SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cebolla, promisoria contra la diabetes

Por -
Cebolla, promisoria contra la diabetes
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

La cebolla tiene fama de hacer llorar y ser un ingrediente infaltable en la cocina, pero además, de acuerdo con investigadores de la Universidad de Gezira, en Sudán, podría ser un remedio natural para regular los niveles de glucosa en sangre en las personas que viven con diabetes.

Los hallazgos publicados en la revista Environmental Health Insights, refieren que la glucoquinina, una sustancia activa presente en la cebolla (Allium cepa), así como su rico contenido en flavonoides y azufre, tienen efecto hipoglucemiante, es decir, disminuyen el nivel de azúcar en la sangre al estimular la segregación del jugo pancreático que ayuda a descomponer las grasas, proteínas y carbohidratos de los alimentos.

Para llegar a dicha conclusión los investigadores, encabezados por el farmacólogo Imad Taj Eldin, realizaron un ensayo con dos grupos de 21 pacientes con diabetes tipo 1 y tipo 2 no mayores de 50 años, a quienes se les pidió que integrarán a su dieta diaria el consumo de 100 gramos de cebolla morada cruda.

Tras el período de evaluación se observó que en el grupo de diabetes tipo 1 se logró una reducción de glucosa en la sangre del orden de 89 miligramos, mientras que en entre los pacientes con diabetes tipo 2 se apreció que el azúcar en la sangre se reducía en 40 miligramos.

Si bien, los autores del trabajo reconocen que la muestra es muy pequeña para sacar conclusiones concretas, resaltan que incluir cebolla en la dieta de los pacientes con diabetes sería una efectiva opción para favorecer la generación natural de insulina y regular los altos niveles de glucosa en sangre.

La cebolla es un vegetal que tiene pocas calorías, mucho contenido de agua, es rica en fibras, minerales como el hierro, calcio, fósforo, magnesio y vitaminas del grupo B, C y E.

La temible diabetes

La diabetes se ha convertido en una epidemia que afecta a casi 350 millones de personas en todo el mundo según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se prevé que se convierta en la séptima causa de muerte en 2030 y el número de casos alcance los 552 millones, o un adulto de cada 10 en el mundo.

Según las estadísticas de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su siglas en inglés), unos 26 millones de personas en los Estados Unidos (hombres, mujeres y niños) han sido diagnosticados con diabetes y estima que 79 millones de adultos tienen pre diabetes, una afección que incrementa el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

Los CDC calculan que para el año 2050, si las tendencias actuales continúan, 1 de cada 3 adultos en los EE. UU. podrían sufrir de diabetes. La diabetes tipo 2, en la cual el organismo pierde en forma gradual la capacidad de producir y utilizar la insulina, representa entre el 90 y el 95% del total de los casos.

La diabetes es la séptima causa principal de muerte y puede provocar discapacidad permanente y mal estado de salud. Las personas con diabetes pueden sufrir numerosas complicaciones graves y mortales, como enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares, ceguera, enfermedad renal crónica y amputaciones.

El riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares es 2 a 4 veces más alto en las personas con diabetes. Los adultos con diabetes tienen tasas de mortalidad por enfermedades cardiacas aproximadamente 2 a 4 veces más altas que los adultos que no tienen diabetes.

La diabetes es la causa principal de nuevos casos de ceguera en adultos entre 20 a 74 años de edad.

La diabetes es también la causa principal de la insuficiencia renal y fue responsable del 44% de los casos nuevos en el 2008.

Más del 60% de las amputaciones de piernas y pies no relacionadas con accidentes y lesiones, fueron procedimientos realizados en personas con diabetes. En el 2006, estos casos llegaron a una cantidad de 65,700 amputaciones.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad