SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Semilla de uva (Vitis vinifera, Vitis coignetiae)

Semilla de uva (Vitis vinifera, Vitis coignetiae)

Resumen:

Desde el tiempo del imperio griego se han usado las hojas, la sabia y la fruta de la uva. Históricamente, se han usado preparados de diferentes partes de la planta para tratar una variedad de afecciones, incluidas la irritación de la piel y del ojo, el sangrado, las venas várices, la diarrea, el cáncer y la viruela.

El interés en los productos de la uva para la prevención de la enfermedad cardiaca aumentó al reportarse posibles efectos protectores a partir del consumo de vino entre hombres franceses que también consumen una dieta alta en grasa (la llamada "paradoja francesa"). Sin embargo, se carece de ensayos controlados bien diseñados del componente activo propuesto del extracto de semilla de uva y de las proantocianidinas oligoméricas. Es importante anotar que el extracto de semilla de uva y el Pycnogenol® no son lo mismo aunque ambos contienen proantocianidinas oligoméricas. El Pycnogenol® es un suplemento nutritivo patentado que se extrae de la corteza del pino costero europeo Pinus maritima.

Las propiedades antioxidantes de las proantocianidinas oligoméricas han hecho que los productos que contienen estos extractos sean posibles terapias para una amplia variedad de enfermedades humanas. Ensayos aleatorios controlados han documentado la efectividad de las proantocianidinas oligoméricas de la semilla de uva para aliviar síntomas de insuficiencia venosa crónica, lesión relacionada con edema en las extremidades, retinopatía diabética, arteriosclerosis y presión arterial alta. Practicantes naturales en Europa han usado el extracto de semilla de uva para tratar la insuficiencia venosa, promover la cicatrización de heridas, aliviar las afecciones inflamatorias y como terapia "cardioprotectora."

Las proantocianidinas oligoméricas parecen ser bien toleradas con pocos efectos secundarios anotados en la literatura disponible. Sin embargo, se carece de estudios a largo plazo que evalúen la seguridad.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Ascitis (carcinoma ascítico de Ehrlich), anti-envejecimiento, enfermedad de Alzheimer, antimicrobiano, antiviral, arteriosclerosis, artritis, asma, astringente, aterosclerosis, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, sangrado, dilatación de los vasos sanguíneos (telangiectasia), reductor de grasa corporal (celulitis), morados, caquexia, quimioprotector, cólera, síndrome de fatiga crónica, trastornos circulatorios, trastornos del tejido conectivo, estreñimiento, abrasión corneal, tos, calambres (menstruales), caries dentales, desintoxicación, diabetes, neuropatía diabética, diarrea, diuresis, dismenorrea (sangrado menstrual doloroso), trastornos gastrointestinales, glaucoma, hemorroides, VIH/SIDA, inmunoestimulante, inflamación, cirrosis del hígado, protección del hígado, linfedema (acrocianosis), degeneración macular, náuseas, nefrotoxicidad, dolor (acroparestesia), enfermedad de Parkinson, fotoprotección, soriasis, infecciones del tracto respiratorio, retinopatía, escorbuto, choque, cuidado de la piel, enfermedades de la piel, irritación de la piel, viruela, dolor de garganta, úlceras (gastroduodenales), venas várices, tónico, trastornos urinarios (mayor cantidad de orina), trastornos vasculares (prevención para diabéticos), pérdida de peso (mantenimiento), cicatrización de heridas.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Insuficiencia venosa crónica (A)

    Los estudios en humanos reportan que el extracto de semilla de uva puede reducir los síntomas de mala circulación en las venas de las piernas. Los síntomas que mostraron mejoras significativas incluyen picazón, inflamación, pesadez, calambres nocturnos, hormigueo, ardor, adormecimiento y dolor de nervios.

  • Edema (inflamación) (A)

    Varios estudios en humanos muestran que los ingredientes de la semilla de uva pueden agilizar la reducción de la inflamación después de muchos tipos de lesión, incluida la cirugía. Se necesita más investigación en esta área.

  • Retinopatía diabética (B)

    La retinopatía diabética es una enfermedad de los vasos sanguíneos pequeños en la retina del ojo. Un estudio anterior que usó proantocianidinas oligoméricas y el producto de nombre comercial Endotelon®, ha mostrado efectos benéficos para detener el progreso de la enfermedad.

  • Fragilidad vascular (B)

    Estudios menores en humanos indican que los ingredientes de la semilla de uva puede hacer que los vasos sanguíneos pequeños sean menos frágiles y con menor tendencia a fugas.

  • Agitación en pacientes con demencia (C)

    El aceite de semilla de uva es un aceite portador (sin esencia) popular usado en la aromaterapia. Aunque la semilla de uva se ha comparado con el aceite de lavanda y el aceite de tomillo para reducir la agitación en pacientes con demencia, no existe suficiente evidencia para hacer una recomendación sólida acerca de su efectividad.

  • Antioxidante (C)

    Los estudios han encontrado que la semilla de uva es un antioxidante, lo cual puede ayudar a evitar o aliviar los síntomas de ciertas afecciones como los problemas de la visión relacionados con la diabetes y la cicatrización de heridas. Se desconoce la seguridad del uso de semilla de uva a largo plazo y se necesitan más estudios para ofrecer respuestas definitivas.

  • Cáncer (C)

    Existe poca información disponible acerca del uso del extracto de semilla de uva para el tratamiento del cáncer en humanos (próstata, piel, senos, etc.). Se necesita investigación adicional antes de emitir una recomendación.

  • Colesterol alto (C)

    Las estadísticas históricas indican que el vino puede reducir el riesgo de ataque al corazón. Los estudios en animales indican que la semilla de uva puede reducir los depósitos de colesterol en los vasos sanguíneos y disminuir la cantidad de lesiones al músculo cardiaco durante un "ataque al corazón."

  • Inhibición de agregación de plaquetas (C)

    Los estudios iniciales en humanos muestran que el extracto de semilla de uva puede bloquear la capacidad de las plaquetas de formar un coágulo (lo que resulta en sangre más "delgada"). Este efecto parece ser más prominente en fumadores.

  • Melasma (cloasma) (C)

    El cloasma (melasma) es una decoloración de la piel que puede ocurrir debido a desequilibrios hormonales. Se cree que los antioxidantes mejoran el cloasma y que el extracto de semilla de uva tiene actividad antioxidante. Se necesita investigación adicional para confirmar estos hallazgos.

  • Pancreatitis (C)

    Un estudio menor en humanos indica que la semilla de uva puede reducir el dolor abdominal en la pancreatitis crónica. Los estudios en animales indican que algunos ingredientes de la semilla de uva pueden proteger al hígado de lesiones. Se necesitan más investigaciones acerca de la efectividad del extracto de semilla de uva para tratar la pancreatitis y otros trastornos gastrointestinales.

  • Síndrome premenstrual (C)

    Existe poca información disponible acerca del uso del extracto de semilla de uva para el tratamiento de síntomas premenstruales. Un estudio inicial muestra resultados positivos pero se necesita información adicional antes de poder hacer una recomendación.

  • Protección de radiación en la piel (UV) (C)

    Algunos ingredientes de la semilla de uva pueden proteger la piel de los efectos nocivos de la radiación UV al actuar como antioxidantes. Un estudio en humanos reportó un beneficio menor de la semilla de uva al reducir la rojez después de la exposición a luz UV. La semilla de uva puede también promover el crecimiento del cabello. Se necesita más información antes de poder hacer una recomendación.

  • Envejecimiento de la piel (mujeres post-menopáusicas) (C)

    La epicatequina es un componente antioxidante del extracto de semilla de uva el cual se ha vuelto cada vez más popular para los productos de la piel. La combinación de los productos que incluyen extracto de semilla de uva muestra efectos promisorios. Se necesita un estudio adicional de los efectos de la semilla de uva como un agente independiente para hacer una recomendación sólida.

  • Problemas de la visión (C)

    Varios estudios menores indican que la semilla de uva puede reducir el progreso de la retinopatía (daño a la retina a causa de diabetes o presión arterial alta). El desempeño visual puede mejorar en pacientes saludables también. Se necesita más investigación en esta área.

  • Rinitis alérgica (D)

    Se ha usado la semilla de uva para tratar los trastornos del sistema inmunológico debido a sus efectos antioxidantes. Sin embargo, un estudio bien diseñado llevado a cabo en humanos que padecían de rinitis alérgica no mostró mejoras en los síntomas de la alergia con la administración de ingredientes del extracto de semilla de uva.

  • Radioprotección (D)

    Se ha estudiado el extracto de semilla de uva por sus efectos radioprotectores en pacientes de cáncer de seno con endurecimiento de tejido después de la radioterapia. Aunque los resultados iniciales muestran una ausencia de beneficios, se justifican estudios adicionales más grandes que investiguen otras dosis de la semilla de uva para confirmar este hallazgo.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Existen reportes de personas con alergia a las uvas u otros compuestos de las uvas, incluida la anafilaxis. Las personas alérgicas a las uvas no deben tomar semilla de uva y productos relacionados.

Efectos secundarios y advertencias

Los practicantes de medicina natural por lo general consideran seguras las proantocianidinas oligoméricas. Los efectos secundarios reportados incluyen sequedad o picazón en el cuero cabelludo, urticaria, dolor de cabeza, presión arterial alta, náuseas, indigestión, o mareo. Existen reportes contradictorios en cuanto a los compuestos que se encuentran en la semilla de uva que pueden perjudicar el hígado, sin embargo, se considera que el extracto de semilla de uva como un todo protege el hígado.

Se debe usar con precaución en pacientes que toman anticoagulantes como warfarina, aspirina, medicamentos anti-inflamatorios no-esteroides, o agentes anti-plaquetas, ya que las proantocianidinas oligoméricas puede alterar la función de las plaquetas y la capacidad de formar coágulos. Según estudios en animales, la semilla de uva puede aumentar el riesgo de sangrado. Se recomienda precaución en pacientes con trastornos de sangrado o que toman medicamentos que pueden aumentar el riesgo de sangrado. Podría ser necesario ajustar las dosis. Debe evitarse en personas con trastornos que aumentan el riesgo de sangrado o que tienen trastornos de sangrado activos (úlceras estomacales, sangrado hacia el cerebro, etc.). Se debe descontinuar el uso del extracto de semilla de uva al menos dos semanas antes de cirugía o de procedimientos dentales.

La semilla de uva puede interferir con la forma como el cuerpo procesa ciertos medicamentos usando el sistema enzimático del hígado "citocromo P450." Por lo tanto, los niveles de estos medicamentos se pueden alterar en la sangre y causar efectos potencialmente serios. Al usar cualquier medicamento, se debe revisar el inserto del empaque y hablar con un proveedor de salud calificado y farmaceuta acerca de posibles interacciones.

También se recomienda precaución en pacientes con trastornos de la presión arterial o en quienes tomes inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (ACE).

Embarazo y lactancia

No se recomienda el uso de la semilla de uva durante el embarazo o la lactancia debido a la carencia de información de seguridad.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

En teoría, el extracto de semilla de uva o las proantocianidinas oligoméricas pueden aumentar el riesgo de sangrado cuando se toman con medicamentos que aumentan el riesgo de sangrado. Algunos ejemplos incluyen aspirina, anticoagulantes ("adelgazantes de la sangre") como warfarina (Coumadin®) o heparina, medicamentos anti-plaquetas como clopidogrel (Plavix®), y medicamentos anti-inflamatorios no-esteroides como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®). Sin embargo, se carece de casos en humanos. Las proantocianidinas oligoméricas pueden en teoría alterar la efectividad de los medicamentos para la presión arterial medicados que son inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (ACE) como Capoten® (captopril).

Las proantocianidinas oligoméricas pueden interactuar con medicamentos como el metotrexato y alopurinol y provocar efectos secundarios severos en personas que toman estos medicamentos. Las proantocianidinas oligoméricas pueden interferir con la forma como el cuerpo procesa ciertos medicamentos usando el sistema enzimático del hígado "citocromo P450." Como resultado, los niveles de estos medicamentos pueden aumentar o disminuir en la sangre, y cambiar los efectos que se pretenden.

La semilla de uva puede reducir el colesterol y tener efectos aditivos con otros medicamentos que reducen el colesterol como los inhibidores de la HMGCoA reductasa ("estatinas") como lovastatina (Mevacor®).

Las proantocianidinas oligoméricas también pueden interactuar con agentes usados para controlar las náuseas y el vómito (antieméticos), agentes usados para el cáncer, y los análogos de folato. Debe consultarse a un profesional médico calificado, incluso un farmaceuta, para verificar las interacciones.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

En teoría, la semilla de uva o las proantocianidinas oligoméricas pueden aumentar el riesgo de sangrado cuando se toman con hierbas y suplementos que se consideran que aumentan el riesgo de sangrado. Se han reportado varios casos de sangrado con el uso de Ginkgo biloba, menos casos con ajo, y algunos con palma enana americana. En teoría, muchos otros agentes pueden aumentar el riesgo de sangrado, aunque esto no se ha demostrado en la mayoría de los casos.

Las proantocianidinas oligoméricas pueden interferir con la forma como el cuerpo procesa ciertas hierbas o suplementos usando el sistema enzimático del hígado "citocromo P450." Como resultado, los niveles de otras hierbas o suplementos en la sangre pueden ser muy altos o muy bajos. También pueden alterar los efectos que otras hierbas o suplementos puedan tener en el sistema P450.

Un estudio reporta que el Leucoselect®-phytosome (un preparado de proantocianidinas oligoméricas) no tiene efectos en los niveles de la vitamina C, aunque reportes no oficiales indican que algunos ingredientes de la semilla de uva pueden mejorar la absorción y la efectividad de las vitaminas C y E.

La semilla de uva puede reducir el colesterol y podría tener efectos aditivos con otras hierbas/suplementos que reducen el colesterol como la niacina y la levadura roja.

Las proantocianidinas oligoméricas también pueden interactuar con hierbas o suplementos usados para controlar las náuseas y el vómito (antieméticos) o para el cáncer. Las proantocianidinas oligoméricas también pueden tener efectos aditivos con los antioxidantes o alterar el metabolismo del folato. Tomar semilla de uva y el probiótico, acidófilo Lactobacillus, puede evitar la colonización del tracto gastrointestinal. Se recomienda precaución cuando se toma semilla de uva o proantocianidinas oligoméricas con hierbas que afectan el corazón o la presión arterial, y es posible que haya interacciones. Se debe consultar un profesional médico calificado, incluso un farmaceuta para revisar las interacciones.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

La semilla de uva está comercialmente disponible en la forma de extracto de semilla de uva, el cual es normalmente estandarizado según su contenido de proantocianidina. También se encuentran disponibles las proantocianidinas oligoméricas que se encuentran en la semilla de uva (así como el extracto de corteza de pino). Dos productos popularmente estudiados son ActiVin® y Endotelon®. El extracto de semilla de uva también se vende como tintura, cápsula y como un ingrediente en cremas tópicas.

Existe una sólida evidencia científica de que el Endotelon® (oligómeros procianidólicos, los cuales se encuentran en la semilla de uva) tomado en una dosis de 150-300 miligramos diarios por 28-30 días es un rango de dosis efectivo para la mala circulación en las venas de las piernas. Se han estudiado otras dosis, pero muestran una efectividad poco clara. Por ejemplo, se han estudiado 150-400 miligramos de Endotelon® hasta por dos meses para afecciones como la inflamación post-operatoria, la retinopatía diabética, la fragilidad vascular y otros problemas de la visión. Para la retinopatía diabética, se han tomado 100-200 miligramos de proantocianidinas oligoméricas hasta por un año. El extracto de semilla de uva, estandarizado a su contenido de proantocianidina, en una dosis de 100-400 miligramos también se ha usado tres veces al día hasta por seis meses para radioprotección. También se han estudiado 200-300 miligramos de ActiVin® al día para pancreatitis crónica.

Niños (menores de 18 años)

No existe una dosis segura y efectiva de la semilla de uva o de proantocianidinas oligoméricas para niños.

Referencias:

  • Amsellem M, Masson JM, Negui B, et al. [Endotelon in the treatment of venolymphatic problems in premenstrual syndrome. Multicenter study on 165 patients]. Tempo Medical 1987;282 :46-51.
  • Banerjee B, Bagchi D. Beneficial effects of a novel ih636 grape seed proanthocyanidin extract in the treatment of chronic pancreatitis. Digestion 2001;63(3):203-206.
  • Bernstein CK, Deng C, Shuklah R, et al. Double blind placebo controlled (DBPC) study of grapeseed extract in the treatment of seasonal allergic rhinitis (SAR). J Allergy Clin Immunol 2001;107(2):s311.
  • Brooker S, Martin S, Pearson A, et al. Double-blind, placebo-controlled, randomised phase II trial of IH636 grape seed proanthocyanidin extract (GSPE) in patients with radiation-induced breast induration. Radiother Oncol. 2006 Apr;79(1):45-51.
  • Lesbre FX, Tigaud JD. [The effect of Endotelon on the capillary fragility index of a specified controlled group: cirrhosis patients]. Gazette Medicale de France 1983;90(24):2333-2337.
  • Nuttall SL, Kendall MJ, Bombardelli E, et al. An evaluation of the antioxidant activity of a standardized grape seed extract, Leucoselect. Journal of Clinical Pharmacology and Therapeutics 1998;23:385-389.
  • Oshima Y, Namao K, Kamijou A, et al. Powerful hepatoprotective and hepatotoxic plant oligostilbenes, isolated from the Oriental medicinal plant Vitis coignetiae (Vitaceae). Experientia 1-15-1995;51(1):63-66.
  • Petrassi C, Mastromarino A, Spartera C. Pycnogenol in chronic venous insufficiency. Phytomedicine 2000;7(5):383-388.
  • Preuss HG, Wallerstedt D, Talpur N, et al. Effects of niacin-bound chromium and grape seed proanthocyanidin extract on the lipid profile of hypercholesterolemic subjects: a pilot study. J Med 2000;31(5-6):227-246.
  • Rimm EB, Williams P, Fosher K, et al. Moderate alcohol intake and lower risk of coronary heart disease: meta-analysis of effects on lipids and haemostatic factors. BMJ 1999;319(7224):1523-1528.
  • Skovgaard GR, Jensen AS, Sigler ML. Effect of a novel dietary supplement on skin aging in post-menopausal women. Eur J Clin Nutr. 2006 Oct;60(10):1201-6.
  • Snow LA, Hovanec L, Brandt J. A controlled trial of aromatherapy for agitation in nursing home patients with dementia. J Altern Complement Med 2004;10(3):431-437.
  • Spadea L, Balestrazzi E. Treatment of vascular retinopathies with Pycnogenol. Phytother Res 2001;15(3):219-223.
  • Vaswani SK, Chang BW, Carey RN, et al. Adult onset grape hypersensitivity causing life threatening anaphylaxis. Ann Allergy Asthma Immunol. 1999;83(1):25-26.
  • Yamakoshi J, Sano A, Tokutake S, et al. Oral intake of proanthocyanidin-rich extract from grape seeds improves chloasma. Phytother Res 2004;18(11):895-899.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad