Quantcast

Editar mi perfil

Cerrar

Toronjil (Melissa officinalis L.)

Resumen:

El toronjil (Melissa officinalis) es una hierba con aroma de limón originaria del sur de Europa. Históricamente se ha dicho que el toronjil tiene efectos sedativos/tranquilizantes, anti-gas, reductores de fiebre, antibacteriales, espasmolíticos, hipotensivos (reductores de la presión arterial), aumento de la memoria, inducción de la menstruación y efectos relacionados con la tiroides. Algunos lo han propuesto como una hierba que lo cura todo. Datos de laboratorio sugieren que el toronjil puede contener altas concentraciones de antioxidantes.

La Comisión Alemana E recomienda el toronjil para trastornos nerviosos del sueño y dolencias funcionales gastrointestinales. La Cooperativa Científica Europea de Fitoterapia (ESCOP) recomienda su uso para la tensión, la agitación o el desasosiego y la irritabilidad. El toronjil aparece en la lista GRAS (generalmente reconocido como seguro) de la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA). Aunque la investigación de los efectos a largo plazo es limitada, no se han reportado efectos secundarios serios.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Analgésico (mitigador del dolor), anorexia, anti-colinérgico (droga que bloquea la acción de la acetilcolina, un neurotransmisor en el cerebro a menudo efectivo para reducir el temblor de la enfermedad de Parkinson), anti-gas, antihistamínico, anti-secretor, anti-espasmódico, anti-ulcerogénico, anti-viral, aromático, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD), cáncer, bronquitis crónica, síndrome de fatiga crónica, cólico, tos, depresión, ayudante digestivo, reductor de fiebre, flatulencia, cólicos flatulentos, alteraciones gastrointestinales, enfermedad de Graves, afecciones cardíacas, presión arterial alta, VIH, gripe, picaduras de mosquitos, insomnio, períodos menstruales irregulares, síndrome del intestino irritable, relajante intestinal, mejoramiento de la memoria, migraña, náuseas, palpitaciones nerviosas, estómago nervioso, neuralgia (dolor en los nervios), neurastenia (agotamiento nervioso), estímulo del flujo menstrual, estímulo de la transpiración, agitación o desasosiego, sedativo, culebrilla, irritaciones de la piel, alteraciones del sueño, dolores de cabeza por tensión, dolores de muelas, tranquilizador, vasodilatador, vómito, curación de heridas (tópico).

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Infecciones del virus del herpes simple (B)

    Faltan datos clínicos rigurosos. Estudios clínicos preliminares han demostrado efectos promisorios.

  • Agitación en estados de demencia (C)

    Existen datos limitados disponibles que respaldan el uso del toronjil como tratamiento de la agitación en pacientes con demencia. Se requieren estudios adicionales antes de poder emitir una conclusión.

  • Ansiedad (C)

    La publicación de evidencia preliminar en humanos sustenta el uso del toronjil para el tratamiento de la ansiedad, a la que la literatura comúnmente se refiere como alteraciones psico-vegetativas. Se requiere investigación adicional para confirmar estos resultados.

  • Desempeño cognitivo (C)

    Datos clínicos sugieren que el uso estandarizado del extracto de toronjil tiene algún efecto en medidas particulares autorreportadas del humor y de la cognición a través de actividades colinérgicas. Se requiere llevar a cabo estudios más rigurosos utilizando resultados relevantes en pacientes para evaluar mejor la validez de estos resultados al ser aplicados en el cuidado de los pacientes.

  • Colitis (C)

    Existe evidencia clínica limitada disponible que sustenta el uso del toronjil en el tratamiento de la colitis crónica.

  • Dispepsia (estómago alterado) (C)

    Evidencia clínica de diversa calidad sugiere que el toronjil puede ayudar a reducir la dispepsia como componente de una combinación de productos. Sin embargo, se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Calidad del sueño (C)

    No existe evidencia clínica de alta calidad que sustente el uso del toronjil como sedativo o hipnótico. La evidencia disponible es contradictoria. Se requieren estudios adicionales para sustentar mejor el uso del toronjil como sedativo o hipnótico.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Evitar en individuos de quienes se conozca que tienen alergia o hipersensibilidad al toronjil. Se han reportado reacciones hipersensibles, incluida la dermatitis de contacto.

Efectos secundarios y advertencias

El toronjil se considera seguro cuando se aplica en la piel o cuando se ingiere en las dosis recomendadas (hasta por 30 días) por adultos que en términos generales están sanos, y cuando se consume en cantidades encontradas en los alimentos. Al toronjil se le ha reconocido generalmente como seguro (GRAS) en los Estados Unidos, con un máximo nivel de 0.5% en productos horneados. Sin embargo, las preparaciones de toronjil pueden contener rastros de plomo. Un estudio que evalúa la dispersión de metales en cultivos de alimentos sugirió que el suelo en el que algunas plantas crecen puede estar contaminado con plomo proveniente de la polución ambiental y, por lo tanto, puede provocar que la planta contenga rastros de este elemento.

Se ha reportado dermatitis de contacto, enrojecimiento local, sensación de ardor, parestesia, pigmentación residual, e irritación dérmica cuando se ha aplicado la crema. Un caso de irritación y uno de exacerbación de los síntomas del herpes fueron reportados cuando se aplicó el toronjil sobre la piel. Se han reportado casos de náusea y diarrea.

El toronjil también puede provocar dolor de cabeza o cambios en el electroencefalograma. Igualmente, puede reducir el estado de alerta, por lo cual debe procederse con precaución cuando se conduce un auto o se maneja maquinaria pesada. Se han reportado alteraciones del sueño y cansancio cuando se combinan el toronjil y la valeriana (aunque las propiedades sedativas de la Valeriana officinalis cuando se utiliza sola están bien descritas y los efectos adicionales del toronjil no están claros en esta combinación).

Aunque no ha sido bien estudiado en humanos, el toronjil también puede incrementar la presión intraocular (dentro del ojo) y causar palpitaciones. Utilícelo con precaución en pacientes con glaucoma, ya que reportes anecdóticos han sugerido que el toronjil pudiera aumentar la presión intraocular.

Estudios preliminares sugieren que los constituyentes del toronjil pueden bloquear el enlace de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) con su receptor al actuar tanto sobre la hormona como sobre el receptor. Hay estudios que sugieren que los pacientes con problemas de tiroides, como la enfermedad de Graves, sean cautelosos debido a la posibilidad de inhibición de la hormona tiroidea. El toronjil puede interferir con la terapia de reemplazo de la hormona tiroidea.

Embarazo y lactancia

El toronjil no se recomienda para mujeres en embarazo o lactantes debido a la ausencia de evidencia científica.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

En teoría, el uso del alcohol con el toronjil puede aumentar los efectos sedativos del alcohol. El uso combinado del toronjil con otros sedantes también puede resultar en efectos aditivos. Sin embargo, no se encontraron efectos aditivos de alcohol cuando se mezcló con un producto combinado de Valeriana officinalis-Humulus lupulus-toronjil.

Aunque no se ha estudiado bien en humanos, se ha reportado que el toronjil aumenta los efectos hipnóticos de los barbitúricos.

Aunque no se ha estudiado bien en humanos, el toronjil puede aumentar la presión intraocular, disminuyendo así el efecto de los medicamentos para el glaucoma. Se recomienda precaución.

El toronjil puede reducir las concentraciones séricas y en la pituitaria de la hormona estimulante de la tiroides (TSH). Los constituyentes del toronjil pueden bloquear el enlace de la hormona estimulante de la tiroides con su receptor al actuar tanto sobre la hormona como sobre el receptor. Así, en teoría, el toronjil puede interferir con la terapia de reemplazo de la hormona de la tiroides.

El toronjil puede desplazar drogas ligadas con receptores nicotínicos y muscarínicos, como se demostró en ensayos clínicos con el desplazamiento de la nicotina y la escopolamina de estos receptores. Consulte a un profesional de la salud calificado, inclusive a un farmaceuta, para revisar interacciones.

El toronjil puede inhibir las concentraciones de serotonina y, por tanto, interactuar con drogas que afectan las concentraciones de serotonina. Se recomienda precaución con pacientes que ingieren inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI), tales como citalopram (Celexa®), oxalato de escitalopram (Lexapro®), fluoxetina (Prozac®), o paroxetina (Paxil®).

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

Un estudio que examinó la eficacia y la seguridad de los sedantes herbales sugirió que el uso combinado de hierbas sedantes y toronjil puede resultar en efectos aditivos. Entre ellos se incluyen la manzanilla alemana, el lúpulo (Humulus lupulus) y la kava.

Aunque no ha sido bien estudiado en humanos, el toronjil puede aumentar la presión intraocular, y así disminuir los efectos de los tratamientos de glaucoma. Se recomienda cautela.

El toronjil puede reducir las concentraciones séricas y en la pituitaria de la hormona estimulante de la tiroides. Un estudio sugirió que los constituyentes del toronjil pueden bloquear el enlace de la hormona estimulante de la tiroides con su receptor al actuar tanto sobre la hormona como sobre el receptor. Consulte a un profesional de la salud calificado, inclusive a un farmaceuta, para revisar interacciones.

El toronjil puede inhibir las concentraciones de serotonina y, por tanto, interactuar con hierbas que afectan las concentraciones de serotonina. Se recomienda precaución.

El toronjil puede desplazar hierbas o suplementos ligados con receptores nicotínicos y muscarínicos, como se demostró en ensayos clínicos con el desplazamiento de la nicotina y la escopolamina de estos receptores. Consulte a un profesional de la salud calificado, inclusive a un farmaceuta, para revisar interacciones.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores):

No hay una dosis de toronjil que haya sido comprobada como efectiva. Una dosis común es tomar una taza de té varias veces al día, según sea necesario. Históricamente, se ha utilizado una dosis de 2 a 6 mililitros tres veces al día (1:5 en 45% de alcohol). En investigaciones hechas en pacientes con Alzheimer, se ha citado una dosis de 60 gotas al día de extracto de toronjil por mostrar mejoría en la cognición.

El toronjil también es comúnmente utilizado en combinación con otras hierbas y suplementos. Ejemplos de algunos productos son: Songha Night® (extracto de valeriana y extracto de toronjil), Klosterfrau Melissengeist® (aceites esenciales de toronjil, cáscara de naranja, canela y mirística), e Iberogast® (Matricata recutita, Iberis amara, Angelica archangelica, Carum carvi, Silybum marianum, toronjil, Chelidonium majus, Glycyrrhiza glabra, y Mentha x piperita).

Cremas y tés que contienen toronjil también han sido aplicados en la piel para tratar el herpes.

Niños (menores de 18 años):

No existe una dosis de toronjil para niños que haya probado ser efectiva o segura.

Referencias:

 

  • Akhondzadeh S, Noroozian M, Mohammadi M, et al. Melissa officinalis extract in the treatment of patients with mild to moderate Alzheimer's disease: a double blind, randomised, placebo controlled trial. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2003;74(7):863-866.
  • Allahverdiyev A, Duran N, Ozguven M, et al. Antiviral activity of the volatile oils of Melissa officinalis L. against Herpes simplex virus type-2. Phytomedicine 2004;11(7-8):657-661.
  • Ballard CG, O'Brien JT, Reichelt K, et al. Aromatherapy as a safe and effective treatment for the management of agitation in severe dementia: the results of a double-blind, placebo- controlled trial with Melissa. J Clin Psychiatry 2002;63(7):553-558.
  • Buchner KH, Hellings H, Huber M, et al. [Double blind study as evidence of the therapeutic effect of Melissengeist on psycho-vegetative syndromes]. Medizinische Klinik 1974;69(23):1032-1036.
  • Cerny AS, Schmid K. Tolerability and efficacy of valerian/lemon balm in healthy volunteers; a double-blind placebo-controlled, multicentre study. Fitoterapia 1999;70(3):221-228.
  • Friedman M, Henika PR, Levin CE, et al. Antibacterial activities of plant essential oils and their components against Escherichia coli O157:H7 and Salmonella enterica in apple juice. J Agric Food Chem 2004;52(19):6042-6048.
  • Gazola R, Machado D, Ruggiero C, et al. Lippia alba, Melissa officinalis and Cymbopogon citratus: effects of the aqueous extracts on the isolated hearts of rats. Pharmacol Res 2004;50(5):477-480.
  • Ivanova D, Gerova D, Chervenkov T, et al. Polyphenols and antioxidant capacity of Bulgarian medicinal plants. J Ethnopharmacol 2005;96(1-2):145-150.
  • Kennedy DO, Little W, Scholey AB. Attenuation of laboratory-induced stress in humans after acute administration of Melissa officinalis (Lemon Balm). Psychosom Med 2004;66(4):607-613.
  • Lindahl O, Lindwall L. Double blind study of a valerian preparation. Pharmacol Biochem Behav 1989;32(4):1065-1066.
  • Madisch A, Holtmann G, Mayr G, et al. Treatment of functional dyspepsia with a herbal preparation. A double-blind, randomized, placebo-controlled, multicenter trial. Digestion 2004;69(1):45-52.
  • Madisch A, Melderis H, Mayr G, et al. [A plant extract and its modified preparation in functional dyspepsia. Results of a double-blind placebo controlled comparative study]. Z Gastroenterol 2001;39(7):511-517.
  • Salah SM, Jager AK. Screening of traditionally used Lebanese herbs for neurological activities. J Ethnopharmacol 2005;97(1):145-149.
  • Vogt M, Tausch I, Wölbling RH, et al. [Melissa extract in herpes simplex: a double-blind placebo-controlled study]. Der Allgemeinarzt 1991;13:832-841.
  • Widy-Tyszkiewicz E, Schminda R. A randomized double blind study of sedative effects of phytotherapeutic containing valerian, hops, balm and motherwort versus placebo. Herb Polon 1997;2:154-159.

 

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo