SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerezas, aliadas contra el ácido úrico

Por -
Cerezas, aliadas contra el ácido úrico
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Las cerezas ya no servirían sólo para adornar un pastel o una copa de helado, además de ser una auténtica tentación para el paladar por su color rojizo brillante e intenso sabor, serían grandes aliadas para reducir los niveles sanguíneos de ácido úrico, lo que puede evitar la gota (una forma común y dolorosa de artritis), de acuerdo con investigadores de la Universidad de Northumbria en el Reino Unido.

El estudio publicado en el Journal of Functional Foods, refiere que el consumo diario de 1 a 2 onzas de jugo concentrado de las cerezas agrias Montmorency, disminuye los niveles sanguíneos de ácido úrico y de la proteína C-reactiva, (CRP, por sus siglas en inglés), proteína que aumenta sus niveles en respuesta a la inflamación.

En el siglo XVIII el célebre botánico sueco Karl Linneo (1707-1778) curaba sus ataques de gota con cerezas. Evidencia científicas previa muestra que las cerezas poseen una enzima que neutraliza el ácido úrico e incrementa su excreción a través de la orina, además de que su rico contenido en antocianinas (los pigmentos que le dan el color rojizo) tienen efectos anti inflamatorio.

Para llegar a sus conclusiones, los investigadores realizaron un ensayo en el que participaron 12 personas, quienes consumieron dos dosis diferentes de jugo concentrado de cereza ácida dos veces al día, por la mañana y justo antes de la cena. Un grupo bebió aproximadamente 1 onza (30 ml) de jugo concentrado con 100 ml de agua y el otro, 2 onzas (60 ml) de jugo concentrado con 100 ml de agua.

Se tomaron muestras de sangre y orina de los participantes antes y después de consumir el jugo concentrado de cerezas ácidas y 48 horas después de haberlo bebido. Los resultados mostraron que los niveles sanguíneos de ácido úrico y proteína C-reactiva se redujeron, independientemente de la dosis de jugo administrada.

Los autores del trabajo reconocen que se necesita más investigación para determinar los beneficios específicos del jugo concentrado de cereza para las personas con enfermedades inflamatorias, incluyendo la gota y otras condiciones artríticas.

Las cerezas están llenas de nutrientes esenciales, incluyendo vitaminas A, C, E y ácido fólico y proporcionan otras varias vitaminas B, incluyendo B1, B2, B6 y niacina, así como calcio, potasio, magnesio, hierro y zinc. También son ricas en melatonina y pueden ser beneficiosas para combatir el insomnio y fortalecer el sistema inmunológico. Una taza de cerezas tiene tan solo 87 calorías, 22 gramos de carbohidratos, 1 gramo de proteína y 3 gramos de fibra.

Ácido úrico en la sangre

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos refiere que el ácido úrico es un químico creado cuando el cuerpo descompone sustancias llamadas purinas, las cuales se encuentran en algunos alimentos y bebidas, como el hígado, las anchoas, la caballa, las judías y arvejas secas, y la cerveza.

La mayor parte del ácido úrico se disuelve en la sangre y viaja a los riñones, desde donde sale a través de la orina. Si el cuerpo produce demasiado ácido úrico o no lo elimina lo suficiente, la persona se puede sufrir gota, una forma común y dolorosa de artritis que produce hinchazón, enrojecimiento, calor y rigidez en las articulaciones.

Con frecuencia, el primer ataque de gota ocurre en el dedo gordo del pie. También puede afectar los tobillos, talones, rodillas, muñecas, dedos y codos. Al comienzo, los ataques de gota mejoran en unos días. Con el correr del tiempo, los ataques duran más tiempo y suceden más frecuentemente.

Si tienes sobrepeso, bebes cantidades excesivas de alcohol o tienes el colesterol alto, diabetes o presión arterial alta tienes más probabilidades de desarrollar gota. Los hombres desarrollan gota más a menudo que las mujeres. Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar gota después de la menopausia. La gota también es hereditaria (lo que significa que se transmite de padres a hijos).

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad