SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Chocolate y enfermedad arterial periférica

Por -
Chocolate y enfermedad arterial periférica
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Al comer chocolate muchos de nosotros podríamos experimentar cierta culpabilidad, sin embargo, este placer irresistible, sería un gran aliado para la personas con enfermedad arterial periférica, ya que les permitiría caminar más y recorrer distancias más largas, según se desprende de una investigación del Instituto de Alimentación y Nutrición de la Universidad de la Sapienza, Roma.

La enfermedad arterial periférica (EAP) es una afección en la que se crean depósitos grasos (llamados placa) a lo largo de las paredes de las arterias que transportan la sangre a los brazos y a las piernas, lo que puede disminuir o interrumpir el flujo de la sangre, generalmente hacia las piernas, provocando dolor o entumecimiento.

Los hallazgos publicados en la revista Journal of the American Heart Association, se basaron en un experimento con dos grupos de pacientes de poco más de 70 años con enfermedad arterial periférica. Al primer grupo se les dio una porción de chocolate negro antes de realizar un recorrido en una andadora, y al segundo grupo, una porción de chocolate con leche.

Al comparar los resultados se observó que los participantes que comieron chocolate negro aumentaron levemente el tiempo y la distancia al caminar, a diferencia de quienes ingirieron el chocolate con leche. Los voluntarios tuvieron que realizar el recorrido primer sin comer alguno de los dos tipos de chocolate, y dos horas después, tras haberlo comido.

El grupo del chocolate negro en promedio camino 17 segundos más y 11.8 metros más mientras que el tiempo y la distancia recorrida no variaron entre el grupo que había consumido chocolate con leche.

Para los autores de la investigación, el estudio respalda la idea de que el consumo de nutrientes ricos en polifenoles mejora la circulación sanguínea de las piernas.

Un placer saludable

Un estudio anterior realizado por la Universidad de Cambridge, Reino Unido, vinculo el consumo de chocolate a la reducción en un tercio del riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas.

Tras analizar los resultados de siete estudios que involucraron a más de 100,000 participantes con y sin enfermedad cardiaca existente, encontraron que los niveles más altos de consumo de chocolate se asociaron con una reducción del 37% de riesgo de enfermedad.

Los expertos creen que la reducción del riesgo cardiaco se debe a los efectos anti inflamatorios y antioxidantes del chocolate. El chocolate puro (100% cacao), sin edulcorantes ni emulsionantes, contiene una gran cantidad de flavonoides, en particular, de uno denominado procianidina, que ha demostrado su poder para resguardar la salud cardíaca.

Enfermedad arterial periférica

Una persona con EAP tiene un mayor riesgo de infarto, derrame y ataque isquémico transitorio. De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón 10 millones de personas en los Estados Unidos padecen de EAP y se estima que, una de cada 2,174 personas con la afección, muchas de las cuales viven con diabetes, sufren algún tipo de amputación.

Los siguientes pueden ser señales de alerta e indicar EAP:

  • Calambres dolorosos en los músculos de la pierna o de la cadera al caminar, que en algunos casos son tan severos que afectan la marcha, y que desaparecen durante el reposo; o adormecimiento, debilidad o una sensación de pesadez en las piernas sin dolor
  • Enfriamiento de la piel en áreas específicas de las piernas o de los pies
  • Cambios de color en la piel, particularmente en los brazos o en las piernas
  • Llagas en los pies o en los dedos de los pies que no cicatrizan rápidamente
  • Ardor o dolor en los pies y en los dedos de los pies en reposo

No piense que los problemas para andar son algo normal del envejecimiento. Si siente dolor, debilidad, hormigueo en las piernas u otras dificultades al caminar, coméntelo con su médico y pregunte si es posible que tenga la EAP.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad