chía tenían menor glucemia posprandial, es decir, menor concentración de glucosa en sangre después de haber ingerido alimentos. Una concentración de glucosa posprandial superior a 200 mg/dl es un indicador de Diabetes Mellitus.

La fibra de la chía

Las semillas de chía contienen gran cantidad de mucílago, este es un tipo de fibra soluble que al entrar en contacto con el agua, se hidrata y aumenta su volumen formando un gel acuoso que ejercería una acción reguladora de los azúcares de la comida y su lenta absorción.

La ingestión de alimentos ricos en fibra ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, por lo que la fibra es recomendada para las personas que viven con diabetes. La fibra retarda la absorción de los carbohidratos por lo que contribuye a disminuir las típicas variaciones de azúcar en sangre que suelen tener los pacientes con diabetes. La Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda la ingesta diaria de entre 25 a 35 gr. de fibra.

Una semilla con historia

En México, los mayas y aztecas usaban la chía en distintos preparados nutricionales y medicinales, y la elaboración de ungüentos cosméticos. Para los aztecas era fuente de energía para travesías prolongadas y alimento para los guerreros. Para los mayas era uno de los cuatro cultivos básicos destinados a su alimentación, junto al maíz, el poroto y el amaranto. La harina de chía tostada se utiliza hoy en día en la preparación de una popular bebida denomina “chía fresca” (agua, limón y chía).

Cifras y datos sobre la diabetes

La diabetes se ha convertido en una epidemia que afecta a casi 350 millones de personas en todo el mundo según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El Diabetes Atlas de la Federación Internacional de Diabetes (FID 2011) calcula que hay unos 490,000 niños de menos de 15 años con diabetes tipo 1 en el mundo, de dicha cantidad se estima que hay entre 80 y 100 mil con necesidad urgente de asistencia.

Según las estadísticas de la Asociación Americana de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés), unos 22.3 millones de personas en los Estados Unidos (hombres, mujeres y niños) han sido diagnosticados con diabetes, es decir, casi el 7% de la población total y 5 millones más que en 2007. Se estima que 6 millones de personas tienen diabetes pero no lo saben y se prevé que unas 44 millones de personas desarrollen la enfermedad en los próximos 15 años.

Para la ADA, las complicaciones de la diabetes representan una carga del cinco al diez por ciento del presupuesto de salud de un país. En el 2012, en los Estados Unidos se gastaron 245 mil millones de dólares en costos médicos directos, lo que incluye la atención hospitalaria y de emergencias, las consultas médicas y los fármacos. De esa cantidad, 69 mil millones de dólares representan los costos indirectos, lo que incluye una menor productividad en el trabajo o productividad perdida, así como la muerte prematura.

La ADA indica que es la cuarta causa de muerte a nivel mundial y que las personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 morirán de 5 a 10 años antes que las personas sin diabetes debido a enfermedades cardiovasculares.

Recuerda que bajo la normativa de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo no importa la edad ni la condición médica que tengas, uno de los mandatos prohíbe a las aseguradoras discriminar a personas con condiciones preexistentes como la diabetes y elevar las primas en caso de enfermedad. Si tienes dudas sobre los cambios bajo la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, visita el Centro de Seguros Médicos, en donde hallarás respuestas simples a tus preguntas.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad