SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Vitamina D

Vitamina D

Resumen:

La vitamina D se encuentra en varias fuentes alimenticias de la dieta como pescado, huevos, leche fortificada y aceite de hígado de bacalao. El sol es también un importante factor que contribuye significativamente a la producción de vitamina D en nuestra dieta y se cree que estar tan sólo diez minutos bajo la exposición solar es suficiente para evitar deficiencias. El término de "vitamina D" se refiere a varias formas de esta vitamina. Existen dos formas de esta vitamina que son importantes en los seres humanos: ergocalciferol (vitamina D-2) y colecalciferol (vitamina D-3). La sintetización de la vitamina D-2 la realizan las plantas. La sintetización de la vitamina D-3 la realizan los humanos en la piel cuando se exponen a los rayos ultravioleta-B (UVB) del sol o en la dieta.

La función biológica principal de la vitamina D es mantener en grados normales los niveles de calcio y fósforo en la sangre. La vitamina D ayuda en la absorción del calcio, lo que contribuye a formar y mantener huesos fuertes. Una investigación que se realizó recientemente indicó que la vitamina D puede brindar protección contra la osteoporosis, hipertensión, cáncer y varias enfermedades del sistema inmunológico.

El raquitismo y la osteomalacia son las enfermedades clásicas de deficiencia de vitamina D. En los niños, la deficiencia de vitamina D provoca raquitismo, lo que a su vez produce deformaciones esqueléticas. En los adultos, la deficiencia de vitamina D puede causar osteomalacia, lo cual provoca debilidad muscular además de debilidad ósea. Las personas que están en alto riesgo de contraer deficiencias de vitamina D son los ancianos, las personas de piel oscura, las personas obesas y los infantes que son alimentados exclusivamente de leche materna y las personas que se cubren la piel expuesta al sol o usan bloqueador solar cada vez que salen a exteriores. Además, están en riesgo quienes presentan síndromes de mala absorción de grasa (por ejemplo, fibrosis quística) o enfermedad inflamatoria intestinal (por ejemplo, la enfermedad de Crohn).

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Queratosis actínica, fracturas de cadera asociadas a la enfermedad de Alzheimer, espondilitis anquilosante, trastornos autoinmunológicos, enfermedad de Graves, hiperparatiroidismo en diálisis renal, hipocalcemia, tetania hipocalcémica, pérdida ósea relacionada con el transplante de riñón, trastornos metabólicos (síndrome metabólico), trastornos del sistema nervioso (hemicorea), osteitis fibrosa en diálisis, artritis reumatoide, escleroderma, carcinoma de célula escamosa, lupus sistémico eritomatoso, trastornos vaginales (atrofia), vitiligo.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Hipofosfatemia hereditaria (A)

    La hipofosfatemia hereditaria (niveles bajos de fosfato en la sangre) es un trastorno hereditario poco común que se caracteriza por la desvirtuación del transporte de fosfato y la disminución en el metabolismo de la vitamina D en los riñones. La hipofosfatemia hereditaria es una forma de raquitismo. La ingestión de calcitriol o dihidrotaquisterol por vía oral en conjunto con suplementos de fosfato es efectiva para el tratamiento de trastornos óseos en personas que sufren de hipofosfatemia hereditaria. El tratamiento debe ser bajo supervisión médica.

  • Hipofosfatemia relacionada con el síndrome de Fanconi (A)

    El síndrome de Fanconi es un defecto de los túbulos próximos del riñón y se vincula con la acidosis tubular renal. La ingestión de ergocalciferol por vía oral es efectiva para tratar la hipofosfatemia asociada al síndrome de Fanconi.

  • Hiperparatiroidismo por bajos niveles de vitamina D (A)

    Algunos pacientes pueden desarrollar hiperparatiroidismo secundario debido a los bajos niveles de vitamina D. El tratamiento inicial para este tipo de hiperparatiroidismo es la vitamina D. Por lo general, para pacientes con hiperparatiroidismo refractario o primario, lo que más se recomienda es la extracción quirúrgica de las glándulas paratiroides. Los estudios también indican que la suplementación con vitamina D puede reducir la incidencia de hiperparatioridismo posterior a una cirugía para hipoparatiroidismo primario (extracción total o parcial de la glándula paratiroides).

  • Hipocalcemia por hipoparatiroidismo (A)

    El hipoparatiroidismo (bajos niveles de la hormona paratiroides en la sangre) es poco común y a menudo se debe a la extracción quirúrgica de las glándulas paratiroides. Dosis altas orales de dihidrotaquisterol (DHT), calcitriol, o ergocalciferol pueden ayudar a aumentar las concentraciones séricas de calcio en personas con hipoparatiroidismo o pseudohipoparatiroidismo.

  • Osteomalacia (A)

    En adultos con deficiencia aguda de vitamina D, el mineral de los huesos se pierde ("hipomineralización") y provoca dolor óseo y osteomalacia (huesos blandos). La osteomalacia puede producirse por deficiencia de vitamina D en las dietas de los ancianos, personas con disminución en la absorción de vitamina D, en personas con exposición al sol inadecuada (aquellos que viven en latitudes con períodos de falta de luz solar y mujeres que usan burkas como parte de su atuendo), pacientes con cirugía gástrica o intestinal, i pacientes con enfermedad de los huesos producida por aluminio, enfermedad hepática o renal crónica con osteodistrofia renal. El tratamiento para la osteomalacia depende de la causa subyacente de la enfermedad y a menudo implica control del dolor e intervención quirúrgica ortopédica, como también vitamina D y agentes aglutinantes de fosfato.

  • Soriasis (A)

    Se ha usado una gran cantidad de diferentes métodos para el tratamiento de las placas de la soriasis en la piel. Dentro de los métodos moderados se incluyen los siguientes: terapia de luz, reducción del estrés, humectantes o ácido salicílico para eliminar las áreas escamosas de la piel. Para casos más graves, se incluyen tratamientos con luz UV-A, psoralen además de luz UV-A (PUVA), retinoides como isotretinoina (Accutane), corticosteroides o ciclosporina (Neoral, Sandimmune). La calcipotriena (Dovonex), análogo sintético de la vitamina D-3, parece controlar el crecimiento de las células de la piel y se usa para placas de piel moderadamente agudas, particularmente en lesiones cutáneas que son resistentes a otras terapias o que están localizadas en el rostro. Se ha reportado que el ungüento de vitamina D-3 (tacalcitol) una vez al día durante seis meses ha demostrado ser seguro y bien tolerado. Altas dosis de becocalcidiol (un análogo de la vitamina D) usadas en la piel podrían ser de beneficio en el tratamiento de la soriasis.

  • Raquitismo (A)

    El raquitismo se desarrolla en niños con deficiencia en vitamina D debido a deficiencia en la dieta, falta de luz solar o ambas. Los infantes que se alimentan exclusivamente con leche materna, sin suplementación de vitamina D, también pueden desarrollar raquitismo. Aunque actualmente es escaso, ha habido un incremento reciente del raquitismo en niños que viven en lugares donde ocurre una falta de luz solar debido a las estaciones. El ergocalciferol o colecalciferol son efectivos en el tratamiento del raquitismo por deficiencia de vitamina D. El calcitriol se debe usar en pacientes con insuficiencia renal, bajo supervisión médica.

  • Debilidad/dolor muscular (B)

    La deficiencia de vitamina D se ha asociado a la debilidad muscular y dolor, tanto en adultos como en niños. Ciertas investigaciones limitadas han reportado deficiencia de vitamina D en pacientes con dolor lumbar y la suplementación puede producir una reducción del dolor en muchos pacientes.

  • Osteoporosis (B)

    Sin suficiente vitamina D, la absorción de calcio no se puede maximizar y la elevación resultante en la secreción de paratiroides por parte de las glándulas paratiroides provoca una mayor reabsorción de los huesos, lo cual puede debilitar los huesos y aumentar el riesgo de fracturas. La suplementación de vitamina D ha demostrado que puede disminuir la pérdida ósea y reducir fracturas, especialmente si se administra con calcio.

  • Osteodistrofia renal (B)

    La osteodistrofia renal es un término que se refiere a todos los problemas óseos que ocurren en pacientes con insuficiencia renal crónica. El calcifediol o ergocalciferol por vía oral puede ayudar a tratar la hipocalcemia y evitar la osteodistrofia renal en personas con insuficiencia renal crónica que se someten a diálisis.

  • Osteomalacia por inducción de anticonvulsivos (C)

    Investigaciones iniciales han reportado que la suplementación con vitamina D-2 reduce la frecuencia de convulsiones. Se necesitan estudios adicionales para confirmar estos resultados.

  • Prevención de cáncer de seno (C)

    La suplementación con altas dosis de vitamina D puede estar relacionada con una pequeña reducción del riesgo de desarrollo de cáncer de seno. Se requiere investigación adicional en esta área.

  • Prevención del cáncer (C)

    Investigaciones limitadas indican que los análogos sintéticos de vitamina D pueden jugar un papel en el tratamiento de cánceres en los seres humanos. Sin embargo, sigue siendo difuso si la deficiencia de vitamina D aumenta el riesgo de cáncer o si una mayor ingestión de ésta protege contra algunos cánceres. Hasta que se no realicen ensayos adicionales, es prematuro recomendar el uso de la suplementación regular de vitamina D para evitar cánceres.

  • Cáncer colorrectal (C)

    La información derivada de un meta-análisis indica que la suplementación con vitamina D puede prevenir el desarrollo de cáncer colorrectal. Se requiere investigación adicional en esta área.

  • Osteoporosis inducida por corticosteroides (C)

    Algunas evidencias implican que los esteroides pueden también deteriorar el metabolismo de la vitamina D y contribuir, además, a la pérdida del hueso y el desarrollo de la osteoporosis asociada a medicamentos esteroides. Existen evidencias limitadas de que la vitamina D puede ser benéfica para el fortalecimiento óseo en pacientes que ingieren esteroides a largo plazo.

  • Diabetes (tipo 1/tipo 2) (C)

    Diabetes tipo 1: Se ha reportado que es menos probable que la diabetes tipo 1 se desarrolle en infantes que hayan recibido calcitriol durante el primer año de vida que en infantes que hayan recibido cantidades inferiores de vitamina D. Otros estudios relacionados han indicado que el uso de aceite del hígado del bacalao es una fuente de vitamina D para reducir la incidencia de la diabetes tipo 1. Actualmente, se carece de evidencia suficiente para llegar a una conclusión firme. Diabetes tipo 2: En estudios recientes realizados en adultos, se mostró que la suplementación de vitamina D mejora la sensibilidad a la insulina. Se necesitan investigaciones adicionales para confirmar estos resultados.

  • Prevención de caídas (C)

    Numerosos estudios clínicos han encontrado resultados conflictivos sobre el efecto de la vitamina D en la prevención de caídas, por lo cual se requiere investigación adicional.

  • Osteodistrofia hepática (C)

    La enfermedad ósea metabólica es común entre pacientes con enfermedad hepática crónica y la osteoporosis es la responsable de la mayoría de los casos. Puede ocurrir una variación en los grados de mala absorción del calcio en pacientes con enfermedad hepática crónica debido a la desnutrición y la deficiencia de vitamina D. La vitamina D por vía oral o en inyecciones puede jugar un papel en el tratamiento de esta afección.

  • Presión arterial alta (hipertensión) (C)

    Los bajos niveles de vitamina D pueden jugar un papel en el desarrollo de la hipertensión. Se ha observado que a menudo la presión sanguínea aumenta durante el invierno, a mayor distancia del ecuador y en pieles de pigmentación oscura (todo lo cual está asociado a una exposición inferior a la vitamina D a través de la luz solar). Sin embargo, las evidencias no son definitivas y no se ha realizado una clara comparación con métodos de mayor solidez científica que reduzcan la presión arterial. Un profesional médico autorizado es quien debe tratar a pacientes con presión arterial elevada.

  • Hipertrigliceridemia (C)

    No existen suficientes evidencias en esta área.

  • Inmunomodulación (C)

    La evidencia preliminar en humanos sugiere que la vitamina D y sus análogos como el alfacalcidol pueden actuar como agentes inmunomoduladores. Se requieren estudios adicionales para confirmar estos resultados.

  • Reducción de mortalidad (C)

    La ingesta de vitamina D puede estar relacionada con una reducción de la morbilidad total. Se requieren estudios adicionales para confirmar estos resultados.

  • Esclerosis múltiple (C)

    Los científicos han detectado que los índices de esclerosis múltiple son inferiores en áreas donde hay más luz solar y un mayor consumo de pescado rico en vitamina D. Las investigaciones preliminares indican que la suplementación de vitamina D a largo plazo disminuye el riesgo de esclerosis múltiple. Sin embargo, se necesitan investigaciones adicionales antes de llegar a una conclusión firme.

  • Síndrome mielodisplástico (C)

    No existen suficientes evidencias en esta área.

  • Osteogénesis imperfecta (C)

    La osteogénesis imperfecta se caracteriza por huesos extraordinariamente frágiles que se rompen con facilidad, a menudo por cargas que los huesos normales soportan a diario, lo cual ocurre debido al funcionamiento defectuoso en la producción de colágeno del cuerpo. La adecuada ingestión de vitamina D y de calcio es esencial para mantener huesos fuertes.

  • Osteoporosis en fibrosis quística (C)

    La osteoporosis es una afección común en pacientes con fibrosis quística (debido a la mala absorción de grasa), lo cual provoca deficiencia de vitaminas liposolubles, como la vitamina D. La administración por vía oral de calcitriol parece aumentar la absorción del calcio y disminuir las concentraciones de paratiroides.

  • Miopatía proximal (C)

    No existen suficientes evidencias disponibles en esta área.

  • Raquitismo (resistencia hipofosfatémica a la vitamina D) (C)

    La evidencia existente no es suficiente para respaldar el papel de la vitamina D en el tratamiento de esta afección.

  • Trastorno afectivo estacional (C)

    El trastorno afectivo estacional es una forma de depresión que ocurre durante los meses de invierno, posiblemente a causa de la reducción de exposición a la luz solar. En un estudio que se realizó, se descubrió que la vitamina D es superior a la terapia de luz en el tratamiento del trastorno afectivo estacional. Se necesitan estudios adicionales para confirmar estos hallazgos.

  • Verrugas seniles (C)

    En un estudio preliminar, se trataron verrugas seniles con vitamina D-3 tópica.

  • Trastornos de pigmentación de la piel (C)

    La aplicación en la piel de un ungüento de vitamina D3 en combinación con pulsaciones de radio frecuencias intensas puede ser benéfica para el tratamiento de lesiones de pigmentación relacionadas con la neurofibromatosis 1.

  • Retención dental (C)

    La pérdida de dientes y huesos orales está correlacionada con la pérdida de huesos en sitios no orales. Las investigaciones realizadas indican que los niveles de ingestión de calcio y de vitamina D dirigidos a prevenir la osteoporosis pueden tener un efecto benéfico en la retención dental.

  • Deficiencia de vitamina D en infantes y madres lactantes (C)

    Ensayos clínicos de buen diseño indican que la suplementación de altas dosis de vitamina D a madres lactantes puede mejorar la condición de la vitamina D tanto en las madres como en sus hijos. Se requieren estudios adicionales para confirmar tales hallazgos.

  • Aumento de peso post-menopáusico (C)

    La suplementación de vitamina D en combinación con calcio, puede tener un efecto en el aumento de peso post-menopáusico. La evidencia indica que puede ser particularmente cierto en las mujeres que consumen el calcio en cantidades inadecuadas; se requiere investigación adicional.

  • Fuerza muscular (D)

    El colecalciferol por vía oral no parece aumentar la fuerza muscular o mejorar el rendimiento físico en ancianos sanos que no tengan deficiencia de vitamina D.

  • Cáncer de próstata (D)

    Existen evidencias preliminares que se basan en estudios realizados en laboratorio y en seres humanos de que una alta dosis de vitamina D puede ser benéfica en el tratamiento del cáncer de próstata. Sin embargo, las altas dosis de vitamina D necesarias para la inhibición del cáncer pueden causar hipercalcemia. Por esta razón, es difícil utilizar las altas dosis en ensayos clínicos. Investigadores están estudiando este tratamiento, así como el desarrollo de análogos sin calcio; pero aún no existen firmes evidencias disponibles de los beneficios.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Evítese o úsese con precaución cuando se sabe de hipersensibilidad a la vitamina D o a cualquier producto análogo y derivado.

Efectos secundarios y advertencias

En términos generales, la vitamina D se tolera bien en la dosis de ingestión diaria recomendada. Un estudio encontró una mayor probabilidad de que los pacientes que toman análogos de la vitamina D se sientan somnolientos durante el día.

La toxicidad de vitamina D puede producirse por el exceso habitual de ingestión de esta vitamina y puede provocar hipercalcemia y una excesiva pérdida ósea. Dentro de las personas con riesgo particular se incluyen aquellas personas con hiperparatiroidismo, enfermedad renal, sarcoidosis, tuberculosis, o histoplasmosis. La hipercalcemia crónica puede provocar complicaciones serias que incluso atentan contra la vida de las personas y se deben tratar con un médico. Dentro de los síntomas iniciales de la hipercalcemia se pueden incluir los siguientes: náuseas, vómito y anorexia (pérdida de apetito/peso) seguido de poliurea (micción excesiva), polidipsia (sed excesiva), debilidad, fatiga, somnolencia, dolores de cabeza, anorexia, boca seca, sabor a metal en la boca, vértigo, tinitis (zumbido en los oídos) y ataxia (intranquilidad). La función del riñón puede afectarse y pueden ocurrir calcificaciones metastáticas (deposición de calcio en órganos del cuerpo), lo cual afecta particularmente a los riñones. El tratamiento involucra suspender la ingestión de vitamina D o de calcio y disminuir los niveles de calcio bajo estricta supervisión médica con frecuente monitoreo de los niveles de calcio. Podría ser necesario la acidificación de la orina y los corticosteroides.

Embarazo y lactancia

La ingestión diaria recomendada para mujeres embarazadas es la misma que para mujeres adultas que no están embarazadas. Algunos autores han indicado que los requisitos durante el embarazo pueden ser superiores a estas cantidades, particularmente en personas que están privadas de la luz solar, aunque esto no se ha establecido claramente. Debido a los riesgos de toxicidad de vitamina D, se debe discutir con un médico cualquier tipo de consideración de una dosis diaria superior a la indicada.

La vitamina D es deficiente en la leche materna y para evitar la deficiencia y el raquitismo en infantes que son alimentados exclusivamente con leche materna, podría ser necesario la suplementación, la cual se inicia dentro de los dos primeros meses de vida.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

La hipermagnesemia (altos niveles de magnesio en la sangre) se puede desarrollar si estos agentes se usan de forma simultánea con la vitamina D, particularmente en pacientes con deficiencia renal crónica.

Un menor número de efectos de vitamina D pueden ocurrir con el uso de ciertas drogas anticonvulsivas, ya que éstas pueden inducir las enzimas microsomales y acelerar la conversión de la vitamina D en metabolitos inactivos.

Basado en el mecanismo de acción, el uso de vitamina D y calcio juntos puede alterar la respuesta inflamatoria.

La absorción intestinal de vitamina D se puede deteriorar con el uso de estos agentes. A los pacientes que toman colestiramina o colestipol se les aconseja que permitan el mayor tiempo posible entre la ingestión de estas drogas y la vitamina D.

El uso de corticosteroides puede provocar osteoporosis y una disminución drástica de calcio si se administra a largo plazo. Esta reducción drástica del calcio crea una mayor necesidad tanto del suplemento de calcio como de vitamina D (la cual es necesaria para la absorción del calcio).

La vitamina D se debe usar con precaución en pacientes que consumen digoxina, dado que la hipercalcemia (que puede producirse con el uso excesivo de vitamina D) puede precipitar ritmos cardiacos anormales.

La absorción intestinal de vitamina D se puede afectar con el uso de aceite mineral.

El orlistat puede reducir los niveles de vitamina D. Los pacientes deben considerar consumir alguna multivitamina con vitaminas liposolubles, al menos dos horas antes o después de ingerir orlistat o antes de acostarse.

La rifampina aumenta el metabolismo de la vitamina D y reduce los niveles de vitamina D en sangre. La necesidad de suplementación de vitamina D con rifampina no se ha estudiado completamente, aunque podría ser necesario una suplementación adicional.

Los laxantes estimulantes pueden reducir la absorción de vitamina D en la dieta. Los laxantes estimulantes se deben limitar a un uso de corto plazo, de ser posible.

La administración simultánea de diuréticos tiazidas y vitamina D a pacientes con hipoparatiroides puede provocar hipercalcemia, la cual puede ser transitoria o requerir la suspensión de vitamina D. Dentro de los ejemplos de diuréticos tiazidas se incluyen los siguientes: clorotizida (Diuril®), clorotalidona (Hygroton®, Thalitone®), hidroclorotiazida (HCTZ®, Esidrix®, HydroDIURIL®, Ortec®, Microzide®), indapamida (Lozol®), y metolazona (Zaroxolyn®).

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

Con base en el mecanismo de acción, el uso conjunto de vitamina D y calcio puede alterar la respuesta inflamatoria.

La vitamina D se debe usar con precaución en pacientes que consumen hierbas con propiedades cardiacas similares como digoxina debido a que la hipercalcemia (la cual puede resultar por el exceso del uso de vitamina D) puede precipitar ritmos cardiacos anormales.

La vitamina D es necesaria para la absorción de calcio. A menudo se incluye vitamina D en productos de suplementación.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

La vitamina D está incluida en casi todas las multivitaminas, usualmente en concentraciones que oscilan entre 50 UI y 1,000 UI en cápsulas blandas, tabletas o en líquido. El US Institute of Medicine de la National Academy of Sciences ha establecido los niveles de ingestión adecuada. Las recomendaciones son las siguientes: 5 microgramos (200 UI) diarios para todas las personas (hombres, mujeres, mujeres embarazadas/lactantes) menores de 50 años. Para todas las personas de 50-70 años, la recomendación diaria es de 10 microgramos (400 UI). Para todas las personas mayores de 70 años, se indica una ingestión diaria de 15 microgramos (600 UI). Algunos autores han cuestionado si los actuales niveles adecuados que se han recomendado son suficientes para suplir las necesidades fisiológicas; particularmente en personas que están privadas de exposición a la luz solar de forma regular. El límite máximo para la vitamina D que se ha recomendado es de 2,000 UI debido a las toxicidades que puedan ocurrir si se ingieren dosis superiores. A 2008 review recommends 400 IU per day for all infants and children, including adolescents, based on evidence from new clinical trials and the historical precedence.

No todas las dosis se han encontrado eficaz para las condiciones que han sido estudiadas. Sin embargo, se ha usado ergocalciferol en una dosis por vía oral de 400 a 800 UI por día (algunas veces se usan dosis más altas en conjunto con el calcio) por la prevención y tratamiento de osteoporosis.

Se ha usado calcitriol en una dosis inicial por vía oral de 0.25 microgramos por día. Puede haber un aumento de 0.25 microgramos por día a intervalos de cuatro a ocho semanas en pacientes con hipocalcemia de diálisis crónica.

Se ha usado dihidrotaquisterol en una dosis inicial por vía oral de 750 microgramos (0.75 miligramos) a 2.5 miligramos diarios durante varios días. Mantenimiento: De 200 microgramos (0.2 miligramos) a 1 miligramo por día. Se ha usado ergocalciferol en una dosis de 50,000 a 200,000 UI diarias por vía oral junto con 4 gramos de lactato de calcio, seis veces al día.

El raquitismo se puede tratar gradualmente durante varios meses o en una sola dosis de un día. Las dosis pueden ir aumentando de forma gradual de 125-250 microgramos (5,000-10,000 UI) que se ingieren a diario durante dos a tres meses, hasta que se haya establecido bien la recuperación y la concentración de fosfatasa alcalina en sangre se hayan acercado a los límites normales. La dosis de un solo día puede ser de 15,000 microgramos (600,000 UI) de vitamina D, la cual se ingiere por vía oral dividida en cuatro a seis dosis. La inyección es también una alternativa para la dosis única de un día. Para el raquitismo resistente, algunos autores indican una dosis más alta de 12,000 a 500,000 UI por día.

Niños (menores de 18 años)

El Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias (EE.UU.) ha establecido las recomendaciones desde el nacimiento hasta la edad de 50 años en 5 microgramos/día (200 UI pordía). Los niños mayores de un año no deben exceder el límite máximo de 50 microgramos (2,000 UI) por día; niños menores de un año no deben exceder la UI de 25 microgramos (1,000 IU) por día. Es posible que la vitamina D no sea segura si se usa por vía oral en cantidades excesivas, con efectos adversos, entre los que se incluye la hipercalcemia (alto nivel de calcio en la sangre). Algunos autores han cuestionado si los actuales niveles adecuados que se han recomendado son suficientes para suplir las necesidades fisiológicas, sobre todo para personas que están privadas de la exposición solar de forma habitual.

No todas las dosis se han encontrado eficaz para las condiciones que han sido estudiadas. Sin embargo, se ha usado ergocalciferol por vía oral en una dosis inicial de 8,000 unidades por kilogramo por día durante una a dos semanas. Para mantenimiento, se han usado 2,000 unidades por kilogramo por día.

El raquitismo puede ser tratado gradualmente en varios meses o en una dosis de un solo día. Con base en un ensayo clínico, se encontró que una dosis única de 600,000 IU de vitamina D3 por vía oral fue comparable a una dosis de 20,000 IU por día de vitamina D3 por vía oral, durante 30 días. Las dosis graduales pueden ser de 125-250 microgramos (5,000-10,000 UI) que se ingieren a diario durante dos a tres meses hasta que se haya establecido bien la recuperación y la concentración de fosfatasa alcalina en sangre se haya acercado a los límites normales. Una sola dosis de un día puede ser de 15,000 microgramos (600,000 UI) de vitamina D, que se ingiere por vía oral dividida en 4-6 dosis. La inyección intramuscular es también una alternativa para una dosis de un solo día. Para el raquitismo resistente, algunos autores indican una dosis superior de 12,000 a 500,000 UI por día.

Referencias:

 

  • Autier P, Gandini S. Vitamin D supplementation and total mortality: a meta-analysis of randomized controlled trials. Arch Intern Med 2007 Sep 10;167(16):1730-7.
  • Deane A, Constancio L, Fogelman I, et al. The impact of vitamin D status on changes in bone mineral density during treatment with bisphosphonates and after discontinuation following long-term use in post-menopausal osteoporosis. BMC Musculoskelet Disord 2007 Jan 10;8:3.
  • Goldstein MR. Myopathy, statins, and vitamin D deficiency. Am J Cardiol. 2007 Oct 15;100(8):1328. Epub 2007 Jun 29. Comment on: Am J Cardiol 2007 Apr 15;99(8):1171-6.
  • Gorham ED, Garland CF, Garland FC, et al. Optimal vitamin D status for colorectal cancer prevention: a quantitative meta analysis Am J Prev Med 2007 Mar;32(3):210-6.
  • Helfrich YR, Kang S, Hamilton TA, et al. Topical becocalcidiol for the treatment of psoriasis vulgaris: a randomized, placebo-controlled, double-blind, multicentre study. Br J Dermatol 2007 Aug;157(2):369-74.
  • Izaks GJ. Fracture prevention with vitamin D supplementation: considering the inconsistent results. BMC Musculoskelet Disord 2007 Mar 9;8:26.
  • Lappe JM, Travers-Gustafson D, Davies KM, et al. Vitamin D and calcium supplementation reduces cancer risk: results of a randomized trial. Am J Clin Nutr 2007 Jun;85(6):1586-91.
  • Lind L, Wengle B, Wide L, et al. Reduction of blood pressure during long-term treatment with active vitamin D (alphacalcidol) is dependent on plasma renin activity and calcium status. A double-blind, placebo-controlled study. Am J Hypertens 1989;2(1):20-25.
  • Lyons RA, Johansen A, Brophy S, et al. Preventing fractures among older people living in institutional care: a pragmatic randomised double blind placebo controlled trial of vitamin D supplementation. Osteoporos Int 2007 Jun;18(6):811-8.
  • Pittas AG, Lau J, Hu FB, et al. The role of vitamin D and calcium in type 2 diabetes. A systematic review and meta-analysis. J Clin Endocrinol Metab 2007 Jun;92(6):2017-29.
  • Robien K, Cutler GJ, Lazovich D. Vitamin D intake and breast cancer risk in postmenopausal women: the Iowa Women's Health Study. Cancer Causes Control 2007 Sep;18(7):775-82.
  • Schumann SA, Ewigman B. Double-dose vitamin D lowers cancer risk in women over 55. J Fam Pract 2007 Nov;56(11):907-10.
  • Tau C, Ciriani V, Scaiola E, et al. Twice single doses of 100,000 IU of vitamin D in winter is adequate and safe for prevention of vitamin D deficiency in healthy children from Ushuaia, Tierra Del Fuego, Argentina. J Steroid Biochem Mol Biol 2007 Mar;103(3-5):651-4.
  • Wactawski-Wende J, Kotchen JM, Anderson GL, et al. Calcium plus vitamin D supplementation and the risk of colorectal cancer. N Engl J Med 2006 Feb 16;354(7):684-96.
  • Wagner CL, Greer FR, Section on Breastfeeding and Committee on Nutrition. Prevention of rickets and vitamin D deficiency in infants, children, and adolescents. Pediatrics 2008; 122(5): 1142-1152.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad