SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

TE AYUDAMOS EN TU IDIOMA

Regístrate para recibir información y ayuda. *
* Campo requerido
Número de Teléfono
¿Cómo te gustaría ser contactado?
¿En qué idioma?
* Sólo para uso en Estados Unidos

Cuándo ir al consultorio médico, la sala de urgencias o la emergencia

Por -
Cuándo ir al consultorio médico, la sala de urgencias o la emergencia
CRÉDITO: THINKSTOCK

Cuando una enfermedad comienza a mostrar sus primeros síntomas, cuando ocurre un accidente o un dolor repentino ataca, quizás no sepas a dónde recurrir: al consultorio de tu doctor, los consultorios de urgencias o la sala de emergencia. La decisión puede costarte cara si te equivocas, tanto en materia de salud como de dinero.

“Cuando Manuela se cayó de una litera (bunked bed) no sabía si llevarla a la sala de emergencias o a la de urgencias”, dice Eliana Figueroa, mamá de dos niñas de 7 y 11 años. “Cayó sobre sus pies, pero luego quedó sentada y al levantarse estaba pálida. Me dijo que se sentía mareada y tuve miedo de que se hubiera quebrado una pierna o la cadera”.

Finalmente, Eliana y su esposo llevaron a Manuela a la sala de urgencias porque sabían que la emergencia no sólo era más cara, sino que la situación no daba para una asistencia de ese tipo.

Esta es la típica situación en la que muchos padres se encuentran cuando tienen que decidir a dónde llevar los chicos cuando necesitan asistencia médica.

Consultorio del médico vs Sala de Urgencias

Ir al consultorio del médico es lo que en inglés se llama ‘Primary Care’ (cuidado primario). 

El Instituto de Medicina (IOM) de la Universidad de Yale define el cuidado primario como aquella atención provista de manera integral por médicos clínicos que pueden manejar una amplia gama de necesidades del paciente. Los médicos que pueden darte un cuidado primario son los médicos internistas, pediatras, médicos de familia, obstetras y ginecólogos

Al consultorio médico debes ir en las siguientes situaciones:

  • Control y manejo de enfermedades crónicas
  • Episodios poco frecuentes de una enfermedad con síntomas agudos (dolor de garganta, oídos, etc)
  • Prevención de enfermedades

“Si no estás en una situación en que tu vida corre peligro, una cita con un médico que esté en la lista de proveedores de tu seguro de salud es probablemente la mejor opción y la más barata. Bajo la Ley de Cuidado de Salud, la mayoría de los servicios de cuidado primario, incluyendo las visitas al doctor por enfermedades poco complicadas, están cubiertas totalmente o con un copago muy bajo”, dijo Katie Boyd, defensora del consumidor en GetInsured.com.

La clínicas son una buena opción para la atención primaria sobre todo cuando el consultorio médico está cerrado, generalmente los fines de semana. Estas clínicas están ubicadas en algunas tiendas de farmacias (CVS o Walgreens, Wallmart por ejemplo) y suelen ser atendidas por  enfermeras registradas que pueden recetar algunas medicinas básicas. 

La revista Consumer Reports advierte que la Academia Americana de Pediatría no recomienda usarlas para los niños y los adolescentes. Sin embargo, puedes visitarlas -muchas veces sin hacer cita- cuando necesitas vacunas, o cuando tienes síntomas de una enfermedad común como un resfrío o gripe. El costo puede ser entre $55 y $75 dólares -si no tienes cobertura de seguro- o del monto del copago especificado en tu plan, si estás asegurado.

Un estudio de la Universidad de Yale remarca las preocupaciones en torno a las deficiencias del cuidado primario en Estados Unidos: “En particular -publica el informe- los americanos están encontrando dificultades para acceder a los servicios de cuidado primario, y cuando lo hacen, el sistema es frecuentemente inadecuado para el tratamiento continuo de enfermedades crónicas y mentales”. La causa: “Los médicos que practican medicina primaria están presionados por la cantidad de pacientes que tienen que ver en corto tiempo para mantener el ingreso, debido a que sus consultas tienen una compensación menor. Además de las demandas de tipo burocrático que deben atender por parte de proveedores farmacéuticos y las aseguradoras.

Cuándo ir a la sala de urgencias

El Centro de Estudios para un Cambio en el Sistema de Salud (HSC, por sus siglas en inglés) reporta en un estudio de julio de 2013 que las salas de urgencias han crecido hasta un total de 9,000 en Estados Unidos. “Mientras que en Estados Unidos el sistema de salud lucha contra la capacidad de departamentos de emergencia en algunas áreas, la falta de clínicas de cuidados primarios y el aumento en los costos de salud, estos centros de urgencias emergen como una alternativa de cuidado que puede ayudar en cuanto al acceso a servicios de salud y a la contención de los costos”, reza el estudio.

Mientras las salas de urgencia son cada vez más populares (hay un total de 9,000 en todo el país, según un reporte del Centro de Estudios para un Cambio en el Sistema de Salud o HSC), Katie Boyd recomienda asegurarse de chequear el plan de salud: “Las clínicas de urgencia son una buena opción cuando no se está frente a una situación de emergencia, pero el costo dependerá del tipo de clínica y de lo que tu seguro de salud cubra”.

Además de tener en cuenta los costos y la cobertura de tu seguro, ten en cuenta estas situaciones para ir a una clínica o sala de urgencias (Urgent Care):

  • Un esguince
  • Infección de oídos
  • Fiebre o síntomas parecidos a la influenza
  • Reacciones alérgicas
  • Quemadura o lastimaduras menores
  • Quebraduras de huesos
  • Tos, dolor de garganta, resfríos
  • Mordeduras de animales

En general, situaciones que no ponen en riesgo tu vida, pero que necesitan atención inmediata. Y si estás en duda, los expertos de Blue Cross & Blue Shield recomiendan llamar a tu médico de cabecera o directamente al centro de urgencias y preguntar.

Asistir a una sala de urgencias en la situación adecuada tiene muchas ventajas, entre ellas el tiempo de espera va a ser menor que si vas a una emergencia, donde tienen prioridad casos graves. 

Además de los costos (según Consumer Reports puede costar un poco más que una visita al consultorio médico, pero siempre será más barata que la visita a la sala de emergencia. También depende si tienes seguro o no y el tipo de cobertura que determinará el copago). Las salas de urgencia tienen también horarios extendidos y trabajan los fines de semana. Comparado con la consulta privada de un médico, las salas de urgencia tienen equipos de diagnósticos complejos que los médicos no tienen.

Cuándo visitar la Emergencia

La regla principal es que debes ir a la sala de Emergencias cuando tienes una condición que pone en peligro tu vida. Generalmente lo más sensato es llamar al 911, quienes te asistirán en el lugar y luego te trasladarán al hospital más cercano con todo el cuidado que requieras en el camino.

Las razones por las cuales hay que recurrir a la emergencia son las siguientes:

  • Dolor fuerte en el pecho
  • Dolor repentino y severo
  • Dolor en el abdomen
  • Dificultad para respirar
  • Infarto
  • Hemorragia
  • Herida o golpe en la cabeza
  • Otros traumas graves (fracturas expuestas, laceraciones, heridas de bala o armas blancas, aplastamientos, etc)
Los costos de ser tratado a través de la sala de emergencia varían si estás asegurado o no. Aún en el caso de contar con cobertura médica, depende del plan que tengas: el mínimo suele ser $150 y con un promedio de $400 y hasta $600 según tu deducible.

Ante todo ten en cuenta la recomendación de la defensora del consumidor de GetInsured.com, Katie Boyd: “Si usas la sala de emergencia para un cuidado de rutina o en una situación sin riesgo de perder tu vida, no sólo estás ocupando recursos que otras personas seriamente heridas o enfermas necesitan. También estarás generando gastos de ciento o miles de dólares que no tendrías si te hicieras atender por tu médico o en la sala de urgencias”.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Centro de Seguros de Salud a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad