SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Selenio (Se)

Selenio (Se)

Resumen:

El selenio es un oligoelemento que se encuentra en la tierra, agua y algunos alimentos. Es un elemento esencial en varias vías metabólicas.

La deficiencia de selenio puede ocurrir en áreas donde el contenido de selenio en la tierra es bajo, y puede afectar las funciones tiroidales y causar afecciones como la enfermedad de Keshan. La deficiencia de selenio es también vista comúnmente en pacientes que están recibiendo alimentación parenteral total como su única fuente de nutrición. Los trastornos gastrointestinales pueden disminuir la absorción de selenio, dando como resultado el agotamiento o deficiencia de selenio. El selenio puede ser destruido cuando los alimentos son refinados o procesados.

Las fuentes dietéticas que son fuentes específicas de selenio son la levadura de cerveza, germen de trigo, mantequilla, ajo, granos, semillas de girasol, nueces de Brasil, nueces, pasas, hígado, riñón, mariscos de concha (langosta, almeja, camarón o gamba, y vieras), y en pescados de agua dulce y salada (salmonete, salmón, pez espada, atún, caballa, mero, lenguado, arenque y eperlano). El selenio también se encuentra en alfalfa, raíz de bardana, hierba de los gatos, semilla de hinojo, ginseng, hoja de frambuesa, rábano, cebolla, cebollines, hongos medicinales (reishi, shiitake) y milenrama.

El papel del selenio en la prevención del cáncer ha sido sujeto de estudios recientes y de debates. La evidencia inicial de las pruebas de la organización Nutritional Prevention of Cancer sugiere que la suplementación de selenio reduce el riesgo de cáncer de próstata entre hombres con una línea referencial de nivel normal de antígeno específico de la próstata, y niveles bajos de selenio en la sangre. Sin embargo, en este estudio, el selenio no redujo el riesgo de cáncer de pulmón, colorectal o carcinoma celular basal de la piel, y de hecho aumentó el riesgo de carcinoma de piel celular escamoso. Las pruebas actuales de prevención de cáncer con selenio y vitamina E buscan enfocarse definitivamente en el papel del selenio en la prevención del cáncer de próstata.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Resultados de papanicolaos anormales, acné, alcoholismo, rinitis alérgica, mareos por altitud, anemia, envenenamiento por arsénico, aterosclerosis (endurecimiento de las arterias), densidad ósea, quemaduras, arritmia cardiaca, enfermedad celiaca, promoción de crecimiento de niños, disfunción cognitiva colitis, fibrosis quística, depresión, retinopatía diabética, síndrome de Down, canas, trastornos de crecimiento (dolores al crecer), reinfección de helminto, hipersensibilidad a la electricidad, inflamación, enfermedad de intestino inflamado, lupus, degeneración macular, síntomas menopáusicos, mejoría del metabolismo, prevención de abortos, linfoma no Hodgkin, mal funcionamiento de órganos, enfermedad de Osgood-Schlatter, otitis media, dolor, fenilquetonuria, elasticidad deficiente de profilaxis de envenenamiento, fenómenos de Raynaud, apnea del sueño, apoplejía, muerte súbita en recién nacidos, colitis ulcerosa, adjunto para vacuna, vasculitis.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Antioxidante (B)

    El selenio es un componente de glutatión peroxidasa, que posee una actividad antioxidante, y demuestra las propiedades antioxidantes en humanos. Los beneficios clínicos a largo plazo siguen siendo controversiales.

  • Enfermedad de Keshan (B)

    La enfermedad de Keshan es una cardiomiopatía (enfermedad del corazón) que se limita a aparecer en áreas de China entre la gente que tiene un nivel de selenio extremadamente bajo. La administración profiláctica de selenito de sodio ha demostrado que reduce significativamente la incidencia de esta enfermedad. Las formas orgánicas de selenio (como la levadura selenizada o la levadura Se) podrían tener mejor biodisponibilidad que el selenito, y como tal ser mejores tratamientos preventivos para la enfermedad de Keshan. El selenio se usa para tratar y prevenir la deficiencia de selenio (por ejemplo en aquellos con VIH o aquellos que están recibiendo alimentación enteral).

  • Prevención de cáncer de próstata (B)

    La evidencia inicial sugiere que los suplementos de selenio reducen el riesgo de desarrollar cáncer de próstata en hombres con una línea referencial de nivel normal de antígeno específico de la próstata, y niveles bajos de selenio en la sangre. Éste es el tema de estudios grandes y bien diseñados, que incluyen el estudio del Nutritional Prevention of Cancer (NPC), y el estudio de Selenium and Vitamin E Cancer Prevention (SELECT), así como estudios anteriores de población y de control de casos. El estudio del Nutritional Prevention of Cancer fue llevado a cabo con 1,312 americanos, y reportó que el tratamiento diario con selenio reduce la incidencia general de cáncer de próstata, aunque estos efectos protectores únicamente ocurrieron en hombres cuya línea referencial de nivel normal de antígeno específico de la próstata era menor o igual a 4 nanogramos por mililitro, y en aquellos con línea referencial baja de niveles de selenio en la sangre. El estudio del Nutritional Prevention of Cancer fue diseñado primordialmente para medir el desarrollo de los cánceres de piel tipo no-melanoma, y no otros tipos de cánceres, y por lo tanto, estos resultados de cáncer de próstata no pueden ser considerados definitivos. Para resolver esta pregunta, actualmente se llevan a cabo más estudios. Uno de ellos es el SELECT, cuyo objetivo incluye 32,400 hombres con niveles de antígeno específico de la próstata menores o iguales a 4 nanogramos por mililitro. Este estudio se comenzó en 2001, y se esperan resultados para 2013. Hay estudios de laboratorio que reportan varios mecanismos de efectos beneficiosos potenciales del selenio en cáncer de próstata los cuales incluyen la disminución de receptores de andrógenos y producción de antígenos específicos de la próstata, efectos antioxidantes, inhibición de angiogénesis, o apoptosis. No se sabe si el selenio ayuda a hombres que ya han sido diagnosticados con cáncer de próstata a evitar la progresión o recurrencia de la enfermedad. Parece que el selenio no es beneficioso en aquellos con niveles elevados de antígenos específicos de la próstata, o con un nivel de selenio normal o alto. Aún no está claro si los hombres con mayor riesgo (o todos los hombres) deben medirse los niveles de selenio; los resultados del estudio de SELECT pueden proveer una orientación adicional. Hay evidencia de que los niveles bajos de selenio se asocian con un riesgo mayor de cáncer de próstata, y se han sugerido varios mecanismos para lograr efectos beneficiosos derivados de la suplementación de selenio. En el estudio del Nutritional Prevention of Cancer, no se vieron beneficios en cuanto a la reducción de riesgo de cánceres colorrectal o de pulmón. A pesar de que se observa una reducción generalizada de riesgo de cáncer, no está claro qué tipos de cáncer, además del cáncer de próstata, pueden prevenirse con la suplementación de selenio.

  • Asma (C)

    Una investigación preliminar indica que la suplementación de selenio puede ayudar a mejorar los síntomas de asma. Sin embargo, se necesita más investigación para confirmar estos resultados.

  • Trastornos sanguíneos (C)

    La suplementación de selenio podría ofrecer beneficios a pacientes con deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G-6-PD) y hemólisis crónica. La suplementación de selenio también puede afectar el funcionamiento plaquetario y la coagulación.

  • Bronquitis (C)

    Dado que se propone que el selenio tiene una función inmunológica, se ha estudiado la suplementación de selenio en pacientes con diferentes infecciones. Cierta evidencia indica que el selenio puede promover la recuperación de la bronquitis y la neumonía causadas por el virus respiratorio sincitial (RSV). No obstante se podría corregir la deficiencia en pacientes con bronquitis, se necesitan más estudios para demostrar la efectividad en el tratamiento de infecciones respiratorias.

  • Prevención de cáncer (C)

    Varios estudios indican que los bajos niveles de selenio podrían ser un factor de riesgo para desarrollar cáncer, particularmente cáncer gastrointestinal, ginecológico, de pulmón, colorrectal y de esófago. Los estudios han mostrado un riesgo significativamente reducido en algunos, pero no todos los cánceres en sujetos que toman suplementos de selenio. La suplementación de selenio puede reducir la incidencia de cáncer más en los hombres que en las mujeres. Los ensayos actuales revisan la función precisa del selenio como reductor del riesgo de cáncer.

  • Tratamiento de cáncer (C)

    Varios estudios sugieren que las personas con niveles bajos de selenio (medidos en la sangre o en tejidos como recortes de las uñas de los pies), pueden tener un riesgo más alto de desarrollar cáncer, particularmente de próstata, gastrointestinal, ginecológico y colorrectal. Estudios de población sugieren que las personas con cáncer tienen más posibilidades de tener bajos niveles de selenio que los individuos sanos, pero en la mayoría de los casos no está claro si los niveles bajos de selenio son la causa o simplemente una consecuencia de la enfermedad. No se ha aclarado si el selenio es beneficioso en el tratamiento de algún tipo de cáncer.

  • Cardiomiotapía (C)

    Los niveles bajos de selenio se han asociado con el desarrollo de cardiomiopatías, y es probable que la suplementación de selenio pueda ser beneficiosa en dichos casos (por ejemplo en las enfermedades de Keshan y de Chagas). Sin embargo, la mayoría de los casos de cardiomiopatía no se deben a los niveles bajos de selenio, y por lo tanto el selenio puede no ayudar. Se ha sugerido que los niveles bajos de selenio pueden ser un riesgo de enfermedad coronaria, aunque esto no ha sido aclarado.

  • Enfermedades cardiovasculares (prevención) (C)

    A pesar de que existe documentación sobre las propiedades antioxidantes y quimiopreventivas del selenio, los estudios acerca de los efectos de la ingestión de selenio y su suplementación para enfermedades cardiovasculares arrojan resultados inconsistentes. Se requieren estudios de mejor diseño para poder hacer una recomendación firme.

  • Trastornos del sistema nervioso central (C)

    Los estudios muestran de forma consistente que los antioxidantes no tienen beneficios clínicos en las enfermedades de neurona motora como la esclerosis lateral amiotrófica. No obstante la investigación no sugiere interrumpir la suplementación de selenio a pacientes, se necesita más investigación antes de que el selenio se recomiende como tratamiento para los trastornos del sistema nervioso central.

  • Efectos secundarios de la quimioterapia (C)

    Los resultados de estudios sobre la suplementación de selenio durante la quimioterapia son contradictorios. Hay una preocupación general acerca de que los antioxidantes pueden interferir con la terapia de radiación o algunos agentes de la quimioterapia, los cuales pueden depender del daño oxidativo a las células en tumores y sus actividades en contra del cáncer. Por lo tanto, los pacientes que están recibiendo tratamiento para cáncer deben hablar con su oncólogo y farmaceuta antes de tomar suplementos de selenio.

  • Enfermedad crítica (C)

    Se conoce que el selenio tiene una función importante en la salud humana. A pesar de que ciertos estudios han producido resultados prometedores, muchos no mostraron evidencia de que el selenio pueda mejorar la salud o disminuir la mortalidad en pacientes críticamente enfermos. Se realizan investigaciones actualmente aunque no hay suficiente evidencia para recomendar el uso de la terapia de selenio en enfermedades críticas.

  • Síntomas de presión intracraneal (C)

    La investigación preliminar muestra una disminución en síntomas de presión intracraneal elevada (dolores de cabeza, náusea, vómito, vértigo, paso tambaleante, trastornos de lenguaje y convulsiones). Se necesita hacer más estudios de investigación antes de hacer recomendaciones.

  • Fibrosis quística (C)

    La investigación preliminar sobre la suplementación de selenio en pacientes con fibrosis quística lleva a resultados indeterminados. Es necesario hacer más investigación antes de poder sacar una conclusión.

  • Caspa (C)

    Hay estudios que reportan que los champús que contienen selenio pueden ayudar a mejorar la caspa. El selenio está incluido en algunos productos disponibles comercialmente.

  • Diálisis (C)

    Los beneficios de la suplementación en pacientes de diálisis siguen siendo indeterminados. Algunos métodos de diálisis pueden bajar los niveles de selenio en el plasma.

  • Trastornos del ojo (C)

    Aunque parece ser que el selenio está relacionado con el desarrollo de cataratas y uveitis (inflamación del ojo), no se sabe si los suplementos de selenio pueden afectar el riesgo de desarrollar estos trastornos. Se requiere investigación en esta área.

  • Fatiga (C)

    La evidencia de estos beneficios no es concluyente en esta área.

  • Presión arterial alta (C)

    Algunos estudios han reportado que los bajos niveles séricos de selenio podrían estar relacionados con una mayor presión arterial. Además, las terapias anti-hipertensas conocidas (como los inhibidores ACE) no parecen afectar la actividad de las enzimas dependientes de serina.

  • Mala absorción (C)

    Se ha demostrado un bajo nivel de selenio en varios síndromes de mala absorción y en algunas afecciones digestivas y gastrointestinales. Hay cierta evidencia de que niños con alergias a alimentos tienen un riesgo más alto de deficiencia de selenio. No hay un beneficio claro de la suplementación de selenio como terapia para síndromes de mala absorción, aunque la suplementación de vitaminas en general podría ser necesaria.

  • Enfermedad del hígado (C)

    La suplementación de selenio ha sido estudiada en varios trastornos del hígado, entre ellos hepatitis, cirrosis y cáncer de hígado con resultados contradictorios.

  • VIH/SIDA (C)

    Se ha estudiado la suplementación de selenio en pacientes con VIH/SIDA, y algunos reportes asocian los niveles bajos de selenio con complicaciones como cardiomiopatías. Aún no es claro si la suplementación de selenio es benéfica para pacientes con VIH, particularmente durante la terapia antirretroviral.

  • Prevención de infecciones (C)

    La evidencia preliminar indica que el selenio puede ser beneficioso en la prevención de varios tipos de infecciones, entre ellas la recurrencia de erisipelas (infección bacterial de la piel, que se asocia con linfedema) sepsis, o neumonía micoplásmica. El selenio puede ayudar a evitar las infecciones al estimular el funcionamiento inmunológico. Es necesario hacer más investigación para confirmar estos resultados antes de poder hacer una recomendación clara.

  • Infertilidad (C)

    La suplementación de selenio ha sido estudiada con respecto a la infertilidad en hombres y motilidad de esperma, pero se han obtenido resultados contradictorios. Falta evidencia en relación con los efectos potenciales en la fertilidad femenina.

  • Longevidad/anti-envejecimiento (C)

    Dado que se cree que los suplementos antioxidantes aminoran el envejecimiento y evitan la enfermedad, la suplementación de selenio puede aumentar la longevidad. Sin embargo, los resultados de ensayos clínicos son mixtos y todavía no es claro si la suplementación de selenio puede afectar la mortalidad en individuos saludables.

  • Bajo peso al nacer (C)

    Se ha estudiado la suplementación de selenio en infantes con bajo peso al nacer. Se necesita más evidencia en esta área antes de sacar una conclusión clara.

  • Pancreatitis (C)

    Hay evidencia no concluyente con respecto al uso de selenio en pancreatitis.

  • Resistencia física (C)

    Se ha indicado que los efectos anti-oxidantes del selenio mejoran la resistencia física. Sin embargo, la evidencia disponible indica que la suplementación de selenio no afecta el desempeño físico o el entrenamiento para resistencia.

  • Recuperación posterior a la operación (C)

    Existe cierta evidencia de que el selenio puede ayudar a la recuperación post-operatoria y a la reducción de edemas (inflamación) después de la cirugía. Los pacientes con edema severo debido a cirugías o quemaduras extensas se pueden beneficiar de terapias de soporte de selenio. Se necesitan más estudios para determinar si el selenio es una adición adecuada para la terapia y el cuidado post-operatorio.

  • Preeclampsia (C)

    Un estudio preliminaren mujeres con hipertensión por causa del embarazo ha indicado reducción de edemas sin un impacto significativo en el resultado del nacimiento. No se puede sacar una conclusión clara en la ausencia de investigación adicional bien diseñada.

  • Calidad de vida (C)

    Los estudios acerca de la suplementación de selenio para elevar el ánimo y la calidad de vida arrojan resultados contradictorios. Se requiere investigación adicional antes de ofrecer una recomendación firme.

  • Efectos secundarios de la radiación (C)

    La suplementación de selenio se ha usado como terapia adjunta para tratar los efectos secundarios de la radiación. Se necesita investigación adicional antes de poder llegar a una conclusión firme.

  • Convulsiones (C)

    No es claro si los niveles séricos de selenio están relacionados con convulsiones en pacientes con epilepsia o tumores cerebrales. Se necesita más investigación para examinar si la suplementación de selenio puede afectar la frecuencia o gravedad de las convulsiones.

  • Artritis reumatoide (C)

    La suplementación de selenio ha sido estudiada en pacientes con artritis reumatoide; los resultados han sido contradictorios. Se necesita investigación adicional antes de poder llegar a una conclusión.

  • Sepsis (infección bacterial severa en la sangre) (C)

    Los resultados de los estudios de suplementación de selenio en pacientes sépticos son contradictorios.

  • Enfermedades cutáneas (C)

    Se ha estudiado la ingestión de selenio por vía oral por sus efectos en la soriasis y las lesiones inducidas por arsénico o el virus del papiloma humano (HPV). El selenio también se ha usado para el tratamiento de eczemas y para aumentar la incidencia de curaciones de heridas por quemaduras. Aunque algunos resultados se muestran prometedores, los resultados generales son contradictorios. Se necesitan estudios adicionales es esta área.

  • Prevención de quemaduras solares (C)

    Inicialmente se observó una fotoprotección en la investigación preliminar utilizando la suplementación de selenio y otros antioxidantes, aunque hay evidencia de inefectividad en la prevención del eritema (enrojecimiento de la piel)inducido por luz..

  • Trauma (C)

    Dado que los niveles de selenio y las hormonas de la tiroides se ven interrumpidos en pacientes con trauma, se ha sugerido la suplementación de selenio como tratamiento para pacientes con lesiones críticas. Actualmente no hay suficiente evidencia para recomendar el uso de la terapia de selenio para lesiones severas.

  • Afecciones de la tiroides (C)

    Se considera que la función de la tiroides depende del selenio y que los problemas de tiroides son comunes en pacientes con deficiencia de selenio. Se ha recomendado el consumo de selenio para mejorar el bocio, así como la actividad inflamatoria en tiroiditis autoinmune crónica o enfermedad de Grave. Es necesario hacer más investigación antes de poder recomendar la suplementaicón de selenio para las afecciones de la tiroides.

  • Infección de levadura (C)

    Se ha informado que el shampoo de sulfito de selenio al 1% que se encuentra comercialmente disponible es equivalente a la terapia esporicidal en el tratamiento adjunto de las infecciones de tiña de cabeza y tiña versicolor, aunque se necesita evidencia de mayor calidad.

  • Diabetes (prevención) (D)

    Algunos estudios han indicado que la suplementación de selenio podría ayudar a evitar la diabetes tipo 2 al mejorar el metabolismo de la glucosa. Sin embargo, los resultados del ensayo del Nutritional Prevention of Cancer (NPC) mostraron mayores niveles de diabetes tipo 2 en sujetos que tomaban suplementos de selenio. No obstante la diabetes no fue el enfoque principal de este estudio, los resultados indican un riesgo potencial de suplementación de selenio que necesita mayor investigación.

  • Osteoartropatía de Kashin-Beck (D)

    La enfermedad de Kashin-Beck es una osteoartropatía endémica en áreas deficientes en selenio y yodo. La evidencia preliminar sugiere que la suplementación de selenio no mejora esta enfermedad significativamente.

  • Trastornos musculares y articulares (D)

    Se ha estudiado la suplementación de selenio y vitaminas en pacientes con distrofia muscular de Duchenne (DMD), distrofia miotónica y lesiones musculares debidas al ejercicio. Sin embargo, la suplementación de selenio no parece afectar la fortaleza muscular o el desempeño motor en pacientes con distrofia miotónica. A pesar de evidencia preliminar promisoria, la suplementación de selenio no parece afectar la fortaleza muscular o la progresión de enfermedades en distrofias musculares.

  • Artritis (osteoartritis, artritis reumatoide) (D)

    El selenio ACE, que es un compuesto de selenio con tres vitaminas, se ha promocionado como tratamiento de artritis. La investigación al respecto no ha demostrado beneficios significativos, con un posible exceso de efectos secundarios en comparación con el placebo.

  • Prevención de cáncer de piel (no melanoma) (D)

    Los resultados del ensayo del Nutritional Prevention of Cancer (NPC), que se llevó a cabo con 1,312 americanos durante un periodo de 13 años, sugieren que la suplementación de selenio dado a individuos con alto riesgo de cáncer de piel tipo no-melanoma no es efectiva para prevenir carcinoma de células basales. De hecho, aumenta el riesgo de carcinoma de células escamosas y el riesgo total de cáncer de piel tipo no-melanoma. Por lo tanto, la suplementación de selenio debe evitarse en individuos que tienen riesgo o historia de cáncer de piel tipo no-melanoma.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

El selenio es un oligoelemento, y la hipersensibilidad es poco probable. Debe evitarse en individuos con alergia o hipersensibilidad a los productos que contengan selenio.

Efectos secundarios y advertencias

No se conoce el nivel de exposición al selenio que causaría la toxicidad crónica. La toxicidad de selenio puede causar síntomas gastrointestinales (náusea, vómito, dolor abdominal, diarrea, aliento con olor a ajo y sabor a metal en la boca), trastornos neuromusculares-psiquiátricos, (debilidad o fatiga, mareos, irritabilidad, aumento de reflejos, músculos adoloridos, temblores y neuropatía periférica), cambios dermatológicos (erupciones o dermatitis en la piel, enrojecimiento, pérdida de uñas o engrosamiento, manchas o rayas en las uñas, paroniquia y cambios o pérdida de pelo), malfuncionamiento del hígado, malfuncionamiento de los riñones, trombocitopenia (bajo número de plaquetas en la sangre) alteraciones del sistema inmunológico, (daño a los procesos naturales de muerte celular) malfuncionamiento de la tiroides, (disminuida a T3), motilidad de esperma disminuida, o retraso en el crecimiento.

El envenenamiento agudo por selenio puede causar fiebre, síntomas gastrointestinales (nausea, vómito, dolor, anorexia), funcionamiento irregular del hígado o riñones, angustia respiratoria, complicaciones cardiacas, (cambios en electrocardiograma, niveles elevados de creatina quinasa, daño al corazón) e incluso la muerte si los niveles son suficientemente altos. Otros síntomas similares a los de toxicidad crónica por selenio pueden ocurrir.

Los niveles crónicos de bajo selenio se relacionan con el desarrollo de cardiomiopatía, y posiblemente con enfermedad arterial coronaria. La suplementación de selenio en ratas con deficiencia de selenio podría conducir a mayor homocisteína sérica, la cual está relacionada con la enfermedad cardiovascular. Sin embargo, los estudios en humanos indican que esto no ocurre con humanos saludables.

Ha habido numerosos informes de reacciones adversas a los champúes y las lociones que contienen sulfito de selenio al 2.5%. El selenio aplicado tópicamente aparentemente no se absorbe de manera significativa en el torrente sanguíneo.

En animales, la privación del selenio puede resultar en cataratas. Las cataratas se pueden inducir al administrar selenio en dosis varias veces mayores que el requisito diario. En la actualidad, no existe suficiente evidencia humana de que la suplementación de selenio más allá del requisito normal en la dieta afecte el índice de formación de cataratas.

Los resultados del estudio del Nutritional Prevention of Cancer, que se llevó a cabo con 1,312 americanos durante un periodo de 13 años, sugieren que la suplementación de selenio dada a individuos con alto riesgo de cáncer de piel tipo no melanoma no es efectiva para prevenir carcinoma de células basales, y de hecho, aumenta el riesgo de carcinoma de células escamosas y el riesgo total de cáncer de piel no melanoma. Por lo tanto, la suplementación de selenio debe evitarse en individuos con alto riesgo o historia de cáncer de piel no melanoma.

Los investigadores han reportado altos niveles de selenio en niños con problemas de conducta, aunque la causa de estos resultados no ha sido establecida.

Embarazo y lactancia

La categoría de embarazo no ha sido establecida para el consumo de suplementos de selenio aunque se cree que es seguro durante el embarazo cuando se consume en cantidades que se encuentran naturalmente en alimentos. Los estudios indican que una ingesta diaria de 50-75 microgramos es adecuada durante la lactancia.

Investigaciones en animales reportan que altas dosis de selenio pueden resultar en defectos congénitos.

El selenio es excretado a través de la leche materna, pero se cree generalmente que es seguro si se consume durante la lactancia en cantidades que se encuentran naturalmente en alimentos. Los estudios han mostrado que diferentes tipos de selenio consumidos podrían tener efectos variados en el contenido de selenio de la leche materna. Por ejemplo, la selenometionina parece aumentar las concentraciones de selenio en la leche de manera más significativa que la levadura enriquecida con selenio.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Los agentes que alteran el pH del estómago pueden disminuir la absorción de selenio.

Se han considerado preocupaciones con respecto a que los antioxidantes pueden interferir con la terapia de radiación o algunos agentes de quimioterapia (como agentes alquilantes, antraciclinas o platinos), los cuales pueden ser ellos mismos dependientes del daño oxidativo en células tumorosas para los efectos contra tumores. Los estudios de los efectos de antioxidantes en las terapias de cáncer ofrecen resultados contradictorios, entre ellos reportes de efectos antagonistas (interferencia), y otros haciendo notar sinergismo (beneficios), y la mayoría sugiriendo que no hay una interacción significativa. Estos resultados siguen siendo objeto de estudio y controversia. En particular, el selenio puede reducir los efectos secundarios tóxicos que se asocian con drogas empleadas en la quimioterapia como cisplatina, doxorubicina, irinotecán (Camptosar®) o bleomicina. Sin embargo, hasta que haya mejor evidencia, la suplementación de selenio no es recomendable durante la quimioterapia o terapia de radiación debido a su potencial interferencia. Los pacientes que consideren el uso de selenio durante la quimioterapia o la terapia de radiación, deben discutir esta opción con sus oncólogos y médicos de radiación.

Terapias con altas dosis de esteroides pueden disminuir los niveles de selenio en el plasma.

Se ha sugerido que el consumo de selenio aumenta los efectos de la eritropoyetina en pacientes con hemodiálisis.

Los altos niveles crónicos de selenio podrían disminuir la motilidad del esperma, aunque se desconocen los efectos para la fertilidad.

El uso de selenio en combinación con betacaroteno, vitamina C y vitamina E parece disminuir la efectividad de la combinación de simvastatina (Zocor®) y niacina, aunque los efectos a largo plazo no se conocen. Esto puede deberse a los efectos antioxidantes que se asocian con el uso de selenio. Teóricamente, el selenio podría reducir la efectividad de otros inhibidores de reductasa HMG-CoA como la atorvastatina (Lipitor®), fluvastatina (Lescol®), lovastatina (Mevacor®) y pravastatina (Pravachol®).

El uso de selenio en combinación con betacaroteno y vitaminas C y D parece disminuir la efectividad de la combinación de simvastatina (Zocor®) y niacina. Esto puede deberse a los efectos de antioxidantes que se asocian con el uso de selenio.

Los niveles de selenio pueden variar en el ciclo de vida de la mujer y podrían estar relacionados con la condición de los estrógenos. Los niveles de selenio podrían aumentar en pacientes que toman píldoras anticonceptivas.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

El selenio es un componente de la glutatión peroxidasa, la cual posee actividad antioxidante, y demuestra propiedades antioxidantes en humanos. Los beneficios clínicos a largo plazo permanecen controversiales. El selenio puede aumentar los efectos de otros antioxidantes en el cuerpo, como las vitaminas A, C y E, el licopeno, té verde, soya, extracto de semilla de uva o melatonina. La actividad antioxidante del selenio podría verse afectada por los ácidos grasos n-3 poli-insaturados (n-3 PUFA).

Hay evidencia preliminar que sugiere que la vitamina C puede ser necesaria para mantener los niveles de selenio en el cuerpo. La vitamina C parece aumentar la absorción de selenio natural (que se encuentra en los alimentos) pero no del selenato de sodio (que se encuentra en los suplementos).

La suplementación de selenio puede afectar la absorción de calcio y magnesio.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

La asignación diaria recomendada (RDA) para adultos es de 80-200 microgramos ingeridos por vía oral. Específicamente: 55 microgramos para mujeres adultas; 70 microgramos para hombres adultos; 40-70 microgramos para varones adolescentes, 45-55 microgramos para chicas adolescentes; 65 microgramos para mujeres embarazadas; y 75 microgramos para mujeres con recién nacidos lactantes.

Ciertas formas de selenio, como la L-(+) selenometiona orgánica podría tener mejor biodisponibilidad que el selenito o el selenato. La biodisponibilidad también se podría ver afectada por la vitamina C. La absorción del selenio podría ser inferior en aquellos adaptados a las dietas bajas en selenio.

Un rango común de dosis estudiadas es de 80 a 200 microgramos ingeridos diariamente. Sin embargo, no se ha probado que sean efectivas. La dosis de selenio asociada con la reducción de riesgo de cáncer de próstata en el estudio del Nutritional Prevention of Cancer es 200 microgramos diariamente. Aunque la dosis diaria máxima recomendada es de 200 microgramos, otros ensayos han empleado 200, 400 u 800 microgramos de levadura selenizada para la prevención del cáncer de próstata. Se está probando la levadura selenizada (200 u 800 microgramos diarios) como tratamiento para el cáncer de próstata.

Se han administrado dosis intravenosas, pero solo debe hacerse bajo la dirección de un profesional de la salud calificado.

Se ha usado el sulfito de selenio (1% a 2.5% en loción o champú) para tratar la caspa y las infecciones de levadura.

Niños (menores de 18 años)

La asignación diaria recomendada (RDA) por vía oral para recién nacidos y niños es de 10 microgramos para bebés de 0 a 6 meses; 15 microgramos diariamente para bebés de 6 a 12 meses; 20 microgramos para niños de 1 a 6 años; 30 microgramos para niños de 7 a 10 años; 45 microgramos para niños de 11 a 14 años; y 50 microgramos para niños de 5 a 18 años. Un consumo adecuado para recién nacidos de hasta seis meses puede ser 2.1 microgramos/kilogramo/día, y para bebés de 7 a 12 meses puede ser 2.2 microgramos/kilogramo/día.

La dosis diaria máxima recomendada es de 45 microgramos para bebés de 0 a 6 meses; 60 microgramos para bebés de 7 a 12 meses; 90 microgramos para niños de 1 a 3 años; 150 microgramos para niños de 4 a 8 años; y 280 microgramos para niños de 9 a 13 años.

Se han administrados dosis por vía intravenosa, pero solo debe hacerse bajo la dirección de un profesional de salud calificado.

Referencias:

  • Arnaud J, Arnault N, Roussel AM, et al. Relationships between selenium, lipids, iron status and hormonal therapy in women of the SU.VI.M.AX cohort. J Trace Elem Med Biol 2007;21 Suppl 1:66-9.
  • Ashrafi MR, Shabanian R, Abbaskhanian A, et al. Selenium and intractable epilepsy: is there any correlation? Pediatr Neurol 2007 Jan;36(1):25-9.
  • Bardia A, Tleyjeh IM, Cerhan JR, et al. Efficacy of antioxidant supplementation in reducing primary cancer incidence and mortality: systematic review and meta-analysis. Mayo Clin Proc. 2008 Jan;83(1):23-34.
  • Duffield-Lillico AJ, Slate EH, Reid ME, et al. Selenium supplementation and secondary prevention of nonmelanoma skin cancer in a randomized trial. J Natl Cancer Inst 2003;95(19):1477-1481.
  • Etminan M, FitzGerald JM, Gleave M, et al. Intake of selenium in the prevention of prostate cancer: a systematic review and meta-analysis. Cancer Causes Control 2005 Nov;16(9):1125-31.
  • Hoque A, Albanes D, Lippman SM, et al. Molecular epidemiologic studies within the Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial (SELECT) Cancer Causes Control 2001 Sep;12(7):627-33.
  • Hurwitz BE, Klaus JR, Llabre MM, et al. Suppression of human immunodeficiency virus type 1 viral load with selenium supplementation: a randomized controlled trial. Arch Intern Med. 2007 Jan 22;167(2):148-54.
  • Rayman M, Thompson A, Warren-Perry M, et al. Impact of selenium on mood and quality of life: a randomized, controlled trial. Biol Psychiatry 2006 Jan 15;59(2):147-54.
  • Reid ME, Duffield-Lillico AJ, Sunga A, et al. Selenium supplementation and colorectal adenomas: an analysis of the nutritional prevention of cancer trial. Int J Cancer 2006 Apr 1;118(7):1777-81.
  • Shaheen SO, Newson RB, Rayman MP, et al. Randomised, double blind, placebo-controlled trial of selenium supplementation in adult asthma. Thorax 2007 Jun;62(6):483-90.
  • Stawicki SP, Lyons M, Aloupis M, et al. Current evidence from phase III clinical trials of selenium supplementation in critically Ill patients: why should we bother? Mini Rev Med Chem. 2007 Jul;7(7):693-9.
  • Stranges S, Marshall JR, Natarajan R, et al. Effects of long-term selenium supplementation on the incidence of type 2 diabetes: a randomized trial. Ann Intern Med 2007 Aug 21;147(4):217-23.
  • Stranges S, Marshall JR, Trevisan M, et al. Effects of selenium supplementation on cardiovascular disease incidence and mortality: secondary analyses in a randomized clinical trial. Am J Epidemiol 2006 Apr 15;163(8):694-9.
  • Turker O, Kumanlioglu K, Karapolat I, et al. Selenium treatment in autoimmune thyroiditis: 9-month follow-up with variable doses. J Endocrinol 2006 Jul;190(1):151-6.
  • You WC, Brown LM, Zhang L, et al. Randomized double-blind factorial trial of three treatments to reduce the prevalence of precancerous gastric lesions. J Natl Cancer Inst 2006 Jul 19;98(14):974-83.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad